Viajes

Diez cosas (al menos) que ver en Albarracín

Albarracín es Monumento Nacional desde 1961 y candidata de la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Por ello no debe extrañarnos que sea, para muchos, el pueblo más bonito de España.

Este pueblo aragonés se ubica en la comarca de Sierra de Albarracín, en la provincia de Teruel y al paso del río Guadalaviar. Bello y equilibrado, el pueblo se esconde de los fríos serranos con su trazado de estrechas callejuelas, pasadizos y muros empedrados.

La difícil topografía de esta ciudad que se encuentra rodeada de un foso defensivo natural la hace aún más encantadora. Pasadizos, escalinatas, callejuelas e irregulares muros forjan el entramado de esta pequeña población en la que cada rincón merece un alto en el camino y una sombra de admiración. El conjunto de edificios que conforman el núcleo más antiguo de está catalogado desde 2011 como conjunto histórico-artístico de Albarracín.

Es el núcleo central de Albarracín de diseño irregular data del siglo XI. En ella se sitúan edificios con balcones corridos y tradicionales barandillas de forja. Destaca el Ayuntamiento, construido a mediados del siglo XVI sobre una base de soportales con arquería de medio punto, presentando en el piso superior el escudo de Albarracín.

El sistema defensivo de Albarracín muestra cómo sus torres escalonan la áspera falda de la montaña. Se compone de tres castillos, el principal, el del Andador y el de Doña Blanca, y dos recintos cerrados por fuertes murallas. Se puede subir a las murallas del segundo recinto (por la calle del Chorro, por la calle Subida a las Torres o por el Portal de Molina). Desde éste se puede apreciar el sistema defensivo de la muralla, con sus torres escalonando la áspera falda de la montaña.

Tiene origen en la alcazaba musulmana pasando luego a fortaleza feudal. Se ubica en el casco antiguo, en la parte de más difícil acceso para concederle mayor protección. De sus tres puertas de acceso tan solo se conserva una. El cerco de la muralla que abarca una superficie total de 3.400 m², se refuerza con once torres de planta circular.

Iniciada en 1572, presenta de una sola nave con capillas laterales, de entre las que destaca la del Pilar (origen barroco). De su interior cabe destacar el retablo mayor y el de San Pedro, así como los tapices flamencos datados en el siglo XVI.

Llaman la atención la casa de los Dolz de Espejo, datada en el siglo XV; la casa de La Brigadiera, construida en el siglo; la mansión de los Navarro de Arzuriaga (casa de cuatro plantas situada junto al Portal de Molina, restaurada a mediados de los setenta, cuando se tapió el torreón sobre su fachada y se intervino sobre su alero.

Es una torre de planta cuadrada que alcanza los 18 metros de altura y que forma parte del recinto defensivo de las murallas de Albarracín. Según cuenta la leyenda, en esta torre murió presa la infanta Blanca de Aragón.

Otro de los atractivos que ofrece Albarracín es la subsede de Territorio Dinópolis dedicada al mundo de los fósiles y a los mares prehistóricos: Mar Nummus.

A unos 5 kilómetros del pueblo se puede disfrutar de hermosas pinturas rupestres. Las más accesibles son las situadas en la cueva de Navazo, en el abrigo de La Cocinilla del Obispo y en el de Doña Clotilde.

Albarracín invita a practicar la pesca en el río Guadalaviar, uno de los ríos trucheros de España, a pasear por los recorridos señalizados de senderismo y rutas de bicicleta de montaña, o a disfrutar de actividades como barranquismo, escalada, tiro con arco o paseos a caballo.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba