Viajes

Diez lugares para visitar a menos de una hora de Barcelona

Barcelona está en el mapa del mundo. En términos de imagen y de turismo, para el resto del planeta es la primera ciudad de España. De hecho la Ciudad Condal es la única ciudad española (junto a Palma de Mallorca) entre las 20 más atractivas para el turista internacional. Lo dijo el año pasado el ranking ‘Global Destination Cities Index 2019’ de Mastercard.

Barcelona es una ciudad plagada de historia, arte y cultura. A la hora de visitarla, el turista cuenta con un sinfín de planes más allá de la tradicionales e imprescindibles visitas a, por ejemplo, las Ramblas, a la Sagrada Familia y al Parque Güell.

Pero es que la capital catalana, una vez vista y recorrida (si se consigue), puede también valernos como punto de partida para numerosas excursiones. Hay mucho que ver y es lo que nos ocupa: diez lugares para visitar a menos de una hora de Barcelona.

La Colonia Güell es una pequeña colonia industrial situada en el término municipal de Santa Coloma de Cervelló. Está considerada uno de los referentes para estudiar la arquitectura de Antoni Gaudí y es también uno de los conjuntos modernistas y atractivos turísticos más importantes de Cataluña.

A apenas 40 kilómetros al sur de Barcelona, Sitges fue un pueblito de pescadores. Pero de eso hace ya mucho. Hoy es conocida por sus playas y su festival de cine. No obstante, hay que ver también sus casas de indiano, de estilo modernista y colonial, el museo Cau Ferrat en la antigua casa-taller del artista Santiago Rusiñol y lo que queda del antiguo barrio de pescadores.

Pasa por ser la montaña más importante de Cataluña y está a sólo 30 kilómetros de Barcelona. En la distancia, su silueta es inconfundible y hermosa. Aquí está el santuario y monasterio benedictino de Montserrat, dedicado a la Virgen de Montserrat, “la moreneta”, símbolo para Cataluña, atractivo turístico y punto de peregrinaje para los creyentes.

Hay sellos que valen más que ninguna certificación turística y Canet lo tiene. Es el sello de Juego de Tronos. Este municipio de la comarca del Maresme, a 43 kilómetros de Barcelona, también sirvió de localización para la serie de HBO. El modernismo dejó huella gracias a Lluís Domènech i Montaner (1850-1923) con la casa Roura, la casa Domènech i Montaner, l’Ateneu Canetenc y la reforma del castillo de Santa Florentina. Este último se convierte en Horn Hill durante uno de los episodios de la sexta temporada de Juego de Tronos.

Parque Natural del Montseny

A una hora en coche de Barcelona, encontramos este tesoro natural, que comprende 17 municipios. El Parque Natural del Montseny protege una zona de la Cordillera prelitoral catalana, de la que el macizo del Montseny es el más alto. En 1978 la Unesco lo declaró reserva de la biosfera. Además, aquí podemos practicar turismo de aventura.

Se encuentra en la localidad del mismo nombre y es probablemente la fortaleza medieval más importante de Cataluña. Está situado sobre una colina que domina el valle del Cardener y una mina de sal. Con fama de haber sido una fortificación nunca vencida, su historia viene marcada por la presencia de esa mina de sal que ahora se puede visitar.

Cuando regresemos podemos parar en Manresa, donde hay que visitar la Seu de Manresa, gran basílica de estilo gótico construida por el mismo arquitecto de la Catedral del Mar de Barcelona y la Cueva de San Ignacio de Loyola.

También en el interior, en las comarcas del Bages, el Vallés Occidental y el Moyanés, está el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. A una hora de Barcelona, en este espacio natural se encuentra el Monasterio de Sant Llorenç del Munt, que da nombre al macizo y también la localidad de Mura, que merece una visita.

Es una ciudad rica en patrimonio modernista muy diverso: fábricas, mercados, tiendas, casas particulares… Entre los puntos más emblemáticos del modernismo de Mataró destacan el legado de Josep Puig i Cadafalch (el mercado del Rengle, la casa Coll i Regàs, la tienda La Confianza…), y el primer edificio de Antoni Gaudí, la cooperativa Obrera Mataronesa, conocida como Nau Gaudí.

Es el monasterio más importante y rico del condado de Barcelona y está a apenas 30 minutos (en coche) de la capital catalana, en San Cugat del Vallés. Es una antigua abadía benedictina, construida entre los siglos IX y XIV. Destaca ante todo su claustro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba