Deportes

Chris Froome abandona Ineos y ficha por Israel para volver a ser líder de equipo

Chris Froome abandonará el conjunto Ineos (antiguo Sky) en diciembre. No lo hará, tal y como se había especulado estos meses atrás, para este Tour de Francia, donde intentará cosechar su quinto maillot amarillo a pesar de la oposición que le puedan plantear sus compañeros Egan Bernal y Geraint Thomas, sino a final de año. De esta manera, Froome cumplirá el contrato que le resta con el equipo de su vida, donde lleva diez años como figura principal, y posteriormente partirá al Israel, donde se convertirá en el líder absoluto y gozará de total autonomía para asaltar sus objetivos. Con 35 años, a Froome le toca cambiar de colores para seguir optando a las grandes carreras.

Su marcha supone el fin de una de las relaciones más exitosas del ciclismo moderno. En este tiempo, Froome se ha convertido en punta de lanza de un proyecto dominador, con una fuerte inversión económica detrás, que ha colocado a Gran Bretaña como una potencia ciclista más allá del velódromo. Cuatro Tours, dos Vueltas y un Giro adornan su palmarés particular, a la altura de las mejores leyendas de este deporte. Una etapa magistral que comenzó en la Vuelta a España del 2011, frente a Juanjo Cobo, tan solo un año después del estreno del equipo en el pelotón, y se extendió hasta el 2018, cuando el británico cerró el círculo con la consecución de su tercera grande, el Giro de Italia (en su momento el Estado de Israel, desde donde partía la cita, peleó mucho para que estuviera en la línea de salida de esa edición).

Chris Froome celebra su triunfo en el Giro del 2018, su última grande antes de la lesión. (EFE)Chris Froome celebra su triunfo en el Giro del 2018, su última grande antes de la lesión. (EFE)Chris Froome celebra su triunfo en el Giro del 2018, su última grande antes de la lesión. (EFE)

Los rumores tras su lesión

Luego vendría su desgraciada lesión, a 54km/h, en el Dauphiné que le supuso fracturas importantes en el fémur, codo, cadera y costillas. Tras pasar dos veces por el quirófano, un largo proceso de recuperación que parecía no tener fin acrecentaron las dudas sobre su vuelta. Mientras, en el equipo iban preparando su relevo con Egan Bernal, la joya del esbozo que se terminó de consolidar el curso pasado tras ganar con autoridad su primera ‘Grande Boucle’, Pavel Sivakov y la contratación de Richard Carapaz. La sabia nueva se abre paso en Ineos y Froome, veterano, ya no tiene sitio. Al fin y al cabo, sus jefes tampoco le han echado de menos porque durante su baja han seguido obteniendo resultados. En Ineos creen que su tiempo pasó y que es momento de centrarse en la nueva hornada de jóvenes, la mejor que se recuerda.

La realidad es que Froome y Dave Brailsford, manager, han ido perdiendo toda la química que les unía en el pasado. Al británico no le sentaron bien algunos comentarios del ‘staff’, que aireó a la prensa los rumores sobre su incierto estado de salud, y tampoco los efectuados por algunos compañeros como el propio Bernal, que en una entrevista para Eurosport descartó la idea de trabajar para él en el próximo Tour, aunque posteriormente matizó sus palabras pese a que la controversia ya estaba montada. Con el ambiente enrarecido y tras percatarse de que ya no poseía los mismos galones que antes, Froome tanteó la posibilidad de marcharse a otro equipo esta misma temporada para perseguir su sueño del quinto amarillo, que le situaría al lado de ciclistas como Induráin. Las reglas UCI se lo permitían. No se consiguió cerrar ningún acuerdo inmediato, pero se avanzaron detalles para el futuro.

Froome y Dan Martin, cuando este último competía en el UAE, ahora serán compañeros de equipo. (EFE)Froome y Dan Martin, cuando este último competía en el UAE, ahora serán compañeros de equipo. (EFE)Froome y Dan Martin, cuando este último competía en el UAE, ahora serán compañeros de equipo. (EFE)

A capitanear un proyecto atractivo

Israel le promete todo aquello que Ineos no. “El contrato actual de Chris termina en diciembre y hemos tomado la decisión de no renovarlo. Queríamos hacer este anuncio lo antes posible para poner fin a las especulaciones y permitir que el equipo se centre en la temporada que nos queda por delante”, informó Brailsford este jueves a través de la página web de Ineos. “Chris ha estado con nosotros desde el principio. Es un gran campeón y hemos compartido momentos memorables durante años, pero creo que esta es la decisión correcta para el equipo y para Chris. A raíz de sus éxitos en el deporte, Chris debería ser el líder único en el próximo capítulo de su carrera, algo que no le podemos garantizar aquí”. Así las cosas Froome pasará a partir del 2021 a capitanear una formación recién ascendida al World Tour (adquirió la licencia del Katusha), que cuenta como hombre más destacado para las grandes generales al irlandés Dan Martin, que le cederá el testigo al menos en el Tour y pasará a centrarse en las Clásicas de las Ardenas.

El campeonísimo británico mantendrá su alta ficha (alrededor de los 5,5 millones de euros) en un ambicioso proyecto avalado por el multimillonario Sylvan Adams: “Es un momento histórico para el equipo, para Israel y para el deporte israelí. Es el mejor ciclista de su generación y nos liderará en el Tour de Francia y en las grandes vueltas. Esperamos hacer historia junto a Chris para luchar por el Tour y por las grandes vueltas, logros que podrían convertirle en el mejor ciclista de todos los tiempos”. El paso de Froome es inteligente y llega en el momento justo. Su contrato se alargará hasta el final de su carrera y lejos de salir por la puerta de atrás del conjunto que le ha dado todo (y él a ellos), se reserva el derecho a hacerlo con honores, cumpliendo su palabra y compromiso contractual. No pegará la espantada.

Froome sabe que tiene difícil subirse a lo más alto del podio de París este curso, pues no hay más favorito que su compañero Bernal y, si la carrera sigue una lógica, tendrá que acatar órdenes, aunque no lo termina de descartar. Todo es posible en este curso extraño, comprimido al máximo. Un segundo o tercer puesto ya sería bueno para él porque demostraría que aún sigue en la pomada. Será el año que viene (no por edad) cuando disfrute de la mejor de las oportunidades para entrar en el selecto club de ganadores de cinco Tours. ¿Será capaz de conseguirlo sin el tren de Ineos y en la mejor carrera del mundo? El hecho de comprobarlo ya causa expectación.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba