Viajes

Cinco cosas que ver en la asturiana Cadavedo

Cadavedo, Cadevéu en asturiano, es una parroquia del concejo asturiano de Valdés. Situado sobre la rasa costera, entre el cabo Vidio y el cabo Busto, es uno de los pueblos más bellos del concejo.

En la Edad Media fue puerto ballenero, pero hoy es muy conocido por su arquitectura indiana y por los muchos hórreos con que cuenta. Aunque, según los propios asturianos, lo que de verdad hace de Cadavedo un lugar único, es su ermita de La Regalina y la fiesta que le acompaña.

Con los ojos bien abiertos, ganas y curiosidad, nos acercamos a esta localidad del Occidente asturiano. Estas son cinco cosas (al menos) que ver en Cadavedo.

La playa de Cadavedo es un enclave de enorme valor natural entre cabo Vidio y cabo Busto. La Ribeirona, como también la llaman, tiene forma de concha y es idónea, además de para el baño, para practicar pesca deportiva, buceo y surf. De arena y piedras, es una playa de fácil acceso y bien dotada de servicios. Arriba, en una colina, aparece la ermita de la Virgen de la Regla.

Como decimos, esta ermita está situada en lo alto de la Punta de Cuernu, en un espectacular paraje. Los peregrinos del Camino de Santiago fomentaron la devoción a la Virgen de la Regla y en la actualidad se siguen celebrando fiestas en su honor como la conocida Romería de la Regalina. Este lugar es un “casi sagrado” de esta parte del Principado. La Virgen de Nuestra Señora de Riégala es la patrona de Cadavedo y desde 1931 tiene su ermita, la de Santa María de Riégala.

Tanto el lugar como la fiesta son algo único. Cada último domingo de agosto miles de personas participan en una misa al aire libre, en el campo de La Garita, junto a la ermita de Santa María de Riégala, junto a sus espectaculares acantilados. Hay un desfile de romeros ataviados con la indumentaria tradicional, que se mueven al ritmo de los carros y la música de gaitas y tambores.

Se la considera una de las citas ineludibles en el verano del concejo de Valdés, y es tanto por su origen y peculiaridades una fiesta muy de corazón, que levanta adhesiones inquebrantables y profunda admiración en cuantos la conocen.

Pasa por ser uno de los mejores exponentes de la arquitectura militar de la Baja Edad Media asturiana por su carácter señorial y defensivo. Su origen se remonta, probablemente, en el siglo X u XI. De carácter defensivo, parece haber sido aprovechada con fines militares durante la Monarquía asturiana. Junto a la torre, se halla el palacio Villademoros, del siglo XVIII.

Decíamos que Cadavedo es muy conocido por el gran número de hórreos que aún en el siglo XXI puede mostrar. En el pueblo se conservan actualmente unos 95 hórreos o paneras.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba