Viajes

Benidorm, el paraíso perfecto para los amantes del invierno cálido

No deja indiferente a nadie. O se la quiere o se la detesta. Aunque a muchos les pueda parecer una ciudad fea, para nada un ideal deseable, Benidorm es un ejemplo de urbanismo sostenible.

Pasan los años y, pese a las críticas, el modelo de turismo que representa la ciudad alicantina sigue triunfando, acompañe o no el tiempo. Aunque esto último apenas ocurre. Y es que Benidorm es -también- el hogar del buen sol de invierno. Por eso, esta ciudad alicantina es para muchos el paraíso perfecto para disfrutar de un cálido descanso en los meses de frío. En enero, la temperatura media es de 12 grados y en agosto de 26.

En Benidorm están censados algo más de 70.000 habitantes. Y todos, o casi todos, viven en altísimos edificios. De hecho, es la ciudad con más rascacielos de España, la ciudad con más rascacielos por habitante del mundo y la segunda ciudad con más rascacielos por metro cuadrado del mundo, solo por detrás de Nueva York. El edificio Intempo, de 47 pisos y 198 metros, es el quinto rascacielos más alto de España (pero como rascacielos residencial es el más alto de España y Europa).

La ciudad de los rascacielos está en la comarca alicantina de la Marina Baja. Sus playas urbanas y un entorno paisajístico de gran belleza ofrecen la combinación perfecta de relax, ocio y deporte gracias a una oferta que incluye, entre otros, actividades en el mar, golf en alguno de los tres campos de la ciudad o turismo activo en las montañas de alrededor.

Se trata de uno de los destinos turísticos más importantes de todo el Mediterráneo. Tantos son los que aquí llegan buscando sus playas y su vida nocturna, que Benidorm alcanza en verano los 400.000 habitantes. Es la tercera ciudad con más plazas hoteleras de España tras Madrid y Barcelona.

Paraíso del turista

Y no se ha dormido en los laureles del turismo británico o de los viajes del IMSERSO. Benidorm ha sido la primera ciudad española en recibir el certificado de Destino Turístico Inteligente, otorgado por el Instituto para la Calidad Turística de España (ICTE) gracias a la innovación, accesibilidad, transformación digital y su modelo vertical que permite un mejor aprovechamiento de los recursos. Por eso, aunque sorprenda, es un ejemplo de urbanismo sostenible.

Más allá de las playas y de lo que nos regale nuestro hotel a modo de actividades, Benidorm tiene sus monumentos de interés. Como la Torre Punta del Cavall, los restos del asentamiento romano de Tossal de la Cala, la Iglesia de San Jaime y Santa Ana, el Museo Municipal de la Boca del Calvari, el Museo L’Hort de Colón, el Parque de la Aigüera, el Mirador de la Punta del Canfali y la Isla de Benidorm.

Las Fuentes del Algar

A 15 kilómetros de Benidorm, el turista puede encontrar lugares del interior con hermosos parajes. Es el caso de las Fuentes del Algar, en Callosa d’en Sarrià, un lugar de gran riqueza ecológica, declarado Zona Húmeda Protegida. Un circuito de kilómetro y medio a lo largo del cauce del río Algar sirve de relato de la importancia del agua como recurso. Instructivo y bello: cascadas, manantiales, los tolls (remansos de agua) en donde se pueden tomar refrescantes baños, la antigua presa, el canal y las acequias centenarias todavía hoy en uso.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba