Deportes

Carlos Sainz será el escudero de Peterhansel, y Joan Barreda se juega mañana la victoria

Stephane Peterhansel ha tachado otra casilla y una nueva etapa para acercarse un poco más a su decimocuarta victoria en el Dakar al perder solo 48 segundos respecto a su rival por la victoria, Nasser Al Attiyah. El piloto francés ha terminado tercero en la décima etapa entre Neom y Ulula, con 357 kilómetros cronometrados. Pero con 17 miuntos de margen, todavía le queda salvar el último escollo de la etapa del jueves, con 511 km bajo el reloj, que finalmente ha sido reducidos en su parte final por culpa de las lluvias. De todas formas, en caso de problemas, el francés contaría con el apoyo de Carlos Sainz, ya sin opciones en la general y a más de una hora de su compañero de equipo.

Sainz y Cruz terminaron en cuarta posición, a 4:12 de Jazeed Al Rajhi, ganador de la décima etapa. La pareja española se perdió al principio del recorrido y, aunque no costó mucho tiempo, Sainz tuvo que rodar durante muchos kilómetros tras el polvo de participantes que le adelantaron, por lo que no pudo imprimir el ritmo necesario que le hubiera permitido ganar la etapa. “La primera parte era muy difícil en la navegación, y hemos perdido unos cuantos minutos. Después ha ido bien y recuperamos en la segunda parte, pero tuvimos que adelantar a cinco o seis coches y había mucho polvo, no ha sido fácil para mí hoy, hemos estado detrás de otros coches mucho tiempo”, relataba el español en la meta. Por su parte, Nani Roma terminó en décima posición, pero mantiene la quinta absoluta.

“La navegación estaba pensada para perder a los pilotos, no era nada fácil. No hemos tenido que dar media vuelta, pero hemos dudado mucho”, explicaba el francés para resumir la etapa. “Hemos perdido poco tiempo respecto a Nasser, que era lo principal para nosotros. En cuanto tienes dudas, notas que te pones tenso, pero ahí es cuando hay que estar lo más tranquilo posible. La presión siempre está ahí, desde la mañana hasta la noche. Al hacer una buena etapa, es una pena perderlo todo. Claro que la mejor posición es la de líder, pero también es cuando tienes todo que perder”.

Peterhansel tiene como principal escollo los 511 kilómetros de la etapa del jueves, la más larga y dura del Dakar.Peterhansel tiene como principal escollo los 511 kilómetros de la etapa del jueves, la más larga y dura del Dakar.Peterhansel tiene como principal escollo los 511 kilómetros de la etapa del jueves, la más larga y dura del Dakar.

El catarí sabe que solo tiene una carta, y la tensión que le acompaña con su punto débil, los pinchazos, quince lleva en el Dakar. “La navegación no era fácil, pero estoy bastante contento de haber terminado la etapa sin problemas. Para mí, mañana será el día clave del Dakar. Será una etapa complicada, pero daremos el cien por cien. No hay estrategia, vamos a seguir a buen ritmo y ya. Seguro que Stéphane tiene más presión porque el lider es él, pero yo también la siento: si mañana no lo consigo, quedaré segundo”.

Barreda recupera opciones

Que los pilotos dakarianos en moto son de otra pasta se confirma un día tras otro. No se trata ya solo de rodar a un ritmo elevadísimo mientras se gestiona la navegación. Se trata de la fortaleza física y mental de la élite. Si hace pocas fechas Kevin Benavides se fracturaba la nariz y aún así ganaba la etapa, o el gigante Toby Price se fracturaba el martes “mi hueso número 30” y abandonaba con la victoria al alcance de la mano, hoy le ha tocado al líder, Nacho Cornejo, quien estaba protagonizando un extraordinario Dakar. El final de la prueba y la gran cantidad de pilotos con opciones a la victoria está provocando una verdadera debacle entre los favoritos.

El chileno estaba en principio destinado a realizar labores de apoyo a otros miembros de Honda, pero se descubrió como el mejor navegador a altísimo ritmo. Sin embargo, en el kilómetro 152 de la décima etapa sufría una caída. Cornejo se repuso como pudo y hasta logró llegar a la meta. Pero cuál no sería su estado físico, cuando, de acuerdo con los organizadores, decidió retirarse para pasar una revisión médica ante el golpe recibido en la cabeza tras irse por los suelos. A pesar de su estado, el chileno terminaba la jornada en tercera posición de la general.

Benavides rompió con su casco el GPS y parte del instrumental de navegación de su moto en la quinta etapa. Aún así, logró la victoria en la jornada. Hoy, tras la retirada de Cornejo, es nuevo líder de la clasificación general. Pero la etapa también ha abierto las opciones de Joan Barreda. De estar clasificado a casi media hora al salir en la novena etapa, hoy le separan poco más de 15 minutos del líder. El castellonense terminó segundo en la etapa, a 3:15 del ganador, y es ahora cuarto ―con la retirada de Cornejo― a 15:40 de Benavides en la general. Mañana llega la etapa más larga y una de las más duras del presente Dakar. Los acontecimientos de estos dos últimos días confirman que la carrera sigue abierta.

La décima jornada ha dejado un panorama espectacular para la victoria final. El ganador del año pasado, Ricky Brabec, ha recuperado unas opciones que creía perdidas en la etapa de descanso, hundido anímicamente y en la clasificación, con una desventaja superior a los 20 minutos. Hoy, el americano está a solo 51 segundos de Kevin Benavides, mientras que el británico Sam Sunderland es tercero, a 1:07 del piloto argentino. “Estoy seguro de que Nacho tiene mucha presión. Liderar el Dakar no es fácil. No es una presión que te imponga el equipo, sino a título personal. Es joven y ha ido muy bien toda la semana. Ha sorprendido a todo el mundo y es el mejor navegador del ‘rally’. En el equipo se sabe que queremos ganar todos, y eso es lo mejor”, explicaba el americano al final de la jornada.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba