Viajes

Cinco cosas que ver en Valencia cuando en Fallas no hay Fallas

De momento, Valencia no tiene Fallas este 2021, como ya ocurrió el año pasado. Al menos no cuando el calendario y la tradición dicen que deben tener lugar. Está claro que no se celebrarán en el primer semestre, pero el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, dijo en febrero que no era capaz “de realizar la afirmación rotunda de que en 2021 no habrá Fallas“.

Ya se verá. Lo cierto es que hoy Valencia es una ciudad sin Fallas. Tal vez para la mayoría sea una decepción, pero son muchos también los que quieren visitar la ciudad y evitar las mascletàs y el olor a pólvora. Es más, también los hay que no están interesados en, por ejemplo, los edificios de Santiago Calatrava en la capital de la Comunidad Valenciana.

Para unos y otros hay rincones clásicos de Valencia que merecen una y mil visitas. Son, al menos, cinco cosas que ver en Valencia cuando no hay Fallas.

Es una de las zonas húmedas más importantes de la Península ibérica. Aquí se puede disfrutar de un entorno diferente, de un gran número de especies únicas de aves acuáticas e impregnarse de la cultura pescadora y de su gastronomía probando platos como el arròs a banda, el all i pebre o la paella. A la Albufera es fácil llegar. Si se está en el centro se puede coger un autobús de línea, el 25, que tarda menos de una hora, pero también se puede disfrutar de una visita guiada con el autobús turístico que incluye también un paseo en barca.

Espacio agrícola y pesquero con 1.200 años de antigüedad, es el último espacio español incluido en el registro de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial. L’Horta está formada por unas 6.000 pequeñas explotaciones agrícolas y miles de pequeñas parcelas. Alrededor del 80% del área se utiliza para cultivar frutas y unos 50 tipos de hortalizas.

Esta playa de 100 metros cuadrados puede ser un buen lugar para desconectar de la fiesta y si el tiempo acompaña, hasta para darse un chapuzón. La Malvarosa es una espectacular playa urbana de arena fina con un kilómetro de largo y una anchura media de 135 metros que tiene un marcado carácter levantino, ofreciendo a quienes la visitan y la disfrutan una sensación de amplitud y abertura.

Este barrio antiguo es la cara costera de Valencia y es famoso por su arquitectura popular. En la arquitectura del Cabanyal no cabían prototipos. Aquí, cada vecino decoraba la fachada a su gusto siempre manteniéndolo dentro del estilo popular que ha hecho famosas a sus calles dónde es común encontrar fachadas recubiertas de vistosos azulejos. Además, por su cercanía al mar, el Cabanyal es también un barrio con muy buen ambiente nocturno ya que con la llegada del buen tiempo se puede disfrutar de las diversas terrazas que los hosteleros de la zona instalan en el paseo marítimo y que ofrecen unas increíbles vistas en primera línea de playa.

El parque urbano de 110 hectáreas y más de 9 kilómetros transitables que recorre prácticamente de punta a punta la ciudad, ejerce de pulmón verde para Valencia. Ubicado en el antiguo cauce del río Turia, lo ideal es recorrerlo paseando, en patines o en bicicleta, pero este parque también es un lugar ideal para hacer ‘picnic’ o en familia o practicar actividades deportivas en las distintas instalaciones habilitadas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba