Viajes

Cinco ciudades con mucho frío para recorrer (abrigados) ahora en invierno

La realidad es lo que tiene, que se impone a nuestros deseos. Existe el invierno y existe el frío. Y ambos llegan. Pero eso no debe desanimar, y no lo hace, nuestras ganas de viajar (pese al difícil momento que atravesamos).

De hecho, y es lo que proponemos, hay ciudades españolas que son famosas por su frío. Lejos de rehuirlas, lo que podemos hacer es eso, recorrerlas, bien abrigados, para descubrir sus tesoros en la salsa del invierno. Estas cinco ciudades tienen mucho que mostrar, aunque sea en diciembre.

La ciudad de Teruel está vinculada a una tradición medieval de sabor y belleza románticos: la de los Amantes. “Las Bodas de Isabel de Segura”, una popular fiesta turolense en la que se revive el ambiente medieval de la ciudad en el siglo XIII, coincide con el día de los enamorados.

Pero hay más. Teruel es la ciudad del mudéjar. Sus emblemáticas torres, la fabulosa techumbre policromada y el cimborrio de su catedral son las máximas expresiones del arte mudéjar en España.

La ciudad tiene un claro sabor a medieval, te darás cuenta al pasear por sus calles y descubrir el impresionante legado artístico que conserva.

En la ciudad que crece junto al Duero, hay varios monumentos imprescindibles. Destaca el Claustro de San Juan de Duero, declarado Monumento Nacional en 1882. Cruzando el río a través del Puente Medieval se llega al enclave donde se asentó la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Duero.

También junto al río se encuentra la ermita de San Saturio. Cuenta la tradición que en el siglo VI el noble soriano Saturio, tras fallecer sus padres, repartió sus riquezas entre los pobres y marchó a vivir a unas cuevas junto al Duero. Otros lugares monumentales de interés son la Iglesia de Santo Domingo, el Palacio de los Condes de Gómara o la Playa Mayor.

Y Machado. Recorrer los rincones de la ciudad en los que el poeta dejó su huella es una atractiva propuesta. Podemos visitar la iglesia de Santa María la Mayor, donde se casó con Leonor; el paseo Mirón, donde ambos vivieron; y la iglesia del Espino, junto a la que se encuentra el olmo seco que inspiró uno de los poemas más famosos del autor. También se puede visitar el aula donde impartió clases en el, ahora, Instituto Antonio Machado.

“Sus parques y jardines dan a los vitorianos más metros cuadrados de espacios verdes por habitante que cualquier otra ciudad española”. Es lo que dice National Geographic de Vitoria, la ciudad española que en 2012 fue Capital Verde Europea. La prestigiosa revista ha elaborado una lista con los 25 mejores destinos a los que viajar en 2021, entre los que ha incluido a Vitoria.

La publicación norteamericana también resalta la pasión de sus habitantes por preservar la tradición, “especialmente en su casco histórico”, con calles “que llevan los nombres de los gremios artesanos medievales” y donde “los lugareños abarrotan los bares y restaurantes” para degustar los famosos pintxos.

Entre los puntos emblemáticos, la majestuosidad gótica de la Catedral de Santa María y la emblemática Plaza de la Virgen Blanca, que honra a la patrona de la ciudad.

Enclavada en plena ruta francesa del Camino de Santiago, Burgos tiene rincones, plazas y callejas de sabor y belleza. El centro de esta ciudad y de todas las miradas es la catedral de Santa María, en la plaza del Rey San Fernando, acaso más bello ejemplar del gótico en España, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Burgos presume de otras dos joyas las joyas. Una de ellas es el Real Monasterio de las Huelgas, fundado en 1187 por Alfonso VIII y su esposa doña Leonor de Inglaterra, paso a la historia como el lugar donde los monarcas eran armados caballeros bajo la autoridad divina. Hoy vive en el monasterio una comunidad de monjas de clausura.

La otra joya es la Cartuja de Miraflores, donde se puede admirar un maravilloso retablo mayor, obra de Gil de Siloé y, sobre todo, el sepulcro de planta de estrella de Juan II e Isabel de Portugal, también del mismo autor.

Emblema de la ciudad, las Casas Colgadas datan del siglo XIV y recibían el nombre de Casa del Rey y Casa de la Sirena. A través de un pasadizo horadado en la roca, accedemos al metálico Puente de San Pablo, desde el que vemos estas casas que cuelgan sobre río Huécar y una panorámica del resto de edificios al borde de la hoz.

La catedral de Cuenca comenzó a construirse a finales del siglo XII, en plena transición entre románico y gótico, pero fue modificada después con elementos renacentistas, barrocos… Su fachada actual es de estilo neogótico.

En la Plaza de la Ciudad de Ronda se encuentra el Museo de Arte Abstracto. Alberga una riquísima colección de pintura y escultura abstracta. En su interior encontramos obras de artistas como Chillida, Tàpies, Feito, Saura, Zóbel, Torner o Sempere.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba