Deportes

Así será el Gp de Holanda según Fernando Alonso, y las balas que tiene en su revólver

Algo latía por dentro en el lenguaje corporal. Los pronósticos de Fernando Alonso se cumplieron para los entrenamientos del GP de Holanda. De nuevo los dos Alpine entraban en la parte alta del Q3, como ya había anticipado el viernes. Pero algo había fallado en el último momento.

Durante gran parte de la sesión le tenía tomada la medida a su compañero Esteban Ocon. Entraba en el Q1 con cierta holgura y hasta un juego de neumáticos de sobra. Incluso le sacaba medio segundo al francés en una de las tandas finales. Sin embargo, Ocon le superaba finalmente por…23 milésimas. Alonso parecía intentar digerir qué había pasado. Tampoco quería dar muchas explicaciones. “Tuve mala suerte hoy, aún estamos analizando alguna pérdida en la recta que tenemos que explicarnos. Pero la carrera es mañana”. Y eso fue todo al respecto.

Los dos Alpine disfrutan de una posición abierta pero de doble filo en el GP de Holanda. Dentro del Q3 como punto a favor, aunque pegados a quienes salen por detrás de la décima posición con estrategia libre de neumático. Vulnerables por un lado aunque con buena posición de pista en circuito donde, a decir de todos, resultará prácticamente imposible de adelantar. Es en este contexto donde Fernando Alonso ya estaba jugando mentalmente sus cartas. Como siempre, suele dar algunas claves el sábado por la tarde que lo clavan el domingo.

“Se va muy rápido aquí”

Circuito de vieja escuela con los monoplazas más potentes y voluminosos de la historia. Sin escapatorias ni perdón para el error. Que le pregunten a pilotos como Latifi o Carlos Sainz. Uno, por poner la rueda ligeramente en la hierba. Otro, por mantenerse en el asfalto pero salirse de la trazada, deslizante por la arena de las playas cercanas. Sin facilidades para adelantar. La primera curva será crucial para ganar posiciones, luego solo variables por las paradas en boxes o la rueda de la fortuna del coche de seguridad. Todo ello, sobre el papel. El GP de Holanda promete ser una carrera diferente, y Fernando Alonso ya estaba echando la caña de pescar el sábado por la tarde.

“Es divertido estar en la pista, el circuito tiene algunos desafíos, no sé si es fácil comparar con otra pista en la que hemos estado. No hay sitio para los errores, hierba por todas partes.., Hace diez años los circuitos eran así y no pasaba nada. No creo que esto sea un problema. Hoy ha sido divertido porque sin gasolina se va muy rápido aquí, ha sido muy divertido pilotar. Mañana será diferente porque, con los coches más pesados y no tan fácil de adelantar, quizás sea una carrera más aburrida”, explicaba sobre una sesión clasificatoria en la que no quiso prodigarse mucho más en la rueda de prensa con los medios especializados.

“Salgo en el lado limpio…”

Alonso volvió a relativizar la posición de los entrenamientos, como suele hacer en la mayoría de las ocasiones. “La salida, las primeras vueltas, las primeras paradas, no cometer errores… La clasificación no supone nada, una mejor o peor posibilidad de puntuar. Prefiero empezar noveno que decimocuarto como en Spa, pero mañana puedo acabar quinto o decimoquinto si cometo un error o cosas que pueden pasar”. Pistas entonces para la carrera. “Salgo en el lado limpio, hay buenas oportunidades que recupere posiciones en la salida y primeras posiciones”. Si mantiene la tendencia de la mayor parte de las arrancadas en la presente temporada, existen buenas opciones para verle en la séptima o sexta posición con un poco de suerte.

Primera curva, la mítica Tarzan, un punto clásico -y casi único- de adelantamiento en esta pista, escenario de grandes batallas en la Fórmula 1 de décadas pasadas cuando Zandvoort era asidua en el campeonato. ¿Es tan decisiva la curva de Tarzan? “En comparación a otras curvas del campeonato no creo que sea más difícil o desafiante. Hay algunas posibilidades de ver acción, especialmente en la salida, es posible pasar por dentro y por fuera, como en otras categorías”, explicaba en relación a esa famosa primera curva, “y en carrera veremos, adelantar es muy difícil, si alguien cierra la puerta por dentro, el otro puede intentarlo por fuera y arriesgar un poco más, porque hay algo más adherencia por fuera, no es como Hungría u otras pistas. Pero sí, es difícil de adelantar, después de Monaco y Singapur podría ser la tercera pista más difícil, así que no espero mucha acción después de la primera vuelta”.

¿Y la ya famosa curva 3 no dará opciones? “Quizás en la vuelta primera quizás veamos dos o tres trazadas como en otras categorías, pero no parece que fuera muy efectivos porque en la posición en la que entraban salían de la curva sin cambiar muchas posiciones. Veremos si es lo mismo para nosotros, pero lo dudo.

“Me recuerda al Jarama”

¿Entonces, qué se puede esperar si la carrera se confirma en caravana, a la espera de las paradas en boxes? Es surge la posible vulnerabilidad de los Alpine, y por qué Alonso también intentará arriesgar en la salida. “Desde la undécima posición tendrán elección libre de neumáticos y se pueden beneficiar en la estrategia, porque es una carrera que nunca… No (ha habido) más de quince o veinte vueltas con los neumáticos”, explicaba en relación al uso habitual de los blandos tras la salida, “así que mañana es el día que más presión vamos a ver en los neumáticos, podemos ver sorpresas y quizás nos haga daño eso”. Ocon, por su parte, se felicitaba por el buen nivel de degradación constatado el viernes en el A521, que tendrá que constatarse rodando a la estela de otros monoplazas.

Pero la falta de misericordia para el error de Zandvoort, confirmada durante las dos primeras jornadas, también puede revolver una carrera a priori poco propicia a los adelantamientos. “Hay grandes posibilidades de coche de seguridad, como hemos visto todo el fin de semana. Y en este sentido, tienes que tener suerte también, porque puede haber un coche de seguridad cuando vas a entrar y tienes una parada gratis, o al contrario, haces una parada en boxes justo cuando sale o pocas vueltas después y mucha gente la hace gratis y te adelanta por el tiempo que ha ahorrado. Es algo aleatorio que no podremos controlar”.

Y por último, un guiño. Hace pocas fechas, Alonso probaba un Renault de hace quince años. ¿Sería diferente correr en Zandvoort con un R26 respecto a estos mastodontes híbridos? “No creo que sea una gran diferencia si ponemos un coche de diez años aquí. Aun así es estrecho y peligroso, de alguna manera, porque no hay escapatorias. Vimos a Latifi poniendo la rueda en la hierba en la entrada, pierdes el coche, pero es como debería ser de alguna manera, tendrías que tener arena y tierra, y quizás podrías poner algo de asfalto detrás, hay una penalización si te vas algo largo, pero luego tienes la seguridad por detrás de la arena o la hierba, como algunos circuitos están haciendo. Es la naturaleza del circuito, es bastante exigente. También las instalaciones, tenemos dos paddocks, uno para el motorhome, otro para los garajes. Todo es un poco apretado, me recuerda un poco al Jarama, en Madrid”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba