Vivienda

De cómo la pandemia desatascó la venta del ático más caro de Madrid y otros pisos de lujo

Llevaba en el mercado desde 2017 y su venta se cerró en plena pandemia, en abril de 2021 y a un precio récord, ya que inicialmente se vendía en 12,5 millones de euros y finalmente la transacción se ha cerrado en torno a los 14,6 millones, un 20% por encima del precio fijado hace cuatro años. Hablamos del ático tríplex de la promoción Montalbán 11, un proyecto de rehabilitación de los hispano-italianos Italinmuebles que arrancó en 2017 y que hasta este año no había podido colgar el cartel de ‘todo vendido’. La venta de su activo estrella, el ático, se les había resistido.

Hasta ahora, varios habían sido los hándicaps de este activo: su precio, al alcance de muy pocos bolsillos; sus dimensiones, 750 metros cuadrados —incluidos 200 metros de terraza con piscina—, y el hecho de que se tratara de un tríplex, una tipología muy poco frecuente en el segmento de lujo, donde los compradores suelen preferir una sola planta de vivienda.

El ático de Montalbán 11 llevaba a la venta desde 2017 y se vendió en plena pandemia por 14,6 M

A su favor, por el contrario, jugaban su buena ubicación, junto al parque del Retiro, y el hecho de que se tratase de un proyecto de obra nueva, de rehabilitación, pero obra nueva, al fin y al cabo, muy escasa en el segmento de lujo. Sin olvidar las cuatro plazas de garaje asociadas al ático, una dotación que no siempre es posible en el centro de la capital debido a la antigüedad de los edificios.

Esta es, sin duda, una de las operaciones inmobiliarias del año en el segmento de lujo, pero no es la única que se ha desatascado en los últimos meses. Y es que, por paradójico que pueda parecer, la pandemia ha permitido la venta de activos que llevaban varios años en el mercado sin necesidad de que se hayan tenido que rebajar los precios.

Montalbán 11.Montalbán 11. Montalbán 11.

En el segmento de lujo, se han cerrado varias operaciones más, pero también en zonas costeras. Ambos mercados, como sucedía con el residencial en su conjunto, habían comenzado a mostrar los primeros síntomas de agotamiento en 2019, y ya los expertos venían advirtiendo de unas expectativas de venta muy elevadas, después de varios años de incrementos continuos de precios.

“Las expectativas de los vendedores están infladísimas. Hay muchas propiedades actualmente a la venta a precios fuera de mercado que no interesan a nadie, salvo que se ajusten en precio. De hecho, nosotros acabamos de cerrar la compra de una vivienda para reformar por la que pedían algo más de 1,5 millones de euros, y hemos conseguido una rebaja del 30%”, aseguraba en septiembre de 2019 Gonzalo Robles, CEO de Uxban.

En el caso de Madrid capital, además de la venta del ático de Montalbán 11, varios expertos confirman a El Confidencial la venta de dos áticos en Jerónimos y Recoletos que llevaban más de cinco años a la venta y finalmente se han cerrado en cinco y siete millones respectivamente, mientras que en la calle Valenzuela se cerraba hace escasos meses otro ático por 2,5 millones después de casi año y medio a la venta.

Se desatasca la venta de varios áticos más…

Y es que los áticos son el activo más deseado por los compradores de viviendas de lujo y su atractivo se ha intensificado a raíz de la pandemia. Sin embargo, se trata de un producto realmente escaso. De obra nueva y de más de cinco millones, apenas hay actualmente una decena a la venta en todo Madrid capital, según datos de Colliers, con precios que se mueven entre 15.000 y 20.000 euros el metro cuadrado, dependiendo de la orientación, vistas, el nivel de acabados y los servicios del proyecto.

No obstante, precisamente por ese enorme apetito comprador y debido a la escasez de este tipo de producto en el mercado, los pocos activos a la venta han salido al mercado a precios que no todos los bolsillos podían o querían pagar. No en vano, el apetito por los áticos no solo no se redujo durante la pandemia, sino que el interés por ellos se intensificó por las mayores dimensiones de este tipo de viviendas de lujo, pero, sobre todo, por sus impresionantes terrazas.

“La crisis sanitaria desencadenada por el coronavirus y el impulso del teletrabajo han provocado que muchos compradores estén dispuestos a gastarse algo más de dinero en una vivienda para tener mejores terrazas o un jardín a las afueras”, reconocía hace unos meses Luis Valdés, director de Residencial en Colliers.

Propiedades que llevaban más de dos o tres años a la venta en La Moraleja se han vendido

Y lo mismo que ha sucedido con los áticos ha ocurrido con otro tipo de viviendas como chalés o unifamiliares en otras zonas de Madrid como La Moraleja o Conde de Orgaz. Viviendas de grandes dimensiones, con amplios jardines, piscinas o zonas comunes, que a raíz de la pandemia se han situado en el punto de mira de los compradores de mayor poder adquisitivo, los menos afectados por la crisis.

“Al igual que ha ocurrido en el barrio de Salamanca, con propiedades que llevaban más de dos o tres años a la venta y se han vendido tras la pandemia, en La Moraleja también se han vivido este tipo de situaciones. Propiedades que llevaban más de cuatro años en venta han encontrado salida con precios que apenas han variado”, explicaba recientemente a El Confidencial Óscar Larrea, ‘executive director’ de John Taylor.

Opinión que comparte Santiago Castañera, director de Engel & Völkers La Moraleja. “La demanda ha sido muy potente en todas las tipologías de viviendas, pero cabe destacar el sólido repunte de la demanda en los grandes chalés unifamiliares de La Moraleja, muchos de los cuales se han vendido en este periodo después de llevar cierto tiempo en venta”.

… y varias villas en la costa

La situación se ha repetido en algunas zonas costeras, ya que, fuera de la capital y debido, principalmente, al auge del teletrabajo y al creciente interés por contar con una segunda residencia en zonas costeras, ha aumentado sensiblemente la demanda de viviendas de grandes dimensiones, con terraza, jardín y piscina. Y, al igual que ha sucedido en la capital, propiedades que llevaban años a la venta en el mercado y que no encontraban comprador debido, principalmente, a su precio han sido finalmente vendidas sin necesidad de realizar un ajuste en sus precios. De la Costa Blanca a la Costa del Sol, pasando por las Islas Canarias.

Lo han constatado Roberto Botella, director de Engel & Völkers Alicante, y Mario Garnica, director de Engel & Völkers Málaga. “Desde una finca en los alrededores de Alicante de 1.000 metros cuadrados de vivienda y 750.000 metros de parcela que ha estado tres años a la venta y que finalmente se ha vendido este año, hasta un chalé independiente y con piscina de 600.000 euros que ha estado dos años a la venta y finalmente se ha vendido este año. Son muchas las viviendas que llevaban años a la venta y que gracias a la pandemia, y paradójicamente, se han vendido si necesidad ni de subir ni de bajar precios“, relata Botella.

E. Sanz

“En los Pinares de San Antón, en Málaga, por ejemplo, teníamos dos villas a la venta desde hacía cinco años y después de todo este tiempo se han podido vender entre uno y 1,2 millones de euros”, añade Garnica.

Todos ellos han sido testigos de cómo la pandemia y la crisis, lejos de provocar fuertes ajustes de precios en este tipo de propiedades, muchas de las cuales tenían, aparentemente, pocas posibilidades de encontrar un comprador —en el argot inmobiliario, eran propiedades ‘quemadas’, que no interesan—, han permitido a los vendedores cumplir al fin con sus expectativas de venta.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba