Viajes

Curiosidades del Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya: cómo murieron las víctimas y descubrimientos recientes

La historia de Pompeya está marcada por la potente erupción del Vesubio que asoló en el año 79 d.C. a esta antigua urbe romana sepultándola con una inmensa nube de ceniza y rocas. Pero no fue hasta 1748 cuando las primeras excavaciones en lugar sacaron a la luz lo ocurrido en esta ciudad. La erupción de este imponente volcán no solo cubrió Pompeya, sino que se extendió a otras antiguas ciudades romanas de la Campania como Herculano.

Gracias a las sucesivas excavaciones y a las investigaciones de los expertos en arqueología, hoy podemos contemplar las excavaciones en un perfecto estado de conservación para cómo se desarrollaba la vida en la Roma imperial, en una pequeña ciudad en la que vivían alrededor de 15.000 personas en aquel entonces.

Sin embargo, la erupción de este volcán no fue repentina. Como explican en la guía sobre esta ciudad, al menos dos semanas antes de este fatal acontecimiento se produjeron señales de alarma que tendrían que haber alertado a la población, como un terremoto, fuertes olores y la desaparición repentina del agua de arroyos y fuentes.

El elemento que causó la muerte de miles de personas que allí residían y que sepultó por completo los núcleos urbanos de alrededor del volcán fue el flujo piroclástico, esto es, una nuble repleta de gas y material volcánico. Algunas extensas investigaciones han sugerido que los habitantes de Pompeya y Herculano murieron por asfixia, pero un estudio publicado en la revista PLOS One en 2018 reveló que fallecieron al instante, al quedar abrasados por esta nube volcánica, lo que explicaría la posición de las víctimas halladas en las ruinas.

Todavía hoy se siguen descubriendo nuevos restos en la zona arqueológica de Pompeya que aportan más detalles sobre lo que ocurrió y cómo ocurrió aquel fatídico día. De hecho, hace apenas dos meses se encontró un termopolio en un magnífico estado de conservación. Se trata de un espacio en el que los habitantes servían la comida y la bebida, y que incluso seguía teniendo restos de alimentos.

Los expertos en arqueología que trabajan en Pompeya están inmersos en el análisis del material descubierto para poder ampliar el conocimiento disponible sobre los hábitos de la población en la época romana. Pero no es el único hallazgo sorprendente. Hace tan solo unos días, en febrero de este mismo año, los investigadores encontraron una gran carroza ceremonial de cuatro ruedas prácticamente intacta con elementos de hierro y decoraciones en bronce.

En noviembre de 2020, los arqueólogos de Pompeya descubrieron los cuerpos de otros dos hombres en las ruinas, concretamente de un noble con una edad comprendida entre los 30 y 40 años y un joven esclavo. Lo más impresionante es que se han podido reconstruir sus cuerpos con tal detalle que se puede distinguir la ropa que portaban en aquel momento.

A pesar de ser conocido a nivel histórico por haber sepultado la antigua ciudad de Pompeya, lo cierto es que a lo largo de la historia se han sucedido numerosas erupciones, incluso durante la prehistoria. De hecho, se cree que superaba los 2.000 metros de altura antiguamente, antes de las erupciones, aunque actualmente tiene una altura de aproximadamente 1.280 metros.

Situado a pocos kilómetros de la ciudad de Nápoles, al sur de Italia, el Vesubio es un volcán activo, pero dormido. La última erupción ocurrió en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, causando varias muertes y multitud de daños, según explican desde el Osservatorio Vesuviano, fundado en 1841 y encargado de analizar su evolución.

Por esta razón, está considerado como uno de los volcanes más peligrosos a nivel global, debido a que en sus alrededores viven más de tres millones de personas, aunque gracias a los avances en materia de detección y a los planes ante posibles erupciones hoy sería impensable que se produjese una tragedia como ocurrió en Pompeya.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba