Viajes

Álvar Núñez Cabeza de Vaca, el conquistador español al que atrapó América

Álvar Núñez Cabeza de Vaca, nacido en el año 1495 en Jerez de la Frontera (Cádiz), fue uno de los conquistadores españoles que partió de España en 1527 bajo la expedición dirigida por Pánfilo de Narváez hacia Florida con la misión de establecer allí una colonia.

Junto con otros 600 hombres en cinco naves, Alvar Núñez Cabeza de Vaca partió desde el puerto de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) “con la intención de poblar las cercanías del río de las Palmas“, actual Soto de la Marina en México, tal y como explican en la Real Academia de la Historia.

Sin embargo, la expedición padeció todo tipo de dificultades y fue uno de los pocos supervivientes que consiguió regresar a su tierra. “Después de un largo viaje que les llevó a Santo Domingo, Cuba e isla de la Trinidad, un temporal los hizo recalar en la bahía de Tampa”. En aquel momento, la expedición se dividió y Álvar Núñez Cabeza de Vaca fue uno de los 300 tripulantes que “se abrió paso por tierra hasta llegar a una aldea indígena llamada Apalache”, añaden.

Las bajas seguían sucediéndose y los que quedaban vivos navegaron por la costa del golfo con botes caseros hasta llegar a una isla cerca de Galweston. “El propio Cabeza de Vaca bautizó esta isla como Malhado“, que significaba mala suerte.

Pronto fueron apresados por los indios norteamericanos y Álvar Núñez permaneció seis años conviviendo con ellos. Se convirtió así en un náufrago y en rehén de varias comunidades indígenas. No obstante, aunque aquella expedición pudo significar su muerte, este conquistador español aprendió todo lo que aún no se conocía sobre las costumbres, las lenguas y la cultura indígena.

Unos conocimientos que quedaron recogidos en las crónicas que escribió en Naufragios, cuya primera publicación en España tuvo lugar en 1542. Incluso los indígenas llegaron a atribuirle a él y a sus compañeros supervivientes el poder de obrar milagros y curaciones.

Pasados estos seis años, Cabeza de Vaca y otros tres hombres marcharon rumbo oeste con la esperanza de regresar a casa. “El viaje duró unos diez meses, atravesando la actual Texas, cruzando el río Bravo, hasta alcanzar lo que hoy es El Paso. Desde allí prosiguieron por Sonora hasta San Miguel de Culiacán, culminando en México, desde donde partieron rumbo a España en 1537”, detalla la Real Academia de la Historia.

Su aventura duró cerca de 10 años y se convirtió en uno de los primeros europeos en explorar el sur de América. Al regresar a España, la Corona volvió a requerir sus servicios para la conquista del Río de la Plata. En su hoja de servicio consta que fue el primer hombre blanco europeo en descubrir las cataratas de Iguazú y el primero en explorar el río Paraguay.

Pero pronto comenzaron las conspiraciones contra Cabeza de Vaca porque la política que desarrolló era demasiado proteccionista y favorable para los indígenas, aunque él mismo también cometió abusos. Así, “Cabeza de Vaca fue encarcelado y aislado e incluso sufrió un intento de envenenamiento”.

Finalmente abandonó las Indias en 1545 y regreso a España, donde fue condenado por el Consejo de Indias. Mandó escribir la prolongación de su primera obra, esta vez titulada Confesiones, y fue juzgado y desterrado.

La sentencia llegó siete años más tarde y fue condenado “a destierro permanente de las Indias bajo pena de muerte y a servir a Su Majestad durante cinco años en Orán”. Sin embargo, dicha sentencia fue recurrida y revisada y quedó exonerado del servicio en Orán, aunque tuvo que mantenerse fuera de las Indias. Pasó sus últimos años en Sevilla y, según los escritos, falleció entre 1558 y 1564.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba