Viajes

Consejos para salir a la nieve y a la montaña con garantías

Es irresistible. Salir al campo, subir una montaña, pisar la nieve… Las restricciones obligadas por la pandemia han aumentado nuestras habituales ganas de darnos una vuelta por el aire libre. La excepcional naturaleza del territorio español y su clima, por lo general favorable, junto con lo económico que resulta hacerlo son razones de peso.

Rutas naturales, caminos montañeros y sendas rurales se ven desbordadas por multitudes. Excursionismo y senderismo son las actividades deportivas que más han crecido los últimos tiempos. La tendencia es muy buena noticia. El contacto con la naturaleza solo aporta beneficios. Escapar de la ciudad, olvidarse por unas horas de los condicionantes de la Covid-19 y relajarse con una actividad física sin demasiadas complicaciones tiene efectos positivos para la salud física y mental.

Aumento de accidentes

El problema es que muchos de los que deciden realizar estas rutas lo hacen sin preparación adecuada, enfrentándose a retos que están por encima de sus posibilidades. El resultado es conocido: un espectacular aumento de los accidentes en la montaña y el aire libre.

Según datos de los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña, GREIM, de la Guardia Civil, en los últimos 25 años el número de accidentes en la práctica de estas actividades se ha multiplicado por dos. A la cifra hay que aumentar los rescates de los cuerpos especiales de varias Autonomías, en las que no opera la Guardia Civil, y que suponen en torno al 60 por ciento de todos los que se producen.

Según datos de los Grupos de Rescate de la Guardia Civil, en los últimos 25 años el número de accidentes en la montaña se ha multiplicado por dos

Equipo y ropa adecuada

Lejos de lo que pueda pensarse, la mayor parte de los accidentes se desencadenan en lugares sin la menor dificultad, caminos y sendas, donde se han realizado el 42 por ciento de las intervenciones de los grupos de rescate. Los tropiezos y caídas suponen el 52 por ciento del origen de los accidentes, siendo la sobreestimación de las posibilidades la causa principal en el 68 por ciento de los mismos.

Recorrer un sendero, caminar por el campo es fácil; hacerlo con seguridad no lo es tanto. Para evitarlo, estos consejos son obligados. De manera especial en invierno, cuando hay que extremar las precauciones a la hora de elegir destino, el mejor equipo y la ropa más adecuada.

No optar por una actividad por encima de nuestras posibilidades. Hay que ser consciente de las condiciones físicas, psicológicas y técnicas y la experiencia de cada uno. Esto debe respetarse tanto a la hora de proyectar la salida como a lo largo de la actividad. Evitar tramos complicados, como los que estén recubiertos de hielo, y las pendientes empinadas y con exceso de nieve, susceptibles de desencadenar un alud, es básico.

Fuentes de información fiables

Documentarse bien, recurriendo a fuentes fiables. Hace pocos días, un periódico de tirada nacional recomendaba la cresta de Claveles, en la Sierra de Guadarrama. En verano, este recorrido, en el que han fallecido varias personas, no es apto para todos los públicos; en invierno, la cresta suele estar recubierta de hielo, siendo obligados crampones y piolet, sin que esté de más la cuerda. La invitación, inadecuada para personas con escasa experiencia, como la mayoría de los lectores de un medio generalista, ofrecía como solución a la complicada cresta el equívoco dato de una senda inexistente.

No salir nunca en solitario. En caso de no encontrar compañero, recurrir a un grupo de montaña o a una agencia de viajes especializada

Hacer caso a una fuente digna de confianza es imprescindible. El problema radica en cómo encontrar esa fuente. La manera lógica es recurrir a entidades como federaciones de montaña y grupos de guías especializados. La contratación de estos no es habitual en España, pero resulta la mejor manera de enfrentarse a la montaña con garantías.

Previsiones meteorológicas

Consultar las previsiones meteorológicas es de sentido común. Cuando sean desfavorables, cambiar la actividad, o posponerla para otra fecha.

No salir nunca en solitario. En caso de no encontrar compañero, recurrir a un grupo de montaña o a una agencia de viajes especializada. Dejar siempre dicho cuáles son los planes de la actividad y el horario previsto de regreso.

En invierno, además de las botas impermeables no hay que olvidar la «regla de las tres ges»: gorro, guantes y gafas

Calzado y ropa de abrigo adecuados son imprescindibles en cualquier época del año. Más en invierno, donde las botas deben ser impermeables y un momento donde no hay que olvidar la ‘regla de las tres ges’: gorro, guantes y gafas. Una chaqueta impermeable, teléfono móvil con la batería cargada y evitar elementos no necesarios en la mochila otorgan mayores garantías a los recorridos por el aire libre.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba