Viajes

Cinco playas de Huelva para visitar en “veroño”

Llamamos ‘veroño’ al tiempo casi veraniego de las primeras semanas del otoño. Y pese a que 2020 está siendo un año raro y atípico como pocos, el ‘veroño’ ya está aquí. Ha cogido el testigo de la borrasca ‘Alex’ y nos va a acompañar unos cuantos días.

Así que aún podemos buscar la playa, aunque tal vez ya no podamos bañarnos. Y si de sol y playa se trata la costa de Huelva tiene mucho que ofrecer. La provincia presume de tener cerca de tres mil horas de sol y una temperatura media anual de 19 grados.

Por algo su costa se hace llamar Costa de la Luz. Los municipios asomados al Atlántico son Ayamonte, Almonte, Cartaya, Isla Cristina, Lepe, Palos de la Frontera, Moguer y Punta Umbría. Abarcan más de 120 kilómetros de playas. De entre todas, te proponemos estas cinco.

Es un enorme arenal de 6 kilómetros de largo por 30 metros de ancho, que se extiende desde la desembocadura del Carreras hasta la del Guadiana. Se encuentra, además, junto al Parque Natural de las Marismas de Isla Cristina. De aspecto salvaje por sus dunas, que invitan a realizar largas caminatas por la arena, dispone sin embargo de todo tipo de servicios. Arena dorada y aguas tranquilas, esta playa de Ayamonte es ideal para la práctica de deportes náuticos.

Esta playa, 2,5 kilómetros de arena dorada y fina, es reciente. Nació de la actividad portuaria, con la creación del Dique Juan Carlos I. En sólo dos décadas, la acumulación de arena en su parte oceánica ha dado como fruto una inmensa playa virgen en el Paraje Natural de Marismas del Odiel. Es una playa perfecta para practicar kitesurf y pesca deportiva.

La encontramos entre Lepe e Isla Cristina y su nombre deriva de la unión de Isla Cristina y La Antilla. Se puede acceder a ella desde las playas vecinas caminando por el litoral, ya que se encadenan unas con otras. La playa de Islantilla cuenta con 1.700 metros de longitud y entre 50 y 80 de anchura: hay sitio para todos. Cuenta con excelentes servicios y su entorno permite visitarla todo el año.

Uno de los lujos de esta playa de más de 4 kilómetros es que limita al este con las playas de Doñana. De modo que al Parque Nacional se puede acceder a pie: 40 kilómetros frente al mar que baña la más importante de las reservas naturales de Europa. Al lado contrario, una parte está urbanizada, con muchos hoteles y restaurantes. En esta playa familiar, contigua a la de Mazagón, hay que ver la Torre de la Higuera, conocida como “el tapón de Matalascañas”.

Mazagón es una localidad mancomunada entre Palos de la Frontera y Moguer que posee 6 kilómetros de playa. Dunas, pinares, playas y acantilados. La playa recibe el nombre del Parador de Mazagón que se encuentra detrás. Aguas tranquilas, nueva infraestructura turística y de servicios, y gran oferta para la navegación deportiva.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba