Viajes

Cinco paradas obligatorias en la CO-4, la espectacular carretera que va de Covadonga a Los Lagos

Dos de los lugares más emblemáticos de ese paraíso verde que es Asturias son respectivamente el santuario de la Virgen de Covadonga y Los Lagos. Los dos sitios se encuentran, además, muy próximos entre sí (a unos 15 km) y comunicados por una espectacular carretera, la CO-4, que ya resulta monumental en sí misma por la belleza natural que ofrece el Parque Natural de los Picos de Europa, en el que se encuentra.

Hay que recordar que, como medida para reducir la presión humana sobre el medio natural, el acceso con coche particular a Los Lagos se encuentra muy restringido. En particular, durante el período que va desde el 31 de mayo al 17 de octubre y en otros festivos y fechas señaladas sólo se permite el acceso antes de las 8:30.

Si te animas a realizar este recorrido, hay algunos puntos concretos que merece la pena pararse a contemplar.

Como no podía ser menos, el primer hito es el inicio de la propia ruta con el complejo de Covadonga, que incluye el pequeño santuario situado en la cueva del mismo nombre, el Monasterio de San Pedro y la Basílica de Santa María la Real y se encuentra enclavado en un espectacular paraje entre densos bosques y escarpados montes.

Más o menos a medio camino encontramos el Mirador de La Reina, un punto ideal para contemplar los Picos de Europa y hasta, en los días claros, el Mar Cantábrico al fondo. Además, se trata de un mirador muy apreciado por los amantes de la ornitología por la variedad de fauna aviar que puede observarse con unos buenos prismáticos y suficiente paciencia.

Una vez llegados al Parking de la Buferrera podemos acercarnos al Mirador del Príncipe, con increíbles panorámicas de la Vega de Comeya, la Sierra de Sueve y el valle del Río Güena.

Desde el mismo parking y a través de un camino de unos 5 minutos andando se encuentran las minas de Buferrera, una vieja explotación cercana al Lago Enol que ha sido rehabilitada y en la que incluso se puede echar un vistazo a algunos de los túneles que la conforman.

Por último, tenemos el Mirador de Entrelagos, al que se llega también a través de una corta caminata desde el parking de Buferrera y que es la forma ideal de disfrutar de la vista de los dos lagos, el Enol y el Ercina.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba