Vivienda

Cinco años en rojo del euríbor, ¿cuánto bajará la cuota de tu hipoteca?

El euríbor celebra su quinto aniversario en terreno negativo. En febrero de 2016, el indicador entró por primera vez en su historia en rojo y provocó rebajas sustanciales en las cuotas de miles de hipotecados. Desde entonces, en muy pocas ocasiones la cuota de la hipoteca ha subido. Y con el cierre de febrero, volverán las rebajas. Más de 300 euros al año, en algunos casos.

A tan solo dos días de acabar el mes, el euríbor terminará febrero alrededor del -0,502%, un nivel con el que encadena cinco años por debajo del 0% desde febrero de 2016 y con el que se mantiene en niveles muy similares a los de enero (-0,505%). Además, en lo referente a las hipotecas variables, las cuotas bajarán, ya que hace 12 meses el euríbor se situaba en el -0,288%. ¿Pero cuánto?

El euríbor empieza a dar signos de estabilización, pero sin abandonar los números rojos

Los que revisen su cuota con una hipoteca de 150.000 euros a 30 años ahorrarán 13,31 euros al mes y un total de 159,72 euros durante el próximo año. En concreto, pasarán de pagar 462,52 euros con el euríbor de febrero anterior (-0,288%) a destinar cada mes 449,21 euros por su hipoteca, según los cálculos de iAhorro. Por su parte, los que tengan una hipoteca de 300.000 euros a 30 años, los próximos doce meses desembolsarán 319,44 euros menos. El ahorro mensual será de 26,62 euros, pasando de los 925,04 euros de cuota anteriores a los 898,42 que se quedarían con el nuevo euríbor.

¿Ha tocado suelo el euríbor?

“Aunque la tendencia no haya cambiado, podemos decir que el índice de referencia para las hipotecas variables ha cortado por lo sano con la racha de acumular un mínimo histórico consecutivo tras otro. El último, en enero de este mismo año. De esta manera, el euríbor empieza a dar signos de cierta estabilización, aunque sin abandonar los números rojos”, asegura Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro.

Una opinión que comparte Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator. “En marzo, es posible que el euríbor frene la bajada que lleva experimentando desde hace ocho meses. Sin embargo, se prevé que sea de apenas tres milésimas, que sería el segundo valor más bajo de la historia de este índice, pues seguirá por debajo del -0,5%. Y aunque el euríbor siga en mínimos, esta pequeña subida podría reflejar que la tendencia va a cambiar después de haber tocado suelo.

Por su parte, Colombelli llama la atención sobre otros indicadores de la economía europea que pueden dar pistas sobre el comportamiento futuro del euríbor. “Aunque la tasa de inflación de la eurozona también ha experimentado su primer repunte tras varios meses sin alcanzar terreno positivo, situándose en enero en el 0,9% y a pesar de algunos cambios de los principales indicadores de la economía, aún es pronto para hablar de variación de tendencia, de hecho las entidades mantienen sus precios respecto a las hipotecas y los pocos cambios que se han experimentado han sido a la baja”.

En su opinión, “para que se produjera una subida de precios por parte de los bancos necesitaríamos ver el euríbor en escalada por lo menos durante un semestre y en niveles próximos al 0%”, asegura Colombelli, quien asegura que “no hay que pasar por alto que el Banco Central Europeo (BCE) ya ha adelantado que las nuevas cepas del coronavirus podrían poner en riesgo la recuperación económica de la zona euro, lo que conllevaría nuevas medidas de estímulo”.

“Habrá que esperar para saber si la vacunación masiva hace que la economía europea empiece a recuperarse y con ella vuelva a subir el euríbor en los próximos meses, aunque con la aparición de nuevas cepas del coronavirus es pronto para asegurarlo”, añade Carbajal.

Hipoteca ¿con o sin bonificaciones?

Los mínimos del euríbor también condicionarán el mercado hipotecario del futuro. De hecho, durante los últimos dos años, las hipotecas a tipo fijo han ido ganando un enorme peso y a cierre de 2020 ya suponen la mitad de las hipotecas constituidas, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadñistica (INE). Sin embargo, además de la elección entre fijo o variable, son muchos los futuros hipotecados que prestan especial atención a la vinculación en torno a este tipo de productos.

E. Sanz

“El interés que han despertado los productos vinculados sobre los clientes se ha convertido en la condición ‘sine qua non’ para escoger una hipoteca. Todo este proceso de comparación tiene un gran peso en la elección final y es el punto en el que las entidades bancarias se están centrando ahora para lanzar sus ofertas”, asegura Simone Colombelli.

Los seguros de vida o de hogar son algunos de los productos combinados más comunes que piden los bancos para bonificar con una hipoteca. “No obstante, es importante diferenciar si lo que estamos contratando nos interesa o si asumiremos un gasto que, de no ser por conseguir mejores condiciones en nuestro préstamo hipotecario, jamás habríamos contratado. Un seguro de vida es un producto que, seguramente, una persona soltera no contrataría si no fuera como bonificación para mejorar el importe de su hipoteca. Al fin y al cabo, estaría pagando toda la vida por algo que no va a heredar ningún familiar directo”, señala el director de hipotecas de iAhorro.

Y añade. “Hay que tener en cuenta que, desde la reforma de la Ley de Crédito Inmobiliario de junio de 2019, los productos vinculados en ningún caso pueden ser un requisito obligatorio para acceder a un préstamo hipotecario.

Mejores tipos para unos perfiles

Por otro lado, a pesar de que la concesión de hipotecas no ha sufrido un impacto tan fuerte por culpa de la pandemia como la compraventa, lo cierto es que conseguir una hipoteca, especialmente para determinados perfiles de clientes, se complica.

“La situación económica derivada de la pandemia del coronavirus ha hecho que los bancos se vuelvan más estrictos con algunos clientes y, en cambio, adulen a los que tienen mejores perfiles para poder captarlos”, reconoce Colombelli.

E. Sanz

En el primer caso, el director de Hipotecas de iAhorro considera que “aquellos que estén especialmente relacionados con los sectores en los que más impacto ha tenido la pandemia tendrán mayores dificultades para conseguir la financiación que necesitan. El típico director de hotel, que antes era un perfil que gustaba mucho, va a tener muy complicado acceder a un 90% de financiación. Estos porcentajes se están reservando para otro tipo de perfiles, como el funcionario de toda la vida. Por otro lado, estamos ante un momento idóneo para que la banca sea especialmente generosa con los perfiles que más le interesan. Ya sea negociando por el tipo de interés (mixto, variable o fijo) o por las bonificaciones asociadas al préstamo”, concluye este experto.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba