Deportes

Del pasotismo y las caras largas al puño de Luis Enrique: España cambia de talante

La selección española extrajo una valiosa lección del otro día. No de lo que sucedió en el césped, sino de lo que pasó después cuando las redes sociales se levantaron en pie de guerra a raíz de un vídeo en el que la mayoría de jugadores, de camino al estadio de La Cartuja, desfilaban hacia el autobús sin prestar la más mínima atención a los aficionados que allí se agolpaban. Hoy, sin embargo, el ánimo de los futbolistas cambió antes del trascendental partido ante Eslovaquia de mañana (18:00), también en La Cartuja. Desde los saludos de Rodrigo Hernández, Álvaro Morata, Ferran Torres, Fabián Ruiz, Pedri González y Robert Sánchez (por nombrar algunos) hasta el puño en alto de Luis Enrique.

No hubo nadie más efusivo que el propio seleccionador español. El asturiano, que en las últimas horas ha visto cómo se cuestionaba su futuro en las diferentes ruedas de prensa y entrevistas que ha concedido, bajó del autobús con una clara intención: insuflar un golpe de ánimo en la afición. Entre gritos de “España, España, España”, aplausos y una sonora ovación, el preparador de ‘La Roja’ apareció como el gran agitador. Lanzó el puño en alto en diversas ocasiones, saludó a los presentes bajo el abrasador sol de Sevilla y, por último, levantó el dedo en señal de positivismo.

Atrás queda la bronca que desató ‘hashtags’ como ‘niñatos’ en Twitter hace un par de días y que acabó por echar más leña a un fuego que no para de quemar al grupo. Así como las acusaciones de ‘creídos, soberbios y prepotentes millonarios’. España ha ganado cuatro partidos en grandes torneos en los últimos nueve años y la transición ha sido de todo menos dulce. El país ha pasado demasiado tiempo entre desengaños, conflictos internos y expectativas muy grandes para la calidad que atesoraban los diferentes grupos. De hecho, España tan solo ha vencido a Australia (2014), Turquía y República Checa (2016) y a Irán (2018) en los últimos tres grandes torneos que ha disputado frente a las nueve derrotas y empates en ese mismo lapso.

Busquets es la gran novedad. (EFE)Busquets es la gran novedad. (EFE) Busquets es la gran novedad. (EFE)

Luis Enrique, que esta misma tarde se ha catalogado como “una persona muy positiva” en la entrevista concedida a Deportes Cuatro, ha aprovechado la rueda de prensa de instantes después para reforzar a sus jugadores. “Me centro en motivar a mis jugadores. Tengo la sensación de que en cuanto consigamos una victoria, saldrá nuestra mejor versión“. Esa victoria que se ha resistido en los últimos dos partidos no ha ayudado a un grupo de jugadores que no ha despertado un gran entusiasmo desde la lista definitiva anunciada por el seleccionador.

Luis Enrique desciende del avión. (RFEF)Luis Enrique desciende del avión. (RFEF) Luis Enrique desciende del avión. (RFEF)

Ya sea por la falta de referentes claros desde la ausencia de Sergio Ramos, la desaparición de Sergio Canales, Jesús Navas, Nacho Fernández y Iago Aspas del grupo de 26 que podía haber convocado o por la falta de jugadores diferenciales, este grupo está muy lejos del que tantas alegrías dio al español entre 2008 y 2012. Un triunfo contundente y convincente cambiaría la actitud de un sector de la prensa crispado desde el principio y de una afición que no ha acabado de conectar con la nueva hornada de futbolistas que deben llegar lejos en esta Eurocopa. Afortunadamente, el fútbol siempre brinda una nueva oportunidad. Y esta es la última en esta Eurocopa.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba