Viajes

¿Buscando unas vacaciones paradisíacas? Estas cinco islas son perfectas y están a menos de 3000 kilómetros de España

¿Quieres disfrutar de unas merecidas vacaciones en un lugar de ensueño? El verano es época de viajar, de explorar nuevos rincones, de empaparte de la cultura local de cada destino y, sin duda, de desconectar. Por ello, si buscas un destino tranquilo en un lugar aislado, pero que no esté muy lejos de España, estas islas europeas son perfectas.

Si buscas un destino de playas vírgenes, naturaleza salvaje y de impresionantes paisajes volcánicos, las Islas Eolias son la alternativa ideal para disfrutar al máximo tus vacaciones. Situadas en un entorno natural privilegiado de la provincia de Messina encontramos el archipiélago formado por siete islas: Salina, Vulcano, Lipari, Alicudi, Filicudi, Panarea y Stromboli.

Se encuentran próximas a la costa nordeste de Sicilia y fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. Estas siete maravillas de la naturaleza son perfectas para escaparte este verano, aunque la isla de Lipari es la más extensa y visitada por los turistas cada año. Sin embargo, puedes aprovechar tu escapada para hacer una ruta y admirar los impresionantes volcanes de Stromboli y Vulcano que todavía permanecen activos.

Ahora bien, elegido el destino, ¿por dónde empezar? El primer lugar en el camino es Lipari, la isla más poblada de todo el archipiélago. Visitar su acrópolis amurallada, contemplar los hallazgos arqueológicos con huellas de la época griega y romana en el Museo Arqueológico, situado en el Castillo de Lipari, o recorrer en barco sus grutas y paradisíacas playas.

Una vez recorrida esta isla, puedes continuar la ruta hacia Panarea. Esta pequeña isla atrae a una gran afluencia de turistas, algo a tener en cuenta si buscas tranquilidad. Sin embargo, posee una belleza inigualable con lugares recónditos que merece la pena descubrir como los islotes de Basiluzzo, Spinazzola, Lisca Bianca, Dattilo, Bottaro, Lisca Nera, los escollos de Panarelli y delle Formiche, tal y como destacan en la web oficial de Turismo de Italia.

Desde Panarea se puede hacer una excursión para explorar Vulcano, una isla marcada por la mitología griega donde puedes contemplar los fenómenos de su actividad volcánica. La otra isla que alberga uno de los volcanes en Europa más activos es Strómboli. Muchos visitantes acuden a esta isla para ver la famosa Sciara del Fuoco, cuando los ríos de lava descienden hasta el mar. No hay que olvidar en esta ruta la idílica Salina, la segunda isla más grande de este archipiélago, donde se encuentra el bello bosque de helechos denominado La Fossa delle Felci. Por último, puedes recorrer las pequeñas Alcuidi y Filicudi, con increíbles paisajes naturales y fauna marina.

Esta isla situada en el archipiélago de las Azores goza de un hábitat único. Lagos, cascadas, piscinas naturales, bosques… sin duda una opción para escapar de las aglomeraciones y disfrutar de la tranquilidad.

La Isla de Flores es Reserva de la Biosfera de la UNESCO desde el año 2009, y no es para menos. Este lugar se compone de formaciones geológicas, importantes ecosistemas y un increíble patrimonio cultural. Además, se puede recorrer toda la isla en pocos días al tener solo 141,4 km2 de superficie repartidos en dos municipios, Santa Cruz y Lajes, tal y como destaca la web oficial de Turismo de Portugal.

Se cree que fue descubierta en torno al año 1453 por el navegante Diogo de Teive y el nombre inicial que recibió fue isla de São Tomás. Sin embargo, debido a la gran cantidad de flores que cubrían este paraje, decidieron cambiar su nombre por el de Isla de Flores.

¿Cuáles son los imprescindibles si viajas a este destino? Puedes recorrer en barco los alrededores de la isla y contemplar las grutas, cuevas y formaciones rocosas; ir a las inmensas cascadas de Ribeira Grande o Poço do Bacalhau; practicar deportes de aventura como el barranquismo, o visitar las lagunas formadas en los cráteres volcánicos.

Si por algo es conocido este país es por sus magníficas costas. Nos encontramos ante la isla con mayor longitud de todo el Adriático con una superficie que no alcanza los 300 km2 y en la que habitan algo más de 11.000 personas. Una alternativa para escaparte estas vacaciones a pocas horas de España, sin nada que envidiar al Caribe o a las Maldivas.

Famosa por sus playas vírgenes, abundante sol y agradable temperatura, naturaleza intacta y su característico olor a lavanda, la isla de Hvar en Croacia reúne todas las condiciones para pasar unos días inolvidables.

Si nos adentramos en el interior de la isla, podemos encontrar pueblos con arquitecturas históricas, pequeñas calles serpenteantes, iglesias y numerosos monumentos. Algunos de los pueblos más recomendados para visitar y disfrutar de la cultura local son Pitve, Vrisnik, Svirče, Vrbanj y Dol, según el portal oficial de turismo de Croacia.

En la localidad de Hvar se encuentra la plaza más grande de la región de Dalmacia y la famosa catedral de San Esteban. El puerto congrega a la mayoría de locales y visitantes, y es el lugar idóneo para degustar la rica gastronomía croata. Aprovecha para subir al Fuerte de Napoleón al final del día para admirar el atardecer.

La isla de Corfú, también llamada Kerkyra por los griegos, es la segunda más extensa del mar Jónico, con 220 kilómetros de costa. Cautiva a todos sus visitantes por su historia y su cultura, más allá de sus magnificas playas. Rodeada de macizos montañosos, Corfú es una de las islas más atractivas de Grecia, un paraíso natural repleto de mitología.

Recorrer la capital, que recibe el mismo nombre que la isla, es adentrarte en la historia antigua del país a través de sus monumentos. La antigua fortaleza, el templo de Hera, el monumento de Menécrates o el monasterio de San Teodoros son algunos de los imprescindibles en esta visita. Merece la pena admirar la variedad arquitectónica compuesta por “fortalezas bizantinas, edificios neoclásicos británicos del siglo XIX, torres de iglesias ortodoxas y un casco antiguo veneciano”, destacan en Lonely Planet.

Además de disfrutar de su historia, este destino es ideal para relajarte en sus playas y calas turquesas, apreciar la mejor gastronomía griega y realizar excursiones a otros lugares de la isla como Sidari, con su popular ‘canal del amor’; Kanoni, uno de los pueblos con más riqueza natural de la isla; Nisaki, una recóndita bahía, o el pequeño pueblo de Pelekas.

No hace falta desplazarse muy lejos para disfrutar de idílicos lugares. La isla de Formentera, una de las más pequeñas de Baleares, es uno de los destinos más populares cada año por miles de turistas por sus impresionantes playas y parajes naturales.

Posee un encanto mágico gracias a sus playas de arena blanca y agua cristalina como Es Cavall d’En Borras, Cala Saona, la playa de Llevant o Migjorn, la más extensa de toda la isla.

Uno de los lugares más destacados que no puedes dejar de ver en tu viaje es el popular Faro de la Mola, situado en el punto más alto de toda la isla, construido bajo un imponente acantilado. Otro de los atractivos turísticos es el Parque Natural de Ses Salines, situado entre Formentera e Ibiza, un espacio protegido con una importante biodiversidad. Puedes aprovechar tu estancia para recorrerte la isla en bicicleta gracias a sus rutas verdes, visitar todos sus rincones, realizar deportes acuáticos como kayak o submarinismo y, en definitiva, disfrutar de unos días rodeado de paz y tranquilidad.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba