Deportes

Croacia sigue el ejemplo de Modric y se agarra a la Eurocopa (1-1)

En el descanso del partido ante la República Checa, Croacia estaba prácticamente eliminada de la Eurocopa. Equipo menos fresco físicamente que otras selecciones, lastrado por un absurdo penalti de Lovren que permitió a Schick convertirse en el ‘Pichici’ momentáneo del torneo, la finalista del último Mundial se retiró con auténtico desánimo a los vestuarios del Hampden Park de Glasgow. Dieciocho minutos después, en el 47 de la segunda parte, Perisic demostró a su técnico lo erróneo que es ponerle en la banda derecha e igualó el partido con un golazo cien veces repetido: desborde por la izquierda y disparo combado con la derecha desde el ángulo.

Bastaron tres minutos de la reanudación para comprobar el cambio de actitud de la selección balcánica, comandada por el ejemplo constante de su capitán, Luka Modric, obligado a mantener el equilibrio defensivo por la ausencia de Brozovic pero impagable durante todo el encuentro en el sacrificio defensivo (con varias intercepciones en su área incluidas), organizador de sus compañeros y siempre disponible para romper líneas en la salida en un equipo que no mostró su presunta superioridad este viernes en Escocia.

Patrik Schick se duele tras la acción que motivó el penalti. (REUTERS)Patrik Schick se duele tras la acción que motivó el penalti. (REUTERS) Patrik Schick se duele tras la acción que motivó el penalti. (REUTERS)

El escaso margen de error que le dejó la derrota con Inglaterra animó a Croacia a presentar un esquema más ofensivo frente a un rival mucho menos presionado, que desplegó un juego más veloz y más ordenado, ahogando la presunta superioridad técnica de los balcánicos, pero sin ocasiones demasiado claras. El partido cambió después de la media hora de juego, cuando un balón aéreo dentro del área croata desembocó en un codazo de Lovren a Patrik Schick; su rostro ensagrentado alertó al VAR y al árbitro, el español Carlos Del Cerro Grande, que señaló penalti.

Tercer gol de Schick

Fue el propio delantero del Bayer Leverkusen el que ejecutó el castigo desde los once metros. 1-0 y tres goles en lo que va de torneo. Dalic, el técnico corata, reaccionó y en el intermedio recurrió a dos jugadores del Dinamo Zagreb para intentar corregir el panorama: Luka Ivanusec y Bruno Petkovic. A los dos minutos llegó el empate y el partido cambió de color, con un juego de alternativas (sin oportunidades demasiado definidas) sostenido por Modric, Perisic y Kovacic en la medular de un equipo que compensó su mayor fatiga con la habitual solidaridad.

Nikola Vlasic, primero, y Bruno Petkovic, en el tramo final, desperdiciaron ocasiones para desnivelar el marcador, pero el partido había adquirido ya el aspecto de una tregua discreta desde el minuto 70, por motivos quizá comprensibles: los checos, con cuatro puntos, están ya en octavos de final. Croacia, que nunca se rinde, confía en clasificarse ante Escocia aunque juege de visitante: depende de sí misma para seguir negando su declive.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba