Noticias locales

Almeida construirá 45 kilómetros más de carriles bus y anuncia que las zonas SER volverán a activarse el próximo lunes

Se acabaron los días en que las administraciones públicas recomiendan el transporte privado frente al público para hacer frente a la pandemia. El alcalde de la capital ha advertido este miércoles a los madrileños que «el transporte público es seguro» y que «no va a ser necesario la utilización del vehículo privado». Y es que «con las medidas de precaución que se han establecido, ir en transporte público no supone un riesgo adicional a cualquier otra actividad», ha apuntado esta mañana Martínez-Almeida, durante la presentación del proyecto de ampliación de carriles bus provisionales en la ciudad.

Se trata de una ampliación provisional de 45 kilómetros en la red de carriles bus de la capital, una operación que califica como «la más ambiciosa de la historia» de la ciudad y que supondrá un 30% más de espacio exclusivo para la circulación de este transporte público.

Los nuevos carriles bus tienen carácter provisional pero, según los resultados que arroje su puesta en marcha, una parte significativa pasará a formar parte de la red de modo definitivo, según informa el área de Medio Ambiente y Movilidad dirigida por Borja Carabante.

«Es una apuesta decidida del Ayuntamiento por la Empresa Municipal de Transportes y por la movilidad sostenible», dice el Consistorio presidido por José Luis Martínez-Almeida. La mejora supondrá 32.000 plazas más, 8,5 kilómetros más de carriles bus dentro de la M-30, un total de 17,8 kilómetros kilómetros en barrios del exterior de la M-30 y 19 kilómetros en nuevos desarrollos urbanos.

El Ayuntamiento ya ha comenzado a delimitar con señales amarillas los carriles bus con la intención de que estén todas listas para el próximo lunes, coincidiendo con la ampliación del servicio de la EMT al 100%, dado que por el momento solo funciona en un 90%. El alcalde de la capital también ha anunciado que ese mismo día se restablecerá el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en la ciudad de Madrid. Es decir, a partir de la semana que viene todo aquel que aparque en zona verde o azul deberá pagar el estacionamiento.

De este modo se irán señalizando los 45 kilómetros adicionales de carriles exclusivos para el uso de autobuses municipales y taxis, ubicados en un total de 37 vías pertenecientes a 15 distritos de Madrid: Chamberí, Hortaleza, Pueblo Nuevo, Chamartín, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas, Retiro, Centro, Arganzuela, Moratalaz, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas y Fuencarral-El Pardo.

El total de líneas de la EMT que van a discurrir por los nuevos carriles proyectados asciende a 79, es decir, un 37 % de la totalidad de la red de autobuses municipales. La avenida de la Institución Libre de Enseñanza, en el distrito de San Blas-Canillejas, será la que contará con mayor kilometraje con un total de 5 kilómetros de carril bus desde la plaza de Alsacia hasta la calle Alcalá en ambos sentidos.

También la avenida de la Peseta, en Carabanchel, tendrá un futuro carril de 3,3 kilómetros repartido en diversos tramos de su trazado, así como la avenida de Entrevías, en Puente de Vallecas, con 3,3 kilómetros de vía reservada para bus. La calle López de Hoyos es otra de las vías incluidas en el proyecto (2,5 kilómetros nuevos), tanto en sentido Hortaleza como en sentido Príncipe de Vergara.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar