Viajes

De pinchos por Madrid: una ruta especial por sus míticas calles

Madrid tiene mil planes. Si estamos de visita en la capital y ya hemos agotado (cosa difícil) su oferta cultural, a buen seguro que nos habrán entrado ganas de parar y repostar. En eso estamos de enhorabuena: hay centenares de posibilidades.

Lo malo: que hay que elegir. Si de beber y comer se trata, la primera y más recomendable opción es olvidarse de franquicias y acudir a las zonas de tapas. Con más o menos presupuesto, en mesa o en barra, Madrid tiene calles para tapear con todas las garantías; sitios de los que salir satisfecho.

Esta que resumimos es una pequeña ruta de tapas y pinchos por sus míticas calles.

¡Una calle amplia y arbolada en Lavapiés! Llegar a Argumosa es un descanso para los ojos y un chute de luz. La perfección de esta calle se logra, finalmente, porque tiene algunas de los mejores bares (y terrazas) del barrio.

Últimamente esta calle ocupa titulares en la sección de politica… pero ese es otro asunto. En pleno barrio de Chamberi encontramos esta calle que en los cinco últimos años se ha ido llenando de locales hasta ser una referencia en sí misma.

Estamos en Malasaña. Esta calle, que empieza en la que llaman Plaza de la Luna, es un buen ejemplo de bares y locales para un beber-bien-comido. Pero conste que desde esta corredera podemos acabar en Espíritu Santo, Valverde o en alguna otra calle también de Malasaña bien cubierta de bares.

Aunque esa calle de La Latina no está exactamente de moda sigue siendo una referencia del buen tapeo para los madrileños y, sobre todo, para los que visitan la capital. Con el éxito de hace una década llegaron algunas franquicias, pero sigue teniendo excelentes bares y restaurantes.

Y fuera de zona, simplemente en el centro del centro, está Casa Labra, casi una institución desde 1860. Junto a la puerta de El Corte Inglés y a dos pasos de la Puerta del Sol, hay que pedir sí o sí croquetas y tajada de bacalao.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba