Deportes

Cuantos más ganadores haya en MotoGP, mejor para Fabio Quartararo

Fabio Quartararo llegó a Alcañiz con 65 puntos de ventaja, pero sale de la pista aragonesa con 53, que todavía es más que una buena renta, lo que pasa es que el que más puntos le ha recortado en esta carrera ha sido el ganador Pecco Bagnaia, que ahora está 17 puntos más cerca en la clasificación general del campeonato, colocado en segundo lugar de la tabla. Quartararo no esperaba mucho de la cita aragonesa, pero una cosa es ser consciente de que no tienes muchas opciones a la victoria, y otra ceder tanto terreno. La suerte de Quartararo es que esta temporada no tiene un enemigo claro, los rivales son inconstantes, Bagnaia lo ha sido al menos hasta hoy, y eso le salva al francés. Con su triunfo son ocho los ganadores diferentes a lo largo de la temporada, una cifra que está muy cerca de igualar el récord de la categoría, cuando en 2016 hubo nueve ganadores distintos en esa temporada.Quedan cinco carreras y el francés tiene margen, pero no puede permitirse un día malo o un circuito con desgana, sobre todo ahora que Bagnaia se ha quitado la mala racha de encima y, por fin, ha podido ganar. El año pasado estuvo muy cerca de conseguirlo en Misano, y el próximo domingo el Mundial correrá allí y también de nuevo en octubre. Así que, mucho ojo con el italiano, que puede coger impulso en el tramo final de la temporada.

Buenas sensaciones de Márquez

La victoria de Bagnaia ha sido notable, estelar, ante un inspirado Marc Márquez que, en un circuito en sentido antihorario como es Motorland, con más curvas del lado izquierdo que del derecho –como Sachsenring, donde ganó- ha vuelto a alcanzar un óptimo rendimiento. El ritmo de Bagnaia fue demoledor, pero Márquez supo controlarse y esperar a las dos últimas vueltas. Lo intentó todo, y siempre se encontró con un Bagnaia colosal, que frenaba bien, tenía buen paso por curva, y le respondía de inmediato. Imposible hacer más. Pero al menos se va a casa con la tranquilidad de haberlo intentado y con la satisfacción de verse delante, tras haber enlazado varias caídas en carrera.

Márquez celebra su segunda plaza. (REUTERS)Márquez celebra su segunda plaza. (REUTERS) Márquez celebra su segunda plaza. (REUTERS)

El paso delante de Bagnaia, unido a la razonable actuación de Jack Miller (quinto) permite que Ducati se afiance en el campeonato de fabricantes y recorte enormemente la diferencia en la clasificación de escuderías. Yamaha solo está funcionando con Quartararo y ahora lo está fiando todo a su capacidad. En las primeras vueltas de la carrera las otras tres Yamaha estaban rodando las últimas, por detrás de… Maverick Viñales. No cabe duda que la marcha del piloto español deja a la marca de los diapasones en precario, porque a su ausencia se suma la complicada situación del equipo satélite con un Valentino Rossi fuera de forma, un Franco Morbidelli ausente por lesión y en duda todavía para la cita de Misano, y unos suplentes de circunstancias, porque por mucho que lo intente, Cal Crutchlow está ya fuera de ritmo. Puede conseguir vueltas buenas y llamar la atención en los entrenamientos, pero ya no es un piloto de Mundial. Y la pregunta es si Andrea Dovizioso, el hombre que llega para reorganizar el follón monumental que tienen en Yamaha, tomando la plaza de Morbidelli en Petronas y este pasando al equipo de fábrica, tendrá igualmente ritmo para estar entre los diez mejores. No es fácil.

Viñales y Aprilia

El gran foco de atención en Motorland fue el estreno en competición de Viñales con la Aprilia, tras una toma de contacto de dos días en Misano con esta moto. El piloto español terminó 18º, solo por delante de los hermanos Rossi-Marini. Seguramente algunos pensarán que menudo cambio, que vaya fracaso, pero que nadie se llame a engaños. Si hubiera quedado mucho más arriba habría resultado sorprendente, y un puesto entre los diez mejores tendríamos que haberlo calificado como excepcional, las cosas como son.Porque viendo el nivel al que está MotoGP, el proceso de acoplamiento de Viñales a la Aprilia es el normal para una situación así. La Aprilia funciona más que razonablemente bien, porque vimos a Aleix Espargaró ser tercero en Silverstone y hoy ha sido cuarto en Alcañiz. Viñales ha terminado a 18 segundos de su compañero, es decir, que ha cedido menos de un segundo por vuelta, y su vuelta rápida ha sido ocho décimas más lenta que la de Espargaró, con lo que todo entra dentro de lo razonable, porque todavía está lejos de conocer adecuadamente a la Aprilia.Dado que ha tomado la decisión de empezar a rodar con la Aprilia de inmediato, estas carreras de Viñales no son más que un excelente trabajo de adaptación a la moto, y como tal han de tomarse. No podemos medir su rendimiento por la posición en la clasificación, sino mirando el cronómetro. Es arriesgado si no se tienen las ideas claras, si no se tiene calma, si uno no es consciente de todas estas circunstancias. De aquí a final de campeonato cada jornada de un Gran Premio es una sesión de pruebas impagable, una oportunidad única para trabajar en las condiciones ideales, frente a todos tus rivales, frente a la verdad del cronómetro y la competición. Con su inmediata incorporación a Aprilia, Viñales ha adelantado seis meses su pretemporada. Siempre que parta de esa base, sin esperar resultados, será un éxito. Si no le gana la desesperación o la prisa, Viñales ganará la carrera de su futuro. Basta con ver lo bien que le va a Espargaró, que está enlazando los mejores resultados en la historia de la marca en MotoGP, y eso es motivo más que suficiente para tener fe, aunque también necesitará tener paciencia.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba