Viajes

Así es el Camino de Santiago Original, la ruta jacobea que se hace en un día

El Camino Original es una de las últimas Rutas Jacobeas reconocidas. Recorre el itinerario que la tradición asegura siguieron los discípulos del Apóstol cuando desembarcaron en Galicia. Epílogo de todos los caminos de Santiago, concluye ante el sagrado Pedrón, al que ataron la barca en la que llegó el cuerpo de Santiago.

Las campanas aún no han dado las ocho de la mañana y en la puerta de la iglesia de Nosa Señora da Escravitude, Iria Flavia, varios grupos de inconfundibles caminantes jacobeos forman una cola tranquila y gozosa. Aguardan entrar al templo, donde en uno de los bancos a Manolo Paz se le acumula el trabajo de sellar las credenciales de los peregrinos. “No doy abasto. A todos los que recorren el Camino Portugués se han unido los del Camino Marítimo y, estos últimos meses, los que hacen el Camino Original”, explica mientras no deja de darle al tampón con el sello del Santuario.

Iria Flavia, localidad anexa a Padrón, marca la parte final de la última de las rutas jacobeas: el Camino de Santiago Original. Se trata del recorrido que reproduce el viaje que siguieron Atanasio y Teodoro, los discípulos del Apóstol que trajeron el cuerpo de Santiago desde Palestina para ponerlo a salvo en el lugar más remoto conocido entonces, el Finisterrae, el fin del mundo, Galicia.

Fue aquel un viaje milagroso a bordo de una barca de piedra, que atracó en Padrón, el puerto más floreciente del litoral gallego en tiempos romanos. Allí ataron la nave a un ara consagrada al dios Neptuno y continuaron a pie a través del territorio de la legendaria reina Lupa, hasta el Campus Stellae, el Campo de la Estrella, Compostela, donde sepultaron a Santiago.

Novedoso y asequible, este recorrido de 26 kilómetros se recorre en una jornada y es un epílogo recomendable para rutas compostelanas tradicionales, como el Camino Francés. El Camino Original ha sido señalizado con flechas azules, para evitar confusiones con las características flechas amarillas, que señalan el rumbo del Camino Portugués, que coincide con su trazado en sentido contrario.

“Si no se conoce el significado de las flechas azules, pueden inducir al error, por eso conviene darlas a conocer lo más posible”, explica Javier Sánchez-Agustino, presidente de la Fundación Ruta Xacobea do Mar de Arousa, entidad responsable del Camino de Santiago Marítimo, otro singular camino de Santiago que también pasa por Padrón. La ciudad gallega famosa por sus pimientos, también lo es por coincidir en ella tres rutas jacobeas.

Presumen los padroneses de un dicho que subraya el valor de este Camino de Santiago Original: “O que vai a Santiago e non vai a Padrón, ou fai romería ou non” (el que va a Santiago y no va a Padrón, o hace romería o no).

Desde la Oficina de Acogida al Peregrino aseguran que “cada vez son más los que preguntan por el Camino Original, pues quieren conocer la ruta del cuerpo del Apóstol desde su desembarco en Galicia”. El interés que los responsables del Xacobeo han mostrado en la promoción de este Camino ha hecho que la última etapa de la Vuelta Ciclista a España de este Año Santo excepcional discurriese entre Padrón y Santiago.

El Camino Original deja la capital compostelana por Conxo y Miradoiro. A partir de este último enclave continúa un serpenteante itinerario a través de los concellos de Ames, Teo, Rois y Padrón. Ruta sin la menor dificultad, discurre en la práctica totalidad del recorrido apartada de las carreteras. Apta, por tanto, para caminantes y ‘ciclogrinos’.

Cuando se alcanza Padrón, solo queda acercarse hasta la iglesia de Santiago, a orillas del Sar. Bajo el altar mayor se alza el sagrado Pedrón. Ante él hay que cumplir el último rito. Debe lanzarse una moneda e intentar que quede encima del ara de piedra, al tiempo que se formula un deseo. La tradición señala que, si queda encima, el deseo se cumplirá. Si la moneda cae al suelo, pues… también, aunque en este caso tardará algo más.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba