Economía

BdE y OCDE mejoran sus previsiones para España y vislumbran ya la salida de la crisis

La recuperación económica se consolida en España y Europa. La mejora de los indicadores sanitarios y la reducción progresiva de las restricciones desde la pasada primavera ha provocado una intensa reactivación económica que se evidencia en los indicadores publicados a lo largo de las últimas semanas y en las previsiones económicas de los principales organismos. El Banco de España y la OCDE han actualizado este martes sus estimaciones para España con una importante mejoría en ambos casos, que muestra una senda de recuperación muy intensa para 2021 y 2022. Si se cumplen sus proyecciones, “España recuperará a mediados del próximo año el nivel de PIB precrisis, con más probabilidad en la segunda mitad del año”, ha explicado Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, y lo mismo ocurre para la tasa de paro.

El Banco de España estima que la economía creció un 2,7% en el tercer trimestre del año, tan solo una décima menos que en el segundo trimestre, cuando se produjo el final del estado de alarma. Esto significa que el país ha mantenido un intenso dinamismo a lo largo de todo el verano a pesar de las dificultades para el turismo exterior. El gran motor de la recuperación ha sido el consumo doméstico, que han sustituido los destinos internacionales por los nacionales. Algunas regiones españolas han vivido uno de los mejores veranos de la historia, lo que explica parte de la mejora de las previsiones. La demanda embalsada durante los meses de la pandemia se va liberando lentamente a medida que avanza la desescalada, lo que está suponiendo un estímulo inesperado sobre el consumo.

Javier G. Jorrín

En concreto, el Banco de España ha subido en nada menos que dos puntos y medio su previsión de crecimiento del consumo de los hogares en comparación con su estimación de junio. Se trata de una revisión de una magnitud poco habitual y que es consecuencia de este fuerte repunte del consumo de las familias, que crecerá un 9,6% según sus proyecciones.

Gracias a esta mejoría, la demanda interna aportará siete puntos al crecimiento del PIB este año 2021, lo que supone 1,1 puntos más que en su previsión de junio. Por el contrario, la demanda externa restará 0,7 puntos al PIB como consecuencia del encarecimiento de los productos energéticos y las materias primas que España tiene que importar. Tampoco son buenas las previsiones de inversión en capital, que el supervisor ha rebajado desde el 8,1% que estimaba en junio hasta el 5,8%. El motivo de esta rebaja es que la ejecución de los fondos europeos está siendo más lenta de la esperada, lo que retrasará a los años 2022 y 2023 el grueso del uso de estos recursos, ha explicado Arce.

!function(){“use strict”;window.addEventListener(“message”,(function(e){if(void 0!==e.data[“datawrapper-height”]){var t=document.querySelectorAll(“iframe”);for(var a in e.data[“datawrapper-height”])for(var r=0;r
Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba