Viajes

Calatañazor y otros cuatro preciosos pueblos de la Soria de Machado

Este lunes, 22 de febrero, se han cumplido 82 años de la muerte de Antonio Machado en Colliure (Francia). El poeta sevillano es, sin embargo, un estandarte de Castilla; de sus campos y su paisaje. Y lo es gracias a su estancia en Segovia y, sobre todo, en Soria.

Desde su tumba en Francia, junto al Mediterráneo, Machado sigue siendo un embajador de Soria. Es, de hecho, uno de sus iconos; acaso el más popular de esta provincia de Castilla y León.

Vamos a recordar qué paisajes acompañaron a Machado en sus años sorianos, entre 1907 y 1912. Hemos buscado las versiones más bellas de un paisaje que a algunos, a muchos, se les antoja duro. Seguro que lo es menos en en estos cinco hermosos pueblos de Soria.

Es un precioso pueblo, a sólo 31 kilómetros de Soria capital, pero que está casi vacío. Hay, de hecho, más turistas que habitantes. Apenas son medio centenar de vecinos.

Al llegar, el paisaje de la hoz del río Milanos. Es fácil ver buitres leonados en el horizonte. Y el pueblo. Su pequeña joya es el castillo y la Torre del Homenaje del siglo XIV. Por sus calles empedradas, casas de madera de sabina y chimeneas cónicas que parecen haber salido de un cuento y una iglesia románica. De por medio, alguna tienda que vende productos típicos, como los torreznos y algún restaurante en un lugar tan original como un antiguo palomar.

Muy cerca del pueblo está el sabinar de Calatañazor, un bosque con árboles de hasta 14 metros de altura. Y a solo 10 minutos en coche, el monumento natural de La Fuentona, una misteriosa laguna de aguas cristalinas.

Aunque se ignora el lugar, se dice que en estas tierras está enterrado Almanzor, el poderoso y temido caudillo de la España musulmana, tras su derrota en Calatañazor. El casco histórico de Medinaceli está declarado Bien de Interés Cultural. En la villa y sus proximidades encontramos huellas de romanos, árabes y cristianos.

Entre sus muchos atractivos, el primero, a modo de icono, el arco romano, de los siglos II y III, el único de tres arcadas que se conserva en España. Destaca también la colegiata, de estilo gótico tardío, construida en el siglo XVI sobre la iglesia románica de Santa María la Mayor y en cuyo interior destacan la cripta románica, la talla de Cristo de Medinaceli del siglo XVI y el órgano del siglo XVIII.

Hay que ver el convento de Santa Isabel, fundado en 1528 por las monjas Clarisas y, entre los edificios civiles, el magnífico palacio de los Duques de Medinaceli, del siglo XVII y reformado en el XVIII, cuyo interior alberga mosaicos romanos.

En el corazón de la Comarca de Pinares, a 36km de Soria capital, este pueblo presenta una combinación perfecta de elementos artísticos en un marco decorado de la más pura naturaleza.

Calles empedradas, edificios que mantienen la típica arquitectura pinariega, como la Casa de los Ramos, palacios con un interesante origen, como el Palacio de Don Pedro de Neyla o los Marqueses de Vilueña, una majestuosa iglesia con retablos únicos, los restos de un Puente Romano y unos parajes y miradores paisajísticos únicos.

Los recursos naturales que rodean la Villa de Vinuesa, abren la posibilidad de experiencias y aventuras. Unos kilómetros al Norte está la Laguna Negra, parque natural de origen glaciar, parada obligatoria en la visita a Soria.

Este pueblo que no supera los 200 vecinos se alza sobre la meseta de un pequeño cerro o muela, en la raya con Aragón. Se eleva rodeado por los restos de lo que fue la muralla que abrazaba en su recinto a la mayoría de casas.

Paseamos por sus calles atravesando la muralla por su arco apuntado y almenado que era su puerta principal de acceso. Su plaza mayor congrega una voluminosa iglesia, la de Nuestra Señora de la Muela. También aquí está el castillo medieval de los Hurtado de Mendoza.

Monteagudo nos habla de la historia de la reconquista. En esta localidad se concertó en 1291 el casamiento entre Isabel, hija de Sancho de Castilla, y el rey Jaime de Aragón que se verificó en la ciudad de Soria.

Se encuentra en la comarca de las Tierras Altas de Soria, a 45 kilómetros de Soria, limítrofe con La Rioja y la Tierra de Cameros Viejos. Situada al inicio del desfiladero que el río Cidacos ha excavado a lo largo de 20 kilómetros hasta el pueblo y balneario de Arnedillo. De esta situación estratégica en el discurrir de la calzada entre Numancia y Calahorra proviene su nombre que deriva de ianuas (puertas en latín), y su escudo compuesto por dos puertas con el lema “Puertas del Val de Arnedo”.

Muchos yangüeses se convirtieron en arrieros que recorrían con sus mercancías el reino de Castilla desde las ferrerías de Vizcaya hasta el puerto de Sevilla, protagonizando el capítulo XV de la primera parte de El Quijote. Yanguas es Conjunto Histórico-Artístico en en 1993.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba