Deportes

Cavendish, rey del esprint en el Tour: a una victoria del récord de Eddy Merckx

El británico Mark Cavendish (Deceuninck Quick Step) es el rey del esprint del Tour de Francia, título que demostró con la tercera victoria, la número 33, que le acerca a solo una del récord que posee el belga Eddy Merckx. Una jornada de transición para los hombres de la general, espacio que domina como líder el esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates). No hay quien iguale la velocidad del “Expreso de Man”, inabordable en las rectas de llegada, como en sus mejores momentos. A los 36 años, y después de superar una depresión que a punto estuvo de jubilarle, vuelve a celebrar triunfos con euforia. Esta vez alzó los brazos superando a los belgas Wout Van Aert (Jumbo Visma) y Jasper Philipsen (Alpecin).

El Confidencial

“Cav” remató el magistral del Deceuninck con un tiempo en meta de 4h.14.07, marcando una media de 45 km/h en los 190 kilómetros que separan Albertville de Valence, punto final de la décima etapa. Desde el campeón del mundo, Julian Alaphilippe, hasta el último lanzador, Morkov, la escuadra belga montó un “tren” perfecto, que dejó a Cavendish a 100 metros de la línea para firmar la obra maestra. La tercera, la que le permite estar a punto de alcanzar a Merckx, que logró 34 dianas.

Una jornada tranquila para los hombres de la general, que deberán subir al escenario para interpretar la obra de la doble subida de este miércoles al Mont Ventoux. Pogacar guarda con llave el maillot amarillo, inabordable. Los aspirantes al podio se mantuvieron en sus marcas. Ben O’Coonor a 2.01 minutos, Rigoberto Urán a 5.18, Jonas Vingegaard a 5.32, Carapaz a 5.33 y Enric Mas, primer español, sexto a 5.47. Tras las tormentas alpinas, la meteorológica y la de Pogacar; y después del descanso, el pelotón volvió a la ruta para una de esas etapas llamadas de transición, marcadas para el esprint o para los aventureros. Y de pasar página para los hombres de la general.

Pogacar vivió una jornada tranquila. (Efe)Pogacar vivió una jornada tranquila. (Efe) Pogacar vivió una jornada tranquila. (Efe)

Salió el pelotón con los cuerpos algo reparados de la ciudad olímpica de Albertville sin muchas ganas de pelea. La doble escapada al Mont Ventoux de este miércoles estaba en la mente de todos. De casi todos, pues se pusieron en fuga dos currantes en busca de migajas de protagonismo, el belga Tosh van der Sande (Lotto-Soudal) y el canadiense Hugo Houle (Astana).

Cavendish, imparable al esprint

Con el pelotón reducido se pusieron manos a la obra los equipos de los aspirantes al esprint, a derribar el reinado de Cavendish, siempre al abrigo de 3 ó 4 compañeros, blindado en zona de seguridad, esperando el momento como el león que se va a zampar una gacela en breve. El Arkea trató de jugar la baza de Bouhanni, el BikeExchange la de Matthews, e incluso el Bora con Sagan, pero hay poco que hacer cuando un tren azul sale disparado con 4 balas de alta velocidad y la cuarta es un tal Mark Cavendish.

En butaca preferente, el británico machacó a sus rivales, firmando su triple. Ganó en Fougéres, Chateauroux y en Valence. Era la número 33 del Tour y la séptima de la temporada. Y quedan oportunidades. No es que le preocupe perder el récord al gran Eddy Merckx, pero al de la Isla de Man le pondría en órbita. Superar en algo al “Canibal” no lo hace cualquiera. Este miércoles llega una de las etapas más esperadas del Tour 2021, la undécima, entre Sorgues y Malaucène, de 198,9 kilómetros, con el aliciente del doble ascenso al Mont Ventoux. Tras coronar en el segundo ascenso hasta meta restarán 22 kilómetros de espectacular bajada.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba