Vivienda

Bankinter prevé un desplome de las ventas del 35% y de los precios, del 6%

La venta de viviendas se situará al cierre de 2020 en torno a las 326.000 unidades vendidas, niveles similares a los mínimos registrados entre 2012 y 2014,. Una cifra que supone una fuerte caída del 35% respecto a los niveles de 2019 cuando se superaron ampliamente el medio millón de unidades vendidas, una velocidad de crucero que tardó varios años en recuperar el sector inmobiliario tras la crisis de 2008, una cifra en la que los expertos esperaban que estabilizara el sector durante los próximos años. Son estimaciones del departamento de análisis de Bankinter que, al igual que UBS, estima una caída de los precios de la vivienda del 6%.

Aunque, al igual que el banco de inversión suizo, espera que el golpe inmobiliario sea puntual. “España afronta un shock económico sin precedentes, aunque esperamos que temporal”, señalan desde la entidad que dirige María Dolores Dancausa.

“Sin actividad notarial, registral o de tasadores, las transacciones inmobiliarias deberían ser “próximas a cero” mientras se mantengan las actuales medidas de contención. Además, esperamos que las transacciones de extranjeros se vean muy reducidas durante los próximos trimestres”, señala hoy la entidad naranja en su informe sobre el sector inmobiliario español, que prevé una contracción del PIB del -4,8% este año y una tasa de paro creciente hasta 18,2% en 2020 desde 13,8% en 2019.

“En este entorno, las decisiones de compra de vivienda se postpondrán entre 6 y 12 meses, y parte de la demanda desaparecerá por más tiempo, produciendo un desequilibrio temporal entre oferta y demanda. Nuestra estimación preliminar es una caída de precios de vivienda próxima al -6% en 2020, que supondría absorber la sobrevaloración que estimamos en precio de la vivienda sobre los salarios, en comparación con la media de los últimos 20 años”, señalan desde Bankinter que, en este escenario, estima que los precios de suelo finalista podrían sufrir recortes próximos al -20%. parte de la demanda desaparecerá por más tiempo.

De cara a 2021, y al igual también que UBS, Bankinter espera una estabilización de los precios en base a varios factores:

1.- Recuperación económica. Estiman un descenso del PIB del 4,8% este año y un crecimiento de 4,0% en 2021.

2.- Reequilibrio entre oferta y demanda, en unas 120.000-130.000 unidades al año, 100.000 por creación de hogares y unas 30.000 compras de extranjeros. “Estimamos que las viviendas terminadas superen las 100.000 viviendas en 2020 y 2021, desde cerca de 75.000 en 2019. “En 2022 podría producirse incluso escasez de oferta, por el retraso del inicio de obras previsto para 2020”.

3.- Entorno de tipos cero, que mantiene bajo el coste de financiación y hace todavía atractiva la rentabilidad por alquiler (3,8% bruto). En un entorno de tipos bajos, Bankinter espera que la tasa de esfuerzo, actualmente en el 31,6% -todavía por debajo de su media histórica del 35,0%, no se deteriore.

Desplome puntual de las ventas del 35%

Según estima Bankinter, las medidas adoptadas para contener la expansión del coronavirus afectarán de forma directa a tres meses de transacciones inmobiliarias, al tiempo que esperan que las transacciones de extranjeros “se vean muy reducidas durante los próximos trimestres, dado que podrían mantenerse ciertas limitaciones a los movimientos internacionales”.

Para 2020, desde la entidad estiman un desplome de las ventas hasta las 326.000 transacciones en 2020, lo que significaría volver a niveles mínimos del periodo 2012 a 2014. Las transacciones inmobiliarias cayeron en 2019 un 3,2% hasta 502.000 unidades y comenzaron 2020 con un retroceso del 1,3% hasta febrero, todavía sin el efecto del coronavirus.

“Las caídas se concentran en vivienda de segunda mano (-4,1% en 2019), mientras que las nuevas crecen un 1,3% por mayor número de viviendas terminadas. Las de extranjeros se reducen un 3,8% hasta 63.000 unidades en 2019, cayendo ligeramente su peso sobre el total hasta el 12,55% frente al 12,64% de 2018. Los británicos siguen liderando las compras de extranjeros en España, seguidos por franceses y alemanes. La extensión de las medidas marcará el impacto en precios”, que Bankinter estima en un descenso del 6% en 2020.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba