Noticias locales

Ayuso y Sánchez: seis cartas en 2020, dos reuniones en menos de un año… y una confrontación que no cesa

Esta vez sí: tras la investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid ha habido reunión en la Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Los encuentros entre el jefe del Ejecutivo y los mandatarios autonómicos son habituales poco después de sus tomas de posesión, pero en el caso de la dirigente madrileña la pasada legislatura no se produjo. Díaz Ayuso fue investida en agosto de 2019 y escribió a Sánchez una carta para mantener una reunión. Él no contestó y la pandemia hizo el resto: a lo largo de 2020 solo mantuvieron contacto por carta hasta que el presidente visitó la Puerta del Sol el pasado septiembre.

Fue un encuentro cordial tras meses de choques entre el Ejecutivo central y el autonómico por la gestión de la pandemia. En la Real Casa de Correos, ambos mandatarios acordaron ayudarse mutuamente con las medidas para aplacar al coronavirus, pero esa sintonía fue espejismo: unos días después de la reunión, Moncloa impuso a Madrid un estado de alarma de 15 días justificado en el repunte de casos.

Esto terminó de romper la ya de por sí maltrecha relación entre ambos. Por las valoraciones tras el encuentro de este viernes… parece que este no ha servido para hacer borrón y cuenta nueva. Sánchez y Díaz Ayuso han estado reunidos alrededor de una hora y media. A diferencia de lo que ocurrió en septiembre de 2020, tras el encuentro no han comparecido juntos ni en el escenario elegido para el balance había decenas de banderas.

La presidenta madrileña ha sido la primera en salir ante la prensa para dar cuenta de lo hablado y ha dejado claro que se ha reivindicado ante el presidente de la Nación como opositora a sus políticas, algo que ha venido haciendo en los últimos meses. “Si sigue por este camino, tocará decidir su futuro o el de España”: esta es una de las advertencias que le ha hecho Díaz Ayuso a Sánchez.

Porque la presidenta ha afirmado que en Moncloa ha mostrado más preocupación por la “situación de España” debido a las “decisiones” del Gobierno central y al auge del independentismo en Cataluña, que por los asuntos más importantes que afectan a la Comunidad de Madrid, como pueden ser el plan de mejora del Cercanías o el desarrollo de una Selectividad única a nivel nacional.

“Las decisiones de Pedro Sánchez nos conducen a una ruptura con el orden constitucional; a un cambio de modelo; a un cambio de país, si nada lo impide”, ha llegado a alertar Díaz Ayuso. “España está secuestrada en manos de minorías que la odian y nos recuerdan cada día que quieren acabar con ella”, ha aseverado.

Estas afirmaciones, y otras en la misma línea lanzadas por la presidenta madrileña tras la que se sustancia en una confrontación pública casi semanal entre los miembros de ambos gabinetes y también en varios procedimientos judiciales, por la pandemia fundamentalmente, pero también por las transferencias de fondos autonómicos y otros asuntos.

Para dar cuenta de las impresiones del Ejecutivo, la elegida ha sido María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno. Su discurso no ha transmitido la severidad que se ha desprendido del de Díaz Ayuso, de hecho ha hablado de “lealtad institucional” y “cordialidad”, que deben de ser “de ida y vuelta”, en lo que sin duda ha sido un recado a la presidenta madrileña.

“El Gobierno siempre estará del lado de las comunidades autónomas poniendo a su disposición todos los recursos”, ha insistido Montero, ya la vez ha ido recordando, una por una, las transferencias que ha ido recibiendo en Madrid del Estado en el último año por la pandemia para contrarrestar, de alguna forma, las quejas de que la región sale perjudicada -por ejemplo, con los fondos europeos- frente a otras comunidades.

Igualmente, Sánchez ha dejado patentes sus diferencias con un tema muy sensible para la líder madrileña y el PP de Madrid: la reforma de Telemadrid que se aprobó este jueves en la Asamblea y que este viernes ya ha aparecido en el BOCM. “El presidente ha lamentado que esta ley se haya aprobado sin ese consenso que sería deseable y exigible para leyes de este tipo”, ha detallado la ministra Montero, una apreciación que a buen seguro no ha gustado en Sol.

La relación de los gobiernos de España y Madrid tras el encuentro de este viernes es una incógnita, pero desde luego no parece que haya servido para limar asperezas entre el líder socialista y la ‘popular’ más bien ha vuelto a evidenciar la distancia política que separa a ambos gabinetes.

Mostrar más
Botón volver arriba