Deportes

De la “enorme presión” a perder 300.000 dólares: la NBA hace jaque a los antivacunas

El problema de la vacunación sigue presente en la NBA. El 91% de los jugadores ya se han vacunado, aunque todavía faltan 40 de los 450 de la liga. Entre ellos, Kyrie Irving. El jugador de los Nets sigue oponiéndose, algo en lo que ha dado marcha atrás Andrew Wiggins, que ya se ha inyectado la primera dosis. Así está la situación en Estados Unidos.

Irving, vicepresidente del comité ejecutivo del sindicato de jugadores, llegó a un acuerdo con la NBA a mediados de septiembre para que no fuera obligatorio que los jugadores estén vacunados. La regla no se ha cambiado, pero la competición está apretando a los baloncestistas para lograr el 100% de vacunados. Los entrenadores, árbitros y el resto de los empleados del equipo, en cambio, sí deben haberse vacunado.

El jugador de los Nets sí está entrenando con el equipo después de que Nueva York decretara que las instalaciones de club, un edificio privado, no debe tener las mismas restricciones. En su equipo, ya asumen que no contarán con él, al menos, la mitad de la temporada. Así lo confirmó el entrenador, Steve Nash: “Creo que empezamos a entender que no va a jugar partidos en casa. Vamos a jugar sin él este año y su vuelta depende cuándo, dónde y cuánto”.

Irving. (EFE)Irving. (EFE) Irving. (EFE)

Una posible retirada

Los Nets están barajando si le rescinden o no el contrato, ya que no les interesaría como jugador a tiempo parcial. Según aseguran desde Estados Unidos, Irving estaría barajando retirarse si esto ocurriera. Kyrie ya ha ganado más de 160 millones de dólares en su carrera, aunque perdería los 70 que le quedan por cobrar de su contrato.

La NBA y la NBPA (sindicato de jugadores) acordaron políticas estrictas para los jugadores no vacunados en esta temporada. Las restricciones serán muy parecidas a las de la temporada pasada, cuando no había vacunas disponibles: estar separados de sus compañeros en comidas y viajes, mantener taquillas aisladas en los vestuarios, limitación de movimientos y contactos, llevar mascarilla siempre que no estén en la pista, además de presentar PCR negativa el día anterior al partido y el mismo día del encuentro. Estas medidas, sin embargo, no servirán para jugar en Nueva York y San Francisco, donde los mayores de 12 años deben estar vacunados para realizar cualquier tipo de actividad deportiva en interiores. Los jugadores con pauta completa sólo se realizarán pruebas cuando tengan síntomas y en circunstancias excepcionales.

Andrew Wiggins finalmente ha cedido y se ha vacunado. (EFE)Andrew Wiggins finalmente ha cedido y se ha vacunado. (EFE) Andrew Wiggins finalmente ha cedido y se ha vacunado. (EFE)

Adiós a las pruebas diarias

Los jugadores vacunados, por su parte, tendrán menos restricciones. Ellos y el personal de nivel uno (entrenadores y los que trabajen a menos de cinco metros de jugadores y árbitros) no se someterán a pruebas diarias. Asimismo, se ha indicado a los equipos que distribuyan los asientos de manera que los que no estén completamente vacunados no puedan sentarse juntos.

Varios estados optaron por imponer la vacunación como requisito para participar en los eventos deportivos. Las citadas medidas en Nueva York y San Francisco también pueden estar exentas por motivos médicos o religiosos. Andrew Wiggins, jugador de los Warriors, era reacio a vacunarse y la pidió por su religión, pero le fue denegada. La razón: cuando Adam Silver, comisionado de la NBA, le preguntó cuál era su religión no supo qué contestar.

Wiggins, finalmente, se ha vacunado. Los pronósticos indicaban que el jugador de los Warriors podría perder 360.000 dólares por partido no jugado como local. Es decir, casi la mitad de su sueldo: 16 millones de 35 que percibe. Ahora ha dado marcha atrás y ya ha recibido la primera dosis, pero hace unos meses fue rotundo. “El que se quiera vacunar, que se vacune; el que no quiera, que no se vacune. Yo tomo mis propias decisiones”.

Lebron James en acción. (Reuters)Lebron James en acción. (Reuters) Lebron James en acción. (Reuters)

Una decisión dura para Wiggins

El jugador de los Warriors atendió a la prensa tras vacunarse y dijo: “Fue una decisión muy dura. Sentí que mis únicas opciones eran vacunarme o no jugar en la NBA. El hecho de que me vería obligado a quedarme fuera en los partidos como local fue el principal motivo por el que decidí vacunarme. Sin embargo, sigo preocupado por cómo puede afectarme a la larga”.

Las reacciones ante las reticencias de algunos jugadores a vacunarse no tardaron en llegar. Uno de ellos fue Shaquille O’Neal: “Si yo fuera Durant o Harden subiría a los despachos y les diría (por Irving): ‘Sacadlo de aquí. Podemos ganar con un jugador letal en ambos lados, un gran tirador y varios reboteadores como tenemos, así que sacad su culo de aquí’. En este juego a veces tienes que pensar en los demás en lugar de hacerlo en uno mismo. Kyrie tiene sus opiniones y puntos de vista. No voy contra eso, pero tiene una obligación por la que él está ganando 200 millones de dólares. Una vez firmas eso no tienes privacidad y lo tienes que aceptar”.

Kyrie Irving se perdió el primer partido de pretemporada ante los Lakers al no haberse vacunado. El base de los Nets podría perder 380.000 de los 426.000 dólares que gana por partido que no dispute. Esto se debe a las citadas restricciones y al acuerdo de la NBA y la NBPA, que han pactado una rebaja salarial del 91,6% (tanto en playoff como en temporada regular) para los jugadores que no estén vacunados y no puedan jugar.

El base de los Warriors, Stephen Curry, comentó el tema: “Hay un aspecto enorme de respeto, de protección entre nosotros. No quieres salir y dejar en evidencia a un compañero. Creo que, poco a poco, los jugadores nos estamos mojando más. Somos más directos a la hora de compartir nuestros puntos de vista. Espero que pronto seamos la siguiente liga en completar el 100% de vacunación”.

Kanter ha criticado las palabras de Lebron. (Reuters)Kanter ha criticado las palabras de Lebron. (Reuters) Kanter ha criticado las palabras de Lebron. (Reuters)

Lebron James realizó unas declaraciones ambivalentes sobre el tema: “Yo era muy escéptico sobre la vacuna, pero hice mi investigación. Me pareció que era lo mejor no sólo para mí, sino para mi familia y para mis amigos. Por eso decidí hacerlo”.

El jugador de los Lakers, en cambio, no apeló a la vacunación de todos los jugadores. “Hablamos de los cuerpos de cada uno. No es algo político, de racismo, de brutalidad policial o de cosas de esa naturaleza“, comentó James.

Estas declaraciones fueron cuestionadas por Enes Kanter, jugador turco de los Celtics. “Cuando escuché sus palabras, me sentí muy decepcionado y pensé que era ridículo. Obviamente Lebron es uno de los rostros de la NBA y debería salir y decir: ‘Escuchad, todos. He recibido la vacuna y estoy alentando a todos: a mi comunidad, a todos los aficionados del baloncesto y a los de los deportes en general, a ponerse la vacuna para que podamos salvar otras vidas‘. Espero que pueda informarse sobre esta vacuna e inspirar y animar a otras personas a su alrededor”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba