Noticias locales

Almeida se planta y solo dejará abrir el Rastro si separan los puestos

El próximo domingo habrá Rastro si los comerciantes aceptan “reanudar su actividad en condiciones diferentes, como han hecho muchos otros sectores de esta ciudad”. Esto es –como ha recordado esta mañana el alcalde– con la mitad de los puestos repartidos entre Ribera de Curtidores, Gran Vía de San Francisco, la plaza del Campillo y la de Vara del Rey. “Todos hemos sufrido las consecuencias de la pandemia. A mí me encantaría que la actividad económica se pudiera retomar al 100%, pero es que la pandemia no ha desaparecido ni el riesgo de rebrotes”, argumenta Martínez-Almeida.

Pero los comerciantes se mantienen firmes en sus exigencias y rechazan “por unanimidad” esta última propuesta del Consistorio al considerar que “desvirtúa” la huella original del mercadillo y que no está basada en “ninguna normativa jurídica”, señala la portavoz de la Asociación Rastro Punto Es, Mayka Torralbo, a este medio.

Desde la asociación piden la reapertura del 50% de los puestos un domingo y al siguiente domingo el otro 50% bajo el criterio de un puesto sí y otro no, pero permaneciendo en sus ubicaciones habituales, aunque con algunos ajustes, y que el control del aforo lo realice el Ayuntamiento. Una opción “justa y viable”, tal y como lo define Torralbo, dado que, “cumplimos perfectamente las distancias sociales, medidas de seguridad y sanitarias”.

Sin embargo, para el alcalde de la capital esta no cumple las medidas necesarias impuestas por la Comunidad de Madrid. “Entiendo sus dificultades, asumo que quieran volver a la actividad lo antes posible, pero lo que no va a asumir este equipo de gobierno es poner en peligro la salud de los madrileños”, señala en relación a los posibles rebrotes.

En este sentido, el regidor popular ha subrayado el esfuerzo que ha hecho su equipo por tratar de buscar alternativas. “El Ayuntamiento ha hecho tres propuestas muy razonables que permiten la continuidad en estos momentos del Rastro y lo que no podemos es vulnerar la normativa impuesta por la Comunidad de Madrid y seguir en la misma huella en el Rastro. Les pido un esfuerzo de comprensión a los comerciantes”, indicó a continuación.

Estos, en cambio, continuarán luchando por esta vía: “Están aprovechando la crisis sanitaria para desmantelar el mercadillo histórico, así que seguiremos manifestándonos para que se respete la instalación de nuestros puestos de trabajo en sus sitios originales”, dice la portavoz de los puestos ambulantes. Precisamente, el pasado domingo los comerciantes salieron a la calle por tercera semana consecutiva para exigir sus puestos habituales y recuperar el modelo “histórico” del mercadillo.

Ante esta situación, el alcalde señala su disposición para seguir negociando, dado que su objetivo es que “el Rastro continúe y que vuelva a su huella”, por lo que el Ayuntamiento podría presentar “una cuarta y una quinta oferta”. Eso sí: “No vamos a ceder ni un ápice ni un milímetro en la posibilidad de que puedan haber rebrotes y que se originen como consecuencia del incumplimiento de la normativa de la Comunidad de Madrid”, advierte Almeida.

Y con ello le pasa la pelota a los comerciantes: “Si quieren que el domingo haya puestos en el Rastro habrá puestos” pero “si siguen manteniendo que tienen que seguir en la misma huella, contraviniendo la normativa del Gobierno regional, y que puedan producirse rebrotes, ahí nosotros no podremos hacer nada, y no abrirá el domingo”, concluye el primer edil.

Primera: Abrir unos 290 puestos de los 1.000 existentes en tres calles–Ribera de Curtidores, Plaza del Campillo del Mundo Nuevo y Plaza del General Vara del Rey–. Cada zona estaría vallada y con controles del aforo de visitantes. Se abriría primero Ribera de Curtidores, con un 12% de los puestos, y progresivamente las otras dos zonas .

Segunda: En esta propuesta se suman 68 puestos (30% en total) en la calle del Gasometro. Todo lo demás se mantiene como en la primera opción, excepto que estas cuatro zonas se abrirían a la vez.

Tercera: El aforo asciente al 50% y con un vallado perimetral. Se repartirían entre Ribera de Curtidores, Gran Vía de San Francisco, la plaza del Campillo y la de Vara del Rey.

Mostrar más
Botón volver arriba