Vivienda

De 2.800 € en Isla de la Toja a 250 en Burela: el coste de una semana en la playa

Alquilar un apartamento en la playa para veranear este año va a salir un 7,5% más caro que en 2020 debido a que se prevé una alta ocupación por el incremento del turismo nacional. Este verano, que se han reservado los apartamentos con mucha mayor anticipación que en años anteriores, alquilar un inmueble costará de media 926 euros a la semana frente a los 860 euros que pagamos en plena pandemia el año pasado.

Son datos del informe realizado, como cada año, por Tecnitasa (técnicos en Tasación) sobre los precios del alquiler semanal en las principales zonas de playa españolas, que sigue recogiendo un amplio abanico de precios, de tal manera que la oferta se puede adaptar a la mayoría de los bolsillos.

Los presupuestos más altos pueden optar por un apartamento de 80 metros en O Grove, en Illa da Toxa (Pontevedra), por 2.800 euros; por un piso de 90 metros, en Puerto Banús en Marbella por 2.700 euros, o por 100 metros cuadrados en el Puerto de Ibiza por 2.400 euros.

“Se prevé que los alquileres en primera línea de playa tengan un lleno prácticamente total”

Por el contrario, los ciudadanos que opten por opciones más económicas pueden alquilar una semana por 250 euros en apartamentos de 60 metros en Vicedo o Burela (Lugo), o conseguir por 35 y 40 metros cuadrados una estancia de una semana en Puerto de la Cruz y Playa de las Canteras (islas Canarias) por aproximadamente 275 euros.

El ritmo de vacunación está consiguiendo que las ganas por salir de casa y disfrutar de unas merecidas vacaciones aumenten, pero todavía se percibe que salir de nuestro país puede ser más arriesgado por un posible rebrote, por lo que la demanda dentro de España y en especial en el litoral está aumentando como reflejan los incrementos de precios en la mayoría de las playas españolas.

“Este verano 2021 se prevé que los alquileres en primera línea de playa tengan un lleno prácticamente total“, explica José María Basañez, presidente de Tecnitasa. “Nos ha sorprendido cómo el periodo de reservas se ha adelantado más de lo común, contratando con mayor plazo de lo habitual, lo cual evidencia la recuperación del mercado de alquiler en la playa una vez que vamos saliendo de las restricciones a la movilidad derivadas del coronavirus”.

¿Norte o sur?

Las opciones para poder veranear son muy amplias y diversas en toda la geografía española. En Galicia encontramos lo más caro y lo más barato de España. En Pontevedra, a la mencionada Illa da Toxa, como lo más prohibitivo de España, con esos 2.800 euros, se unen otras playas como las de Sanxenxo, que en segunda línea en Praia Xilgar se puede disfrutar de 85 metros cuadrados por 1.300 euros semanales, o bien en Portonovo, 90 metros por 1.500 euros. Si nos desplazamos a Lugo o A Coruña, podemos encontrar estancias más asequibles por 250 euros en Burela y Vicedo, y algo por encima en Foz, 70 metros por 380 euros, o en Pontedeume, 60 metros por 350 euros.

En Asturias, la horquilla de precios es mucho más ajustada, pudiendo veranear en el centro de Ribadesella o Llanes por unos 730 euros semanales o conseguir algo más asequible por 475 euros por 55 metros cuadrados en la Playa del Murallón, en Tapia de Casariego.

Más al este, en Cantabria, según los datos del informe de Tecnitasa, los precios se encarecen y necesitamos casi 1.200 euros para poder alquilar 55 metros en la Playa de Ris, en la localidad de Noja. Lo más económico lo conseguimos por encima de los 700 euros la semana en la localidad de Santoña.

Ya en el País Vasco encontramos una gran diferencia entre Vizcaya y Guipúzcoa. En el primer caso, la horquilla de precios se sitúa entre los 500 y 800 euros de media, pudiendo optar por 100 metros en el casco urbano de Gorliz por 510 euros a menos de 800 por la misma superficie en Mundaka. Si buscamos en Guipúzcoa, la cosa cambia, pues es complicado encontrar algo por debajo de los 1.000 euros, destacando Hondarribia con precios superiores a los 1.500 euros por más de 100 metros en Hondartza-Interlimen o casi 1.300 euros en el centro de Donostia por la mitad de metros.

Si por el contrario nos decidimos por el sur, en Andalucía, Marbella sigue siendo lo más ‘top’ en cuanto a precios, con subidas con respecto al año anterior. Puerto Banús por 2.700 euros a la semana o el mismo casco urbano, Puerto Deportivo o Fontanilla por 2.000 euros no son aptos para todos los bolsillos. Cádiz en Sotogrande o Puerto Sherry y Vistahermosa en El Puerto, con precios entre los 1.550 y 1.350 euros respectivamente, según Tecnitasa, son otras opciones exclusivas en el litoral gaditano.

Si buscamos apartamentos mucho más económicos, en Almería, en la capital, en primera línea de playa conseguiremos un apartamento de 80 metros cuadrados por 425 euros o por un poquito más, 450, en Motril en Torrenueva. Otras alternativas están en Huelva, pero algo más caras, en Matalascañas, 700 euros a la semana, o Punta Umbría y El Portil por 750 euros por siete días para apartamentos de 75 y 65 metros cuadrados, respectivamente. Si buscamos una opción asequible en la provincia de Cádiz o Málaga, nos deberemos desplazar a La Línea de la Concepción por 825 euros o El Rincón de la Victoria en su Paseo Marítimo que, por 60 metros cuadrados deberemos pagar 600 euros.

Amplia oferta en toda la costa

Si nos gusta el arco mediterráneo, desde Cataluña a Murcia, nuestras posibilidades de encontrar un inmueble adecuado a nuestras necesidades son también bastante factibles. En Cataluña la oferta en las tres provincias con mar es amplia. En cuanto a los precios más exclusivos en Sitges (Barcelona), Salou (Tarragona) o Cadaqués y Palafrugell (Girona) encontraremos precios siempre por encima de los 1.000 euros a la semana. Si buscamos algo por debajo de ese precio, lo encontramos en el centro de Lloret en donde 50 metros cuadrados salen por 600 euros a la semana.

Puerto Banús. (iStock)Puerto Banús. (iStock) Puerto Banús. (iStock)

En la Comunidad Valenciana los precios también son dispares. Lo más caro lo encontramos en Alicante con Benidorm (1.340 euros a la semana) a la cabeza entre la 1ª y 3ª línea de playa, pero con caídas de precios, en la mayoría de los casos cercanas al 10% tanto en el mismo Benidorm como en Torrevieja o la propia capital alicantina. Esta bajada se entiende quizá por la menor afluencia de visitantes extranjeros.

En Valencia, difícilmente podemos encontrar precios superiores a los 1.000 euros semanales, consiguiendo buenas ofertas en El Saler —un piso de 110 metros por 395 euros— o en primera línea de playa en Oliva y Gandía por 500 o 550 euros, respectivamente. Castellón puede ser otra buena posibilidad con precios que varían en una horquilla de los 450 euros en Moncófar por un apartamento en primera línea a los 900 euros del Paseo Marítimo en Peñíscola.

Para finalizar, la Comunidad Autónoma de Murcia tiene una oferta entre los 500 euros por un piso de 100 metros en Águilas, pasando por La Manga del Mar Menor a 775 euros entre Puerto Bello y Eurovosa, a Pulpí por un apartamento de 70 metros cuadrados por 900 euros hasta volver a Águilas, de nuevo, al Paseo de las Delicias, en donde deberemos desembolsar 1.200 euros por un apartamento de 90 metros.

Baleares versus Canarias

Si la elección es buscar un alojamiento fuera de la península y viajar a alguno de los dos archipiélagos españoles, las posibilidades de alquilar son muy dispares. Según el estudio de Tecnitasa, las islas Baleares siguen siendo uno de los destinos más exclusivos con precios, muchas veces, al alcance de muy pocos. Si optamos por Ibiza, en el puerto, encontramos un piso de 100 metros por 2.400 euros a la semana y un incremento en el precio entre un 5 y un 10%.

Si preferimos quedarnos en Mallorca, en Sa Rapita, los precios están, por esos mismos 100 metros cuadrados, en 2.150 euros con un incremento superior al 6%. Si finalmente nos decidiéramos por Menorca, en una urbanización exclusiva como Punta Prima, podríamos conseguir un aislado de 200 metros por unos 2.400 €, pero, en este caso, con una caída en sus precios con respecto al año anterior.

Si nos decidiéramos por el archipiélago canario, la situación es aparentemente muy distinta. Su oferta de inmuebles de menor tamaño hace que podamos conseguir alquileres a precios más reducidos. En la Playa de Mogán, un apartamento de 45 metros se conseguiría por 500 euros, y en la Playa de las Canteras, por menos de 300 euros. En Tenerife, finalmente, precios muy similares a los de Gran Canaria, en Costa Adeje y Puerto de la Cruz por apartamentos entre 50 y 35 metros cuadrados respectivamente.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba