Deportes

De Jong-Pjanic, la prueba del algodón en el Wanda

Una vez anunciado por Koeman que el sistema que aplicaría su nuevo Barça sería el 4-2-3-1, y vista la mala reputación con la que Sergio Busquets acabó la temporada, pasado por encima en Lisboa por Thiago y Goretzka, se daba por hecho que los dos pivotes titulares del Barça esta temporada serían Frenkie de Jong, ojito derecho del entrenador, y Miralem Pjanic, viejo sueño del Barça y oportunidad de mercado en la operación de intercambio por Arthur. Sin embargo, Busquets se ha agarrado con fuerza al puesto de titular en el Barça. Al menos en laLiga. Tanto que el bosnio Pjanic todavía no ha sido titular en la competición doméstica en una situación que, por lo visto en alguna de sus reacciones en redes sociales, no le ha convencido. “Estoy en el mejor club del mundo, pero no estoy satisfecho”, dijo recientemente en Canal Plus Francia.

El caso es que con la pareja Pjanic-De Jong, el Barça tiene buenos números. Con los dos en el campo, el parcial es de 7-1 (en goles) favorable. Y con ellos dos, el Barça jugó el mejor partido de la temporada en Turín. Allí se agigantó Pjanic, jugador que le da cosas nuevas al equipo porque mezcla más el juego en corto y largo. Tiene golpeo desde fuera del área y siempre lo intenta; y el balón tarda menos en llegar a según qué zonas en comparación al estilo de Busquets-De Jong, con un juego mucho más corto. Eso sí, el bosnio es algo menos fiable en el porcentaje de pase porque arriesga más y ha tenido algunas pérdidas peligrosas que han penalizado al equipo. Ante el Ferencvaros, un error de concentración suyo dio origen a la acción del penalti y la expulsión de Piqué. Ante la Juventus, un balón horizontal con mucho riesgo también puso en apuros al equipo con 0-0. Pero el fútbol del Barça con el bosnio está siendo más versátil.

En el Wanda, De Jong y Pjanic van a tener un duro test. Primero, a nivel físico. Los dos llegan de jugarlo prácticamente todo con Holanda y Bosnia respectivamente. Y luego, deberán manejarse con un equipo que muerde como el Atlético y que tiene a Koke en estado de gracia. Eso sí, el perfil de la medular rojiblanca será distinto por las ausencias de Herrera y Torreira. La baja de Busquets obliga a Koeman, al fin, a dar la alternativa, a este centro del campo que aparecía en todas las guías de LaLiga como titular pero que ha sumado apenas ratitos en la competición doméstica.

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba