Deportes

Benzema y Modric, los mejores del Madrid despiden la Liga con la cabeza alta (2-1)

En ningún momento de la última jornada el Real Madrid estuvo líder y eso que el Atlético rozaba la tragedia en Valladolid. A Valdebebas llegaban las noticias de la derrota en el descanso del equipo de Simeone, pero es que el de Zidane también se iba al descanso derrotado por un gol de Yeremy Pino. El Villarreal había conseguido anular a un Real Madrid que salió al campo con una caraja impropia de un equipo que tenía que quemar todas sus opciones para ser campeón.

El Real Madrid hizo una primera parte horrorosa y una segunda en la que le puso más carácter que buen juego. El gol de Yeremy Pino, en el 19’, fue una losa para los blancos. Un fallo defensivo de los dos centrales titulares, Militao y Varane, a los que les faltó contundencia en los despejes y colocación. El Madrid se vio por detrás del marcador solo dos minutos después que llegaran las noticias del gol del Valladolid en Pucela. Solo tenía que pisar el acelerador y generar peligro. Pero fue incapaz. En toda la primera parte solo tuvo un remate entre los tres palos de Rulli. Un cabezazo flojo de Casemiro que paró el portero del Villarreal.

Ulises Sánchez-Flor

No estuvo fino el equipo de Zidane en el primer periodo. No tenía piernas ni cabeza. Es el peor síntoma de un conjunto que necesitaba ganar y que demostró que ha llegado al final de la temporada exhausto. Al Madrid le faltó chispa, velocidad, cambios de ritmo, inspiración y profundidad para hacer daño al equipo de Emery. Se fue al descanso dando una penosa imagen. No le daba para poner en apuros al Villarreal. No llegaban a portería los tres delanteros: Vinicius, Marco Asensio y Benzema. Era un querer y no poder contra un Villarreal bien ordenado, que no dejaba espacios y estaba firme como un bloque compacto.

Reacción tras el descanso

Tras el descanso hubo una reacción del Real Madrid con una propuesta más agresiva. Seguía perdiendo el Atleti, había que sacar el orgullo o algo más para intentar apurar las posibilidades que le hicieran campeón de Liga. Llegó el momento clave del partido con un gol de cabeza de Benzema, en el 55’, que fue anulado por el VAR. El árbitro Munuera Montero esperó unos minutos a que la tecnología trazara las líneas y finalmente decidió invalidar el gol. El hombro de Benzema estaba, por milímetros, adelantado. En este tipo de revisiones solo queda hacer un acto de fe por cómo se trazan las líneas.

El Real Madrid estaba jugando sus mejores minutos, pero llegó el gol anulado al ‘9’ y seguidamente las noticias del gol de Correa que empataba el partido en Valladolid. Lo intentaba el Madrid, que tuvo otra buena ocasión con un disparo de Benzema que se fue ajustado. Una acción en la que Rodrygo provocó el fallo de Rulli. Se resistía el Madrid a perder y a apurar esas opciones de ser campeón. Necesitaba un milagro porque volvieron a llegar malas noticias. El gol de Luis Suárez en Valladolid que volvía a hacer que el Atleti dependiera de sí mismo. Más difícil todavía.

Modric pugna con Capoue. (Efe)Modric pugna con Capoue. (Efe)Modric pugna con Capoue. (Efe)

Zidane había hecho cambios. Entraron Rodrygo, Isco, Marcelo, Nacho y Mariano. No jugó Sergio Ramos, que estaba en el banquillo. El Madrid no quería perder. Tiró de orgullo en una mejor segunda parte y consiguió igualar el partido con un disparo de Benzema a la escuadra. Era el minuto 87. Se resistió el Madrid a despedir la Liga con una derrota y sacó fuerzas de dentro para que Modric marcara el segundo tanto. El gol del croata valió para despedir la Liga con una victoria.

Morir en la orilla. Es lo que ha hecho el Real Madrid después de una temporada compleja marcada por la cantidad de lesiones y el coronavirus. También por la ausencia de fichajes y la incertidumbre que hay entorno al futuro de Zidane y su capitán Sergio Ramos. El proyecto de Florentino Pérez acaba sin un solo título y el de Zidane llevando al límite al Atlético en la Liga. El subcampeonato se puede considerar honroso por el esfuerzo que ha hecho toda la plantilla y, aunque corre la versión dentro del club de que los árbitros perjudicaron la opción de depender de sí mismos con el penalti señalado a Militao contra el Sevilla, ya no vales las excusas. Ahora llega el momento de tomar decisiones.

La Liga se ha perdido en la última jornada. La Champions en las semifinales siendo muy inferior al Chelsea. Pero la Copa del Rey, contra el Alcoyano, y la Supercopa de España, contra el Athletic, son las dos grandes decepciones. Por aquí rascó un título el Barcelona de Koeman, que se tomó más en serio la Copa. Florentino no consiente no ganar trofeos. En la Liga, el equipo ha conseguido grandes triunfos, contra el Barcelona y el Atleti, pero se han producido pinchazos dolorosos. En el Di Stéfano han sido capaces de ganar el Cádiz, Alavés y Levante. El Madrid de Zidane cede el título de campeón al Cholo de Simeone tras una persecución en el último tramo de campeonato destacable, pero finalmente inútil para darle caza y renovar el título.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba