Deportes

Cómo tirar a la basura uno de los mejores coches de la parrilla por ser hijo de…

El Gran Premio de Portugal de Fórmula 1 tuvo de todo, sobre todo en su inicio, pero a quien se le descosieron todas las costuras fue a Lance Stroll. El canadiense sigue cometiendo errores imperdonables, demostrando una falta de nivel alarmante para estar en el gran circo, y en Portimao ha sacado de quicio hasta al risueño Lando Norris. La realidad es que si no llega a tener el dinero de su padre detrás, hace tiempo que no estaría en la parrilla, y lo ha dejado claro en sus cuatro años en la F1, pero a veces en este mundo manda lo que manda.

En Portimao, volvió a decepcionar. El sábado, fue vapuleado por Pérez. Seis décimas entre ambos y el canadiense echando la culpa al viento. En carrera, nuevo error de pilotaje impropio de un piloto de F1. Stroll repitió la misma locura que en los entrenamientos libres: estar por el exterior y buscar el piano interior. Al igual que con Verstappen, tomó la curva como si el otro monoplaza no estuviera ahí. Sin embargo, esta vez la excusa de decir que no lo vio, que no sabía que estaba ahí, ya no cuela. Su maniobra hundió su propia carrera y la de un Lando Norris al que se le vio por primera vez realmente cabreado.

“Salimos increíblemente bien”, explicó el piloto de McLaren. “Ver los dos coches delante, primero y tercero, ha estado bien, pero no ha durado mucho. Hemos salido muy bien, estábamos en una muy buena posición, he pilotado bien y estoy contento por lo que he hecho. Hemos sufrido un poco con el ‘graining’ en los neumáticos delanteros, perdimos posiciones, y luego ya tuve el incidente con Stroll. Por mi parte, creo que yo lo he hecho bien, pero he tenido mala suerte al encontrarme con otros pilotos haciendo estupideces“, declaró el británico a los micrófonos de Movistar+. Volviendo a comentar su encontronazo con Stroll, Norris insistía en que la manera de actuar del piloto canadiense no ha sido la correcta. “No fue una buena batalla”, expresó. “Me atacó por la izquierda, pero después cerró el vértice como el viernes. No sé que decir, hace lo mismo siempre, me ha arruinado la carrera“, finalizó Norris.

Y Pérez es el que tiene que irse…

Con este resultado, el canadiense suma su tercer cero consecutivo, cuarto de la temporada. Mientras su compañero de equipo, que se quedaba último en la primera vuelta tras un toque con Verstappen, se le escapaba a dos vueltas del final el quinto puesto y era recompensado por los aficionados con el piloto del día. Diferencias. Incluso Nico Hulkenberg, cuando tuvo la oportunidad, logró mejores resultados que el canadiense.

Stroll está tirando a la basura un año que apuntaba a éxitos de Racing Point. Desde el principio de temporada, el monoplaza, acusado de ser una copia del Mercedes de 2019, ha sido con claridad el tercer mejor coche de la parrilla, pero la falta de un piloto de calidad junto a Pérez provoca que tengan más cerca de lo que deberían a McLaren y Renault en esa batalla. El mexicano ha podido tener mejores resultados, pero la realidad es que por lo menos ha puntuado en todas las carreras que ha disputado. En cambio, Stroll ha sufrido más de la cuenta, y más por errores suyos que del monoplaza. Las diferencias entre ambos son claras, a pesar del podio en Monza de Stroll. 74 puntos de Pérez perdiéndose dos carreras, a solo seis de Daniel Ricciardo, que es cuarto, por los 57 de Stroll, que lo sitúan como el undécimo mejor piloto. Y, tras este 2020, ¿Pérez es el que tiene que irse de Racing Point y Hulkenberg el que espera en casa una oportunidad?.

Stroll ha sido humillado en cada una de las temporadas en que ha estado en la F1. Su debut en Fórmula 1 fue en Williams y con Felipe Massa a su lado. El brasileño pensando en la retirada le arrasó, superándole por 17 a dos en los entrenamientos clasificatorios, y solo logró vencerlo en cuatro ocasiones en carrera. En 2018, Stroll se enfrentó a Sergei Sirotkin, un debutante de perfil más bajo. Aun así, el ruso también le superó los sábados por 12 a ocho. Fue casi una décima de media más rápido en clasificación. Y en 2019, dio un salto a un coche de mayor calidad, pero también a un piloto en forma, con experiencia y con talento, como Checo Pérez. El resultado fue peor aún. Los sábados, el mexicano superó a Stroll por un contundente 19 a dos.

Lance Stroll, en su toque con Lando Norris. (EFE)Lance Stroll, en su toque con Lando Norris. (EFE)Lance Stroll, en su toque con Lando Norris. (EFE)

La preocupante tendencia de la F1

Hace un par de años, el piloto de Renault Esteban Ocon, una de las mayores promesas de la F1, fue el que sufrió la presencia de Stroll. Fue despedido por Force India cuando el equipo fue adquirido por Lawrence Stroll, quien nombró a su hijo Lance para reemplazarlo. El francés se quedó sin equipo a pesar de su talento y tuvo que esperar un año para encontrar un nuevo asiento. “Acabo de leerlo en la prensa, así que no sé qué está pasando en ese equipo”, dijo Ocon en Portugal cuando se le preguntó sobre los rumores de que George Russell podría quedarse sin sitio en Williams para la entrada de un piloto con dinero ante la crisis del equipo. “No sería justo si no está en la parrilla el año que viene, pero eso es Fórmula 1, a veces es brutal. Me di cuenta de eso a finales de 2018, pero espero que escape a este destino”, confesó.

El año pasado, Lewis Hamilton también hacía una reflexión sobre las oportunidades que hay en la F1 y cómo un amigo suyo con talento se quedaba por el camino por la falta de recursos. “Tengo un amigo que casi llega a la Fórmula 1, pero fue adelantado por un niño rico, y su oportunidad se evaporó”. Y es que la tendencia del automovilismo en los últimos tiempos es que los recursos económicos priman sobre el talento, y esta tendencia cada año que pasa es más notoria. “Hay muy pocos pilotos de familias de clase trabajadora en su camino hacia la cima. Son todo familias con dinero”, comentaba el británico.

La realidad es que Stroll, desde su infancia, disfrutó de todos los medios a su disposición. Con solo 11 años, se convirtió en el piloto más joven en incorporarse a la Ferrari Driver Academy. El responsable del programa, Luca Baldiserri, dejó Ferrari para centrarse en su crecimiento. Fue escalando campeonatos con los mejores coches. Ha vivido con todos los medios y recursos a su alcance para su formación desde la infancia, y con varios equipos de propiedad paterna o fuertemente apoyados durante sus primeros pasos en monoplazas y en la Fórmula 1. Tras cuatro decepcionantes años en el gran circo, la pregunta es: ¿tiene el talento necesario para estar en la Fórmula 1? Los datos hablan por sí solos, sus errores en la pista más aún y los comentarios de los colegas parece que también lo dejan claro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba