Deportes

Carlos Sainz, donde mejor va, peor termina: “Nunca he quedado a seis segundos en agua”

“Así son las cosas, en Austria fuimos los héroes por poder hacer entrar los neumáticos en temperatura en los entrenamientos, y aquí no lo conseguimos. Todo iba de esto, de lograrlo como otros lo hicieron. Nosotros no pudimos, por eso estamos tan atrás”. El ambiente en McLaren era tan pesado como el cielo de Estambul al final de la sesión clasificatoria del GP de Turquía. Nunca en 2020 sus dos monoplazas habían quedado fuera del Q3. Un golpe más doloroso si cabe por tratarse de las condiciones en las que el español había brillado en momentos similares de esta temporada, y de su carrera. Sainz y el equipo británico se estrellaron en la impotencia. Y si el panorama ya se presenta oscuro para la carrera, el español recibió la puntilla con tres puestos de penalización en parrilla.

El GP de Turquía apunta a carrera loca para todos por un buen paquete de factores. Pero McLaren arranca con una bola de hierro atada a su pierna en relación a sus rivales por el tercer puesto. El MCL35, el asfalto de Estambul y los compuestos de Pirelli para esta cita no hacen buenas migas este fin de semana. Pero nadie esperaba lo vivido en los entrenamientos cuando en condiciones similares de la presente temporada Carlos Sainz sacaba brillantemente la cabeza.

Pero es en el caos turco vivido hasta el momento es donde McLaren reposa sus escasas esperanzas. “En unas condiciones como estas, esta pista puede dar muchas oportunidades, porque pueden ocurrir muchas cosas” afirmaba Andreas Seidl, buscando virtud en la necesidad, “desde donde salimos hay que buscar las oportunidades. Será muy interesante mañana saber cuál será el orden según el ritmo de cada uno, porque como ya vimos el viernes, las condiciones eran muy complicadas”. Confiar en la lotería, vamos.

“Lo esperábamos”

“Nunca en mi vida creo que me he quedado a seis segundos en agua”, reconocía un desconcertado Sainz al bajar de su monoplaza. Aunque el panorama era algo temido por las sesiones anteriores, y también preocupa para la carrera. “Ya vimos desde la rueda dura que nos estaba costando mucho calentar los neumáticos este fin de semana, nos está costando más que casi a ningún otro equipo, así que esperábamos que en lluvia fuese complicado por este tema”. La lluvia que tantas veces bendecía a Sainz este año le condenaba ahora por la baja adherencia del asfalto y las carencias del MCL35 para conectar con esta pista.

Como explicaría Andreas Seidl después, equipo y pilotos decidían salir con intermedios ante las dificultades con los de agua. Pero fue peor el remedio que la enfermedad. “Obviamente, en perspectiva, probablemente hubiéramos hecho algo diferente, pero ha sido difícil en el Q2, no tuvimos tiempo. Pensamos que los intermedios hubieran trabajado mejor para nosotros por lo que había ocurrido en sesiones anteriores (de la temporada) con esos niveles de agua, pero rápidamente nos dimos cuenta de que era un error, y que teníamos que volver a los de agua. De repente, con los de agua pronto pudo generar buen ritmo, pero ya era demasiado tarde. Fui el primero en pasar bajo la bandera a cuadros, la pista siguió secándose, no fue el momento adecuado para nosotros”.

Confiando en el caos

Tanto Sainz como Norris intentaban buscar explicaciones sobre las diferencias con otras sesiones en mojado, como la reciente de Portimao. “Hay diferencias fundamentales con el asfalto”, explicaba el español “en Portimao el asfalto tenía más adherencia que aquí, allí llovía con el slick, mientras que hoy era todo agua”. Norris aportaba otro dato más. “Creo que Portimao con slicks sobre asfalto mojado era diferente a aquí, todos con compuestos de agua de agua sobre asfalto mojado. Con neumáticos de agua, en agua como hoy, todo el mundo puede encontrar el límite muy fácilmente, mientras que en Portimao era más cuestión del riesgo que los pilotos querían correr con los lisos en agua, algo que tiene más riesgos que rodar con neumáticos de agua con mucho agua. Creo que allí fue más cuestión de meter gomas en temperatura, como aquí, pero también del riesgo que corrían los pilotos, mientras que aquí era cuestión de hacer los neumáticos en la temperatura adecuada”.

Pero tras la extravagante jornada del viernes, la lluvia del sábado ha dejado la pista nuevamente como el cristal, y se desconoce el verdadero ritmo de cada cual para el domingo. En todo ello radica alguna esperanza para McLaren, con mejor ritmo de carrera que en los entrenamientos en las últimas pruebas. “Lo cierto es que la carrera se presenta difícil porque hemos tenido problemas para trabajar los neumáticos este fin de semana. Pero los Renault estaban por detrás, y estábamos con los Racing Point el viernes, pero lo que vimos hoy en los entrenamientos ha sido lo contrario. Así que esperemos que la prueba ofrezca oportunidades”.

Carlos Sainz durante la clasificación del Gran Premio de Turquía. (EFE)Carlos Sainz durante la clasificación del Gran Premio de Turquía. (EFE)Carlos Sainz durante la clasificación del Gran Premio de Turquía. (EFE)

La peor de 2020, a priori

La salida podría ser una de las mejores oportunidades para recuperar posiciones como en otras tantas carreras, aunque no será precisamente fácil en Estambul. “Es un riesgo la primera curva, con un alto porcentaje de accidente, porque incluso tuvimos problemas en seco para la temperaturas, especialmente con el blando”, apuntaba Norris, “a la vez no es una recta muy larga, es de las más cortas de la temperada, no creo que haya gente que se tire porque no hay temperatura de neumático, pero puede haber problemas con la frenada o de latigazos porque los neumáticos estén fríos. Lo importante es quitarse de en medio de los problemas”. Sainz tampoco ve una gran oportunidad a priori. “Todos sabemos lo complicado de la primera curva. Como todos hemos experimentado las condiciones, todos sabemos qué esperar en la vuelta primera. Esperemos que la gente vaya espacio, porque los errores se pueden producir en cualquier momento sin intencionalidad, estos coches son extremadamente difíciles de controlar con gomas frías, y pueden ocurrir cosas sin que nadie quiera”. Pero como no se pesque en estos primeros metros…

Con Racing Point arrancando en primera y tercera posición, con Ricciardo quinto y Ocon séptimo, McLaren afronta la peor posición de parrilla y de carrera en la presente temporada. No era de extrañar el ambiente pesado en McLaren al final de la jornada. Luego llegaría, para más ensañamiento, las tres posiciones de sanción para Sainz. Seguro que en McLaren piden más lluvia para el gran premio…de fortuna. Porque le puede caer una buena paliza, pero de puntos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba