Salud

Consejos para recuperarte del agotamiento mental

Quien más, quien menos, siente en su cuerpo alguna vez el peso del cansancio. Especialmente durante este último y duro año, un periodo de tiempo extraño en el que hemos parecido flotar como en un sueño. Para muchas personas, el verano que llega ahora es sinónimo de descanso, pero esto es engañoso porque el agotamiento puede ir mucho más allá de liberar estrés tomando una caipirinha en la playa.

De hecho, los tres grandes desencadentantes del agotamiento, según los expertos, son: el agotamiento emocional, la reducción de logros y la despersonalización. Si últimamente sientes que vives amargado con todo y con todos, quizá hay algunos consejos que puedan servirte para manejar el agotamiento.

Cuídate

Es un cliché, pero también una realidad. ¿Cuándo fue la última vez que pasaste una noche sin Netflix, no bebiste después del trabajo o comiste sin mirar el móvil y el ordenador? ¿haces ejercicio? Todo son variables fundamentales para sentirse mejor.

Qué te causa problemas

Según la principal experta en el campo del agotamiento, la doctora Christina Maslach de la Universidad de Berkeley (California), los problemas laborales se pueden reducir a seis cosas:

Carga de trabajo:

estás atascado con una lista interminable de tareas pendientes y nunca podrás ponerte al día.Control: o mejor dicho, falta de él. Sientes que no tienes ninguna prerrogativa a la hora de establecer o influir en las tareas, los procesos o los plazos.Recompensas: sientes que te están explotando. Hay poca recompensa por tu trabajo, ya sea en términos de finanzas, prestigio o comentarios positivos.Equidad: tu entorno de trabajo es hostil o injusto.Comunidad: hay una falta de apoyo y camaradería por parte de los colegas. O peor aún, las puñaladas por la espalda y la mezquindad son un capítulo no oficial del manual de la empresa.Valores: trabajas en contra de tus valores, como desalojar a ancianas o arponear ballenas bebé.

Identificar qué es lo que te molesta es la clave para poder cambiarlo.

Mirar hacia el futuro

Lo opuesto al agotamiento laboral es el compromiso laboral. Así que imagina lo que se necesitaría para comprometerte. ¿Dónde te gustaría estar? ¿Qué te viene a la mente cuando piensas en tu trabajo ideal? ¿Cómo puedes sentir que puedes tener cierta autonomía sobre tu trabajo, en lugar de que se tomen decisiones por ti?

Toma decisiones importantes

Si intentar mejorar las cosas dentro de lo posible no funciona, podría ser una señal de buscar otro puesto en otro lugar o dar un giro de 180ºC a tu vida.

Los tres grandes determinantes del agotamiento, según los expertos, son: el agotamiento emocional, la reducción de logros y la despersonalización

Delega

No significa echarle cara, simplemente luchar contra esa sensación de que solo tú puedes resolver las cosas. Curiosamente, aquellos con un sentido de responsabilidad excesiva (piensas que si quieres que algo se haga bien debes hacerlo tú mismo) son más vulnerables al agotamiento. Y a veces ese pensamiento puede ser cierto en cuanto a tu disertación, tus pacientes, a veces tú eres el único que puede estar a cargo. Pero también a veces se pueden delegar cosas. Si sospechas que es un poco demasiado responsable, pon a prueba la delegación y ve qué sucede.

Diversifica tu tiempo

Cuando nos quemamos, a menudo nos volvemos unidimensionales. La vida se reduce al trabajo y al ejercicio cuando terminamos, lo que atribuimos a “cuidarnos a nosotros mismos”, pero en realidad es solo otro deber. Haz las cosas que quieras hacer, tómate tu tiempo libre también; ya sea que te tomes unos días después de terminar ese gran proyecto de trabajo o después de salir de tu trabajo actual y antes de comenzar el siguiente. Durante tus vacaciones, visita a tus amigos, si puedes hacerlo, viaja o al menos descansa: lee algunas novelas, trabaja en tu casa o juega con tus hijos.

Si pones a prueba algunos de estos siete consejos cuando estás encendiendo el ordenador, pasarás de estar quemado a avivar las llamas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba