Deportes

De la explosión de Pogačar a la regularidad de Landa: breve decálogo del Tour 2020

El Tour ha muerto, larga vida al Tour. Edición sosa, sin demasiada chicha, que fue bostezando entre cabezaditas hasta el sábado final. Pero luego llegó la crono. Y lo de la crono… ay, lo de la crono. En fin, que fueron ustedes a comer comida basura, pero luego se empotraron un trozo de esa tarta de manzana tan rica que hace la suegra. Y, claro, les quedó un sabor de boca fenomenal…

Aquí les vamos a analizar la carrera a través de sus diez nombres principales. Alguno más, realmente, porque vamos a arriesgarnos con parejas, duetos y hasta tríos, que carecemos por completo de complejos y prejuicios. Como tampoco sabemos tanto de bicis hemos llamado a algunos que conocen bien el mundillo, desde dentro. Por recabar opiniones fundadas, vaya. Añadan y quiten, asientan con fuerza o nieguen de forma violenta. Es la gracia de estas cosas. El disentir, digo.

1. Tadej Pogačar

Pogačar, durante su espectacular crono. (EFE)Pogačar, durante su espectacular crono. (EFE)Pogačar, durante su espectacular crono. (EFE)

Hay que empezar por el ganador. El más joven desde 1904, nada menos. Para que se hagan una idea en aquel tiempo reinaba en Gran Bretaña la casa de Sajonia-Coburgo-Gotha, y no los Windsor. A ver, son los mismos, solo que después de la Gran Guerra prefirieron renombrar, que los aires germanos se estilaban poco en la City. Para que vean. Mucho tiempo. Sorpresa absoluta en la última crono, cuando nadie esperaba que pudiese remontar un minuto a su compatriota Roglič. Fuera como fuese ya tiene su primer Tour con 21 añitos. Más tres etapas. Más la montaña. Más otras tres etapas el año pasado, en la Vuelta. Más un pódium en Madrid. Epata. Veremos en qué queda (hace doce meses decíamos lo mismo de Bernal) pero pinta a palmarés de leyenda. “Ojo, que no lo tendrá fácil el año que viene, cuando sea la rueda a vigilar”, nos cuenta Javier Mínguez, director bien conocido en esto de las dos ruedas. “Es buenísimo, solo hay que ver el día de los abanicos cómo lleva en carroza a Porte y a Landa. Pero recuerda Ullrich, Gimondi… cada película hay que verla en su momento”.

2. Primož Roglič

El otro esloveno. Se tiró todo el Tour vestido de amarillo, incluso antes de llevar el maillot amarillo. Parecía infranqueable, con un equipazo detrás y sensación de suficiencia. Para qué voy a sacar más tiempo, si con esto me basta. Atacar es de cobardes, aguantar y subir los puertos a cien pedaladas por minuto es lo que se lleva ahora. Pero le pilló el día malo, “con piernas de palo en la crono, y el otro se la jugó”, dice Mínguez. Roglič llevaba un tiempo, desde al menos la Vuelta 2019, que parecía Rominger revivido, pero algunos no lo ven así. Le encuentran fisuras. Iñaki Gastón fue gregario de Tony en el Clas, más tarde en Mapei. “Se pueden parecer en que los dos explotan muy tarde, con bastante edad. Pero Tony era mucho más fuerte mentalmente, una roca. Él no hubiese perdido nunca este Tour de Francia, no hubiese tenido el día malo en la cronoescalada del final”. Iñaki es también escéptico sobre Pogačar. “Yo no lo veo como el dominador del futuro, creo que se juntó el error de Roglič con el mejor día de su vida como su ciclista”. Ya ven, opiniones…

3. Wout van Aert, Tom Dumoulin, Sepp Kuss y esos muchachos del Jumbo

Tres semanas por Francia tirando del rebaño. Desde el primer día, cuando Tony Martin ejerció de liberado sindical y dijo que, oye, no, hoy no se compite. Luego el Macizo Central, los Pirineos, el Jura, Alpes, los Vosgos. Van Aert ejerciendo de multiherramienta, Dumoulin desaprovechado como gregario, sin intentar nada más allá de aumentar el ritmillo un rato. Y Sepp Kuss, que a veces parecía subir más que su líder, que iba siempre tan erguido, tan elegante, que se marchaba casi sin querer. Que hacía cosas rarísimas, vamos. Javier es claro. “Para mí lo hacen de diez, calcan el esquema del SKY y lo único que les falla es que su líder no encuentra las mejores piernas en la crono. Pero lo dejan allí, siendo un especialista, con un minuto de ventaja sobre el segundo”. Aunque esa prueba es siempre difícil. “La última crono se le atraganta a Roglič, eso es lo que nos dicen sus actuaciones pasadas”, dice Gastón. “Podían haber intentado algo distinto, pero parecía que tenía distancia suficiente…” Esos puntos suspensivos le pesarán durante meses al director del Jumbo.

4. Richie Porte

Richi Porte, durante la última etapa. (EFE)Richi Porte, durante la última etapa. (EFE)Richi Porte, durante la última etapa. (EFE)

Después de media vida tirando para diferentes líderes (a veces de verdad, como con Froome; otras asomando solo la patita, véase el año de Saxo Bank) Porte encuentra un premio para el que ya no parecía preparado. Corredor de momentos, sin demasiada capacidad táctica y con poca ambición fuera de ciertas carreras, el ritmo cadencioso de este Tour le vino perfecto para sus características. Salió poco en las fotos, pero la más bonita de todas, la de los Campos Elíseos, la pondrá enmarcada en el salón de su casa. Y fue pódium en un Tour “de gran calidad, de muchísimo nivel”, cuenta Javier Mínguez, oposición a muchas voces que dicen lo contrario.

5. Sam Bennet

Y quien dice Sam Bennet dice Peter Sagan. La lucha por el verde, vaya. La regularidad. Durante muchos días animó una carrera letárgica, una edición que iba sumando kilómetros al tran tran. Finalmente premio para el irlandés frente a un Sagan que nunca estuvo ni siquiera cerca de su mejor versión (y su mejor versión cada vez queda más lejos). Es una incógnita si podrá siquiera acercarse a ella en el futuro, porque ya son bastantes millas en sus patas. Eso sí, sigue teniendo orgullo en carrera.

6.Thibaut Pinot

“Yo creo que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer en el Tour. Al menos en la General. Ahora queda para otras cosas”, dice Iñaki Gastón sobre el francés. Bueno, lo dice el propio francés sobre el francés. Abatido tras el enésimo fracaso ante lo que, parecía, era su gran oportunidad. Solo que esa, quizá, fue el año pasado, y se nos escurrió entre los dedos como arena de playa. Pinot ya no es un chavalín, y su cabeza puede haber hecho click tras este Tour. “Para mí está en la recta final de su carrera”, me cuenta Javier. Desde luego no tiene pinta de ser el sucesor de Bernard Hinault (y bien que me fastidia, porque me cae genial).

7. Egan Bernal

Cycling - Tour de France - Stage 15 - Lyon to Grand Colombier - France - September 13, 2020.  Team INEOS Grenadiers rider Egan Bernal of Colombia in action REUTERS Stephane MaheCycling - Tour de France - Stage 15 - Lyon to Grand Colombier - France - September 13, 2020.  Team INEOS Grenadiers rider Egan Bernal of Colombia in action REUTERS Stephane MaheCycling – Tour de France – Stage 15 – Lyon to Grand Colombier – France – September 13, 2020. Team INEOS Grenadiers rider Egan Bernal of Colombia in action REUTERS Stephane Mahe

Era el gran favorito antes de salir, porque al dorsal número uno se le respeta. Líder, además, indiscutido en el equipo que ha tiranizado esta prueba durante la última década. Algo que, precisamente, pudo pasarle factura. “Yo lo he visto agobiado mentalmente, abrumado ante la presión de liderar en solitario la escuadra. La ausencia de Thomas y Froome le ha hecho más daño que bien”, me cuenta Iñaki. ¿Volverá Bernal por sus fueros? Él sí es joven, pero cada vez hay más tipos de su edad, y menos, destacando aquí y allá. Y el golpe ha sido fuerte. Muy fuerte. Mínguez ve algo más. “Ineos debe plantearse las estrategias, porque Egan no es de esos escaladores que atacan y meten minutos en montaña. El año próximo marcará su futuro, en un sentido o en otro”. Parecida opinión tiene Iñaki, que aun mira más allá. “Es un superclase, y seguro que estará ahí en el futuro… pero igual le lleva un añito o dos recuperarse tras este agobio”. Vamos, que tiene piernas, pero le falló la cabeza, nos dice.

8. Miguel Ángel López

Ganador en La Loze, montaña con más diferencias, la que pareció clarificar el pódium final. Conservador más tarde en Glières, cuando no propuso nada para alejar a Porte del pódium. Desastroso más tarde en la cronoescalada. Tour raro para el colombiano. Con una etapa no se puede hablar de fracaso, pero el regusto que deja… “Yo esperaba que no lo bajasen del pódium, pero es que las cronos son distintas”, cuenta Mínguez. Lleva unos años relativamente estancado, convertido en un escalador que rompe menos de lo que debería para aspirar a cotas mayores.

9. Jan Hirschi

Y, por extensión, Kragh Andersen y todo el Sunweb. También Bora, si quieren. O cómo aprovechar al máximo tus fuerzas y tu talento. Premios excelentes para estrategias de guerrillas bien ejecutadas. Otra forma de afrontar el Tour, huyendo de la clasificación general pero luchando por cosas. Cosas que, a veces, se consiguen. Y qué gustito después. Ah, el suizo parece tener futuro. Síganlo de cerca.

10. Mikel Landa y Enric Mas

Mikel Landa, en la recta final de la carrera. (EFE)Mikel Landa, en la recta final de la carrera. (EFE)Mikel Landa, en la recta final de la carrera. (EFE)

“Ves las piernas de los dos primeros en el pódium”, dice Iñaki Gaston, “ y están redonditas, enteras, como si no hubiesen corrido el Tour. Las de Enric parecían transparentes. Imposible llegar más alto”. Los dos han alcanzado, seguramente, su techo para esta carrera, al menos en la edición 2020. A falta de problemas u omisiones no podían haber mejorado puestos. Quizá alguno se decepcione, pero es lo que hay Landa lo intentó… menos que otras veces, pero lo intentó (quemada incluida al equipo en Madeleine). “Muy regular, sin un día brillante, pero cumplidor”, dice Mínguez. Mas fue en progresión, de forma un tanto gris, pero siempre en cabeza o muy cerquita de ella. El problema era solamente uno: que otros fueron mejores.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba