Deportes

Cuando Carlos Sainz acaba rascándose la cabeza, y con Charles Leclerc estampado

“No ha sido el mejor de los viernes”, sentenciaba Carlos Sainz al terminar la primera jornada del GP de Bélgica. Más que evidente por los cronos y, sobre todo, con Charles Leclerc estampado contra las protecciones. Ferrari y sus pilotos terminaron rascándose la cabeza ante un comienzo aceptable que terminaba con Carlos Sainz y Charles Leclerc lejos de sus rivales inmediatos de anteriores carreras. El chaparrón que no cayó físicamente cuando rodó la Fórmula 1 sí lo hizo metafóricamente para el equipo italiano.

Si la factura en daños y accidentes se elevaba a casi dos millones de euros al término de la primera fase del campeonato, Leclerc la elevaba discretamente con su salida de pista en la fase final de la segunda sesión. El monegasco languidecía en las últimas posiciones y salió al ataque para la simulación de vuelta rápida. “En términos de rendimiento, no fue el mejor de los viernes, no tuvimos la oportunidad de completar una tanda realmente larga y además el trabajo en la configuración de calificación no fue perfecto en términos de equilibrio”, resumía Carlos Sainz al terminar un primer día con numerosos interrogantes que resolver. Si Spa presentaba dudas, la balanza empezaba decantándose hacia un borrascoso escenario. “A la vez, creo que el coche hoy se mostraba muy extraño, y creo que todavía hay tiempo que extraer de él con una buena puesta a punto para mañana. No es fantástico, pero hay potencial todavía para mejorar el equilibrio del coche”.

Foto: Reuters.Foto: Reuters. Foto: Reuters.

Interesante, difícil y divertido

“Ha sido complicado hoy, logramos más o menos intentar equilibrar el coche en seco, fue bastante interesante y difícil, divertido, pero siempre buscando el mejor equilibrio. A final encontramos un punto relativamente decente, pero veremos a ver qué hace el tiempo mañana”, explicaba un Sainz que no se mostraba del todo pesimista. Que la primera sesión empezara tan positivamente y algunos detalles del SF21 no dejaban totalmente mosqueado al español. Pero en momento alguno ambos mostraron justificaban el cuarto y quinto puesto de la tanda inicial. El español terminó undécimo y Leclerc decimoctavo. Nada que ver a Hungaroring o Silverstone, cuando los monoplazas italianos rodaban regularmente entre los primeros.

Como reconocía el monegasco, prácticamente no se había tocado al SF21 entre ambas sesiones En su vuelta rápida, Sainz ya perdía demasiado tiempo al cerrar el primer sector. Al comenzar el segundo, Leclerc terminaba contra las protecciones. Pero por las razones que fueren, el monoplaza ofrecía una cara muy diferente. Sin embargo, esta doble faceta inspiraba ciertas expectativas de mejora a sus pilotos después de analizar los datos recogidos el viernes. Habrá trabajo nocturno con los ingenieros y en el simulador para intentar entender las razones de la evolución del SF21. Para colmo, las dos interrupciones de la segunda sesión impidieron que Sainz rodara en configuración de carrera y solo pudo ejecutar una vuelta y media con el depósito lleno.

Las bajas temperaturas y la más débil unidad de potencia italiana tampoco jugaban a favor del SF21 en este trazado. En este escenario, la lluvia podría acudir en auxilio del monoplaza italiano para maquillar la menor ‘cavallería’ y utilizar otro tipo de neumático. “En seco no parecemos tan competitivos, estamos cerca de los diez primeros pero peor que en Hungría y Silverstone. El coche se ha sentido un poco extraño, pero sabemos que tenemos tiempo en el bolsillo”.

Lluvia, ¿sí o no?

Ahora se trata de encontrar una puesta a punto que pueda conjugar tanto la opción en seco, como la más que probable presencia de lluvia tanto en la sesión clasificatoria como en carrera. Y es aquí donde Ferrari tendrá que mostrarse fino al ajustar el tiro. “En la F1 no veo demasiados equipos poniendo el coche a punto para la lluvia. Porque la puesta a punto de seco ya funciona bien en lluvia, así que no espero cambios. Y el tiempo es tan cambiante que no sabes cuáles van a ser las condiciones, por lo que no pondrías el coche a punto solo para la lluvia. Pero si supieras que va a llover al cien por cien entonces podrías empezar a jugar. Pero no es el caso por ahora, veremos lo que viene, pero en seco no hemos sido tan competitivos”.

“Las posiciones en las que terminamos la segunda sesión no son las correctas, aunque comparado con la buena salida de la sesión de la mañana hemos perdido un poco de rendimiento y hemos cubierto algunas vueltas respecto a las que teníamos planificadas. Sabemos que nos falta un poco de potencia en comparación con nuestros rivales Monza será muy similar”, explicaba Mattia Binotto al terminar, “entonces cuando tenemos rectas largas, hay circuitos que serán difíciles para nosotros. Pero también sabemos que en pista mojada nunca se sabe lo que puede pasar, así que tratemos de estar concentrados”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba