Viajes

Cinco lugares para visitar a menos de una hora de León

León es una provincia cargada de atractivos en cada uno de sus rincones, en cada una de sus comarcas. De lo natural y de lo cultural. De lo primero destaca el Parque Nacional de los Picos de Europa, que el viajero puede conocer realizando la Ruta del Cares (aunque esta vez se nos queda fuera porque está a más de una hora de León capital).

Culturalmente, en León existen localidades con un rico patrimonio como Ponferrada, Astorga o, claro, la propia capital, con, por ejemplo, su Catedral y su Casa Botines. León forma parte de la de la Vía de la Plata y el Camino de Santiago. Estos que siguen son cinco lugares para visitar a menos de una hora de la ciudad de León.

Capital de la comarca del Bierzo, constituye una de las etapas principales del Camino de Santiago a su paso por la provincia de León. El casco histórico de esta localidad se extiende a los pies de un imponente castillo fundado por los templarios (en la imagen). Esta fortaleza medieval se alza sobre el río Sil. Fue comenzada a construir hacia finales del siglo XII.

Al casco antiguo se entra por la Calle del Reloj, donde se levanta la Torre del Reloj, construida bajo el reinado de Carlos I, en el siglo XVI, sobre una de las puertas del antiguo recinto amurallado. El final de esta calle conduce a la Plaza de la Encina, donde se levanta la Basílica de la Encina, uno de los edificios religiosos más destacados de la ciudad. En la parte baja del casco antiguo aparece el Hospital de la Reina, de estilo renacentista, y la iglesia barroca de San Andrés, que alberga un Cristo de los Templarios.

De calles empedradas y casas blasonadas, es uno de los pueblos más hermosos de la Maragatería. Está considerado como el ejemplo más bello de la arquitectura popular de toda la comarca de Maragatería. La piedra y arcilla roja de sus fachadas contrasta con los vivos colores de los portones y ventanas: azules, verdes y blancos. A los atractivos artísticos se suman los gastronómicos, pues Castrillo de los Polvazares es cuna del famoso cocido maragato.

La capital de la comarca leonesa de la Maragatería ofrece un rico legado medieval, fruto de su ubicación en un cruce de caminos: el Camino de Santiago y la ruta Vía de la Plata. Su recinto amurallado conserva iglesias, conventos y hospitales, que trasladan al viajero a la más pura tradición jacobea. Sobresale también en su trazado urbano una obra cumbre del arquitecto modernista Antonio Gaudí: el Palacio Episcopal (a la izquierda en la foto).

Histórica ciudad que se extiende sobre un suave montículo y cuyo centro neurálgico es la plaza Mayor, que conserva su estructura de soportales. En sus calles pueden contemplarse algunas casas de entramados de madera y ladrillo o con revocos de paja y barro. Entre su patrimonio artístico, herencia de su pujante pasado, destacan las iglesias de San Tirso y de San Lorenzo, de estilo mudéjar de los siglos XII y XIII respectivamente, y el convento de las Benedictinas, hoy museo de Sahagún.

Es la última localidad de importancia que atraviesa el Camino de Santiago por tierras leonesas. Su nutrido conjunto monumental y su carácter jacobeo la han convertido en importante centro turístico. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. La plaza Mayor, el Ayuntamiento, la calle del Agua, el arco en el que desemboca y sus mansiones, entre las que sobresalen una morisca del siglo XV, el convento de las Agustinas Recoletas y otros palacios, forman el eje turístico.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba