Economía

Calviño y otros ministros presionan a Bruselas por acelerar el ‘OK’ a sus planes

Como siempre en la Unión Europea están los primeros y los últimos de la clase. En esta ocasión, en lo referente a la preparación de los planes nacionales de reformas e inversión para la ejecución del fondo de recuperación, España, Portugal o Italia se encuentran en el primer grupo, mientras que otros países como Alemania se encuentran en el segundo. En gran parte porque son los países que se la juegan en los próximos años y porque, sabiéndolo, han estado trabajando muy estrechamente con la Comisión Europea.

En el caso español, el equipo de Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, y de Manuel de la Rocha, jefe de la oficina económica de la Moncloa, han tenido un trato continuo con los técnicos comunitarios y decenas de reuniones con el objetivo de ir afinando poco a poco los planes. El objetivo es que cuando se envíe el plan no sea necesario retocarlo y el trabajo de los técnicos que deben revisar todos los planes pueda agilizarse al máximo.

Nacho Alarcón. Bruselas

La Comisión Europea tiene dos meses para aprobar los planes, que después deben recibir el visto bueno del Consejo, que tiene un mes más. La pregunta que se hacen los que han estado en un muy estrecho contacto con los técnicos comunitarios es si verdaderamente necesitan dos meses, conociendo ya muchísimos detalles de los planes. Por eso, Calviño ha confirmado lo que ya adelantaban esta semana fuentes europeas: los Estados miembros que tienen sus planes más avanzados van a solicitar a la Comisión Europea que se agilice el proceso y no se agoten los dos meses.

“Estoy segura de que esta tarde en el Ecofin bastantes países insistiremos a la Comisión que acelere la aprobación de los planes de recuperación”, ha asegurado la vicepresidenta del Gobierno, que ha señalado que, una vez sean aprobados los planes, España tiene “derecho” al primer desembolso, dando a entender que, si bien está intitulada para recibirlo, no significa que lo vaya a hacer de forma inmediata. Esa primera entrega de fondos es la prefinanciación del 13%, que todavía no está claro cuándo llegará.

“Bastantes países insistiremos a la Comisión que acelere la aprobación de los planes”

Porque para eso la Comisión Europea tiene que tener un dinero del que todavía está lejos. Antes tendrá que conseguir que los 10 Estados miembros pendientes aprueben la decisión de recursos propios necesaria para que Bruselas acuda a los mercados para emitir hasta 2026 unos 800.000 millones de euros, a un ritmo de unos 150.000 millones anuales. Johannes Hahn, comisario de Presupuesto, espera que la Comisión Europea pueda hacer la primera emisión en julio.

“Ya hemos estado dando los primeros pasos para el despliegue efectivo del fondo de recuperación”, ha explicado Calviño al finalizar el Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro. La vicepresidenta ha señalado que “no hay tiempo que perder” y que es necesario agilizar todos los trámites. Los mensajes de la española pidiendo poner en marcha todo el mecanismo e intentando imprimir urgencia sobre sus colegas ha sido un continuo durante los últimos meses.

Pero Calviño no solamente espera recibir la prefinanciación, sino que se ha mostrado optimista respecto a la posibilidad de que se pueda producir un segundo desembolso en el año 2021, explicando, además, que España ya ha cumplido con algunos de los hitos que ha incluido en el plan de recuperación español que la vicepresidenta ha asegurado que se enviará a Bruselas antes de que finalice el mes.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba