Deportes

Alphonso Davies, el ‘niño’ refugiado del Bayern que paró los pies a su ídolo Messi

“Es una tarea difícil e interesante. Pero tenemos a un buen ‘Messi stopper’. Si Messi juega de su lado, Alphonso se hará cargo de él; realmente no ha sido superado o regateado con frecuencia esta temporada”. Lo que parecía fanfarronería por parte de Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern Múnich, en declaraciones para Sky Sports acabó por convertirse en una realidad. Alphonso Davies, un nuevo hijo del viento, paró en seco al argentino en la eliminatoria de cuartos de Champions League, cuando el conjunto bávaro sometió a los culés con un contundente 2-8.

Gemma Herrero

Leo Messi tan solo pudo superar la línea defensiva en dos ocasiones, una con una internada que acabó en un manso disparo a las manos de Neuer; otra con un centro envenenado que acabó por impactar contra el paló largo de los alemanes. Gran parte de la culpa de este discreto partido del 10 del Barça hay que achacárselo a Alphonso Davies. Este lateral izquierdo de 19 años confesó horas antes del partido que Messi era su ídolo en una entrevista con el portal digital de la UEFA: “De pequeño solía verlo todo el tiempo y ahora me enfrento a él”. El nacionalizado canadiense cumplió, ganando 10 de los 12 duelos individuales que disputó, siendo una constante amenaza en sus subidas por banda izquierda y minimizando el radio de ataque de ‘la pulga’ a pesar de plantear Hans-Dieter Flick un partido de ida y vuelta al inicio.

Leo Messi ayuda a levantarse a Alphonso Davies tras un lance del juego. (Reuters)Leo Messi ayuda a levantarse a Alphonso Davies tras un lance del juego. (Reuters)Leo Messi ayuda a levantarse a Alphonso Davies tras un lance del juego. (Reuters)

Alphonso Davies se ha convertido en una sólida apuesta del Bayern con más argumentos para ganar la Champions del último lustro. Esta noche se enfrentan en semifinales contra el Olympique de Lyon, que dio la machada frente al Manchester City en un nuevo fracaso europeo del conjunto dirigido por Pep Guardiola. Hans-Dieter Flick fue el elegido por el equipo alemán para volver a asustar a Europa como años atrás hacían las internadas de Franck Ribery o Arjen Robben. Con una plantilla rejuvenecida con futbolistas como Gnabry o Lucas Hernández el entrenador ha conseguido ganar 31 de los 34 partidos que ha dirigido en la temporada, con un empate y dos derrotas. Pero más allá de las cifras que asombran por su fiabilidad Flick ha enamorado a la hinchada con una decisión técnica, retrasar a Davies al lateral izquierdo.

Una mala planificación deportiva dejó descubierta la defensa del Bayern al inicio de la temporada, tras confirmarse una lesión de gravedad para Lucas Hernández. El francés canterano del Atlético de Madrid se convertía en ese mercado de verano en el fichaje más caro de la historia del Bayern de Múnich, en una tasación de 80 millones de euros. David Alaba, que comenzó a despuntar en el lateral, había convertido su polivalencia en su seña de identidad, acumulando más minutos como central e incluso como mediocentro. Flick, que heredó en un principio el banquillo muniqués tras la destitución del croata Niko Kovac, tuvo que inventar.

Flick da instrucciones tácticas a Davies durante un partido del Bayern. (Reuters)Flick da instrucciones tácticas a Davies durante un partido del Bayern. (Reuters)Flick da instrucciones tácticas a Davies durante un partido del Bayern. (Reuters)

Como ayudante de su predecesor, el alemán asumió el puesto de manera interina y decidió aprovechar la exuberancia física de una joven promesa fichada por el Bayern de la MLS. Alphonso Davies había sorprendido en los Vancouver Whitecaps (es el segundo jugador más joven de la historia de la liga estadounidense en debutar con tan solo 15 años, ocho meses y 15 días, el primero nacido más allá del 2000), pero las lógicas dudas por el nivel inferior de la competición le convertían en una apuesta de futuro por el que se pagaron 10 millones de euros. Aunque se había desenvuelto como extremo en su carrera, el jugador dijo “sí” a su nuevo entrenador, convirtiéndose en cuestión de meses en uno de los mejores laterales izquierdos del mundo.

Aunque su especialidad es el juego en ataque partiendo en segunda línea y asociándose con jugadores como Ivan Perisic, como pudo verse en su asistencia frente al Barcelona en la que dejó sentado a Semedo y al resto de defensas culés con un pase desde línea de fondo para el remate a placer de Kimmich, la fortaleza defensiva de Alphonso Davies ha dejado maravillado al Bayern, que se apresuró a blindarlo con un nuevo contrato que finaliza en el 2025 con una notable subida de sueldo.

Tras el regreso de Lucas Hernández desde su lesión los minutos de como lateral izquierdo se han basado en dar descanso a su compañero, por lo que la explosión futbolística de Davies empuja al francés a pelear por la titularidad de la dupla de centrales con Boateng, Alaba, Sule o Pavard. Una de las especialidades de Alphonso es su velocidad punta, llegando a superar los 36.51 Km/h en un partido frente al Werder Bremen según OptaFranz, la mayor cifra registrada en la Bundesliga. En la mejor cifra de Usain Bolt, los 9,58 segundos en 100 metros que logró en el Campeonato del Mundo del 2009 celebrado en Berlín, el atleta corrió a una media de 37,5 Km/h, con un pico cercano 45 Km/h. Una comparación que pone en valor las piernas de Davies.

Los exjugadores de LaLiga del Bayern celebran el título de la Bundesliga. (EFE)Los exjugadores de LaLiga del Bayern celebran el título de la Bundesliga. (EFE)Los exjugadores de LaLiga del Bayern celebran el título de la Bundesliga. (EFE)

Nacido en un campo de refugiados

Alphonso Davies es hijo de un matrimonio que huyó de la Segunda guerra civil de Liberia, que comenzó un año antes del nacimiento del futbolista y que acabaría en el 2003. Sus padres formaron parte del aproximadamente medio millón de personas que acabaron en Ghana huyendo de la miseria y la muerte. Davies nació precisamente en el campo de refugiados, Buduburam, donde se encontraban sus padres tratando de sobrevivir a uno de los episodios más duros de los últimos 50 años en África.

Cuando tenía 5 años su familia consiguió un visado para viajar y entrar en Cánada. En Edmonton, capital de Alberta, Davies dedicó sus escasos ratos libres mientras cuidaba de sus hermanos menores y sus dos padres trabajaban al fútbol, su gran pasión. Su destreza con el balón llamaría el interés del Vancouver Whitecaps en el 2015, tras haber destacado en equipos locales. Este futuro futbolístico le permitió conseguir la nacionalidad canadiense, país del que defiende los colores a pesar de sentirse liberiano.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba