Deportes

Baño de realidad: Ancelotti improvisa los sistemas y los jugadores no le entienden

Carlo Ancelotti lleva dos partidos tomando decisiones tácticas que no entienden ni sus propios jugadores y le han costado un empate contra el Villarreal, en la Liga, y la primera derrota de la temporada contra el Sheriff en la Champions. El entrenador prefiere hacer un análisis simple y superficial del último partido y habla de “mala suerte” en el batacazo sufrido ante el equipo moldavo. En el vestuario hay jugadores que profundizan más sobre los errores que provocaron la derrota y tienen que ver con el desorden táctico que tuvo el equipo en el cuádruple cambio que realizó el entrenador tras el empate de Benzema. Entraron Kroos, Modric, Rodrygo y Jovic de una tacada.

Al partido le quedaba media hora y Ancelotti entró en pánico. Esa angustia la trasladó a sus jugadores con un retoque táctico al que no consiguieron adaptarse. Quitó a los dos laterales titulares (Nacho y Miguel Gutiérrez) y puso a dos centrocampistas (Fede Valverde y Camavinga) en posiciones más retrasadas. Sacó del campo a Casemiro y Hazard. Demasiados jugadores fuera de su sitio natural en un sistema improvisado y desequilibrado. Ancelotti quiso ganar el partido con la épica de la acumulación de delanteros (Vinicius, Rodrygo, Jovic y Benzema) y el efecto fue el contrario.

Ulises Sánchez-Flor

El entrenador se refugia en la mala suerte para ocultar los problemas defensivos, que son graves y vienen de lejos. Empiezan a surgir voces discordantes en el vestuario con los planteamientos de Ancelotti. Fede Valverde comentó tras el partido que “no podemos ir todos para arriba y debemos estar más concentrados en la marca. Nos pasa siempre. Esperamos que nos marquen para reaccionar”. El uruguayo jugó de lateral derecho contra el Villarreal, en una decisión sorprendente, y acabó en la misma posición contra el Sheriff. Hay más futbolistas que no están cómodos con los giros tácticos de Ancelotti.

No hay equilibrio

El empate contra el Villarreal y la derrota contra el Sheriff es algo que se veía venir. La dinámica en la que se había instalado el equipo era la de sacar los partidos adelante con más épica que un fútbol equilibrado. El accidente en la Champions, como prefieren llamarlo en el club, no se puede explicar solo con la mala suerte en un partido con 31 disparos, 12 de ellos a portería y un solo gol (de penalti). Con buena suerte se remontó el partido contra el Valencia con un gol de Vinicius que entró de rebote o se ganó al Inter de Milán y se empató contra el Villarreal por las buenas intervenciones de Courtois.

Carlo Ancelotti está agitando la plantilla y el equipo con cambios tácticos que no están trabajados en los entrenamientos, sacando a jugadores de su posición natural y metiendo la frescura y la energía de los jóvenes. Contra el Sheriff no sirvió la épica para remontar el partido. Esto confirma que el juego del Real Madrid, que es más vistoso por su verticalidad que el que practicaba Zidane, tiene lagunas. Estaban tapadas por el acierto goleador de Vinicius y Benzema. Por las paradas de Courtois. Por la irrupción de Camavinga. La racha de Vinicius sufre un frenazo (tres partidos seguidos sin ver portería). Con los goles de Benzema no llega y a Courtois se le fue el ángel contra el Sheriff. Un partido en el que Eden Hazard se marchó con mala cara. El belga estaba llevando peligro, generando fútbol, asumiendo responsabilidades. Pero no hay manera de que juegue un partido entero.

Los partidos de ida y vuelta los ha sacado con goleadas (Celta y Mallorca), pero en los que ha tenido un rival ordenado atrás, que no deja espacios, las complicaciones aparecen. El recurso contra el Sheriff fue abusar de los centros al área y probar con disparos lejanos. Como el arreón final en el partido contra el Villarreal. ¿Preparó Ancelotti a fondo estos dos encuentros? Surgen dudas cuando hay jugadores que reconocen los fallos colectivos de un sistema frágil y que depende en ataque de las acciones de desborde de Vinicius. El brasileño lleva siete titularidades seguidas de los nueve partidos disputados en esta temporada.

U. S. F.

“Más que preocupados estamos tristes porque creo que el equipo ha cumplido y lo ha jugado con mucha intensidad y compromiso. Los pequeños detalles te cuestan el partido. Podíamos haber sido más finos en los últimos metros. Es difícil explicar la derrota, pero puede ser una lección para el futuro”, es la reflexión que hace Ancelotti de un equipo que estuvo ansioso, nervioso y que perdió con la improvisación de sus cambios.

Esta derrota deja la sensación de que el Real Madrid de Ancelotti es una ruleta rusa. Un día puede golear como otro día se queda sin pólvora. En un partido juega Nacho de lateral izquierdo y en otro en el derecho. Las lesiones de los laterales (Carvajal, Mendy y Marcelo) están provocando una mala toma de decisiones del entrenador. No quiere tocar la pareja Militao-Alaba como centrales y rota por los laterales a Nacho, Lucas Vázquez, Fede Valverde y Camavinga. En el centro del campo sucede algo similar con Marco Asensio e Isco. Aparecen y desaparecen. Ninguno de los dos jugó un solo minutos contra el Sheriff. Y en ataque empieza a preocupar que Hazard no tenga continuidad, pierda la confianza y siga sin tener efectividad.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba