Viajes

Diez lugares para visitar a menos de una hora de Valladolid

Castillos, monasterios, iglesias, palacios, casas nobles, calzadas, puentes romanos… la provincia de Valladolid, en la Meseta Norte, dentro de la cuenca del Duero, deslumbra por el inmenso patrimonio que atesora. De modo que olvidemos el tópico de que esta Castilla es solo lugar de paso.

La Castilla de paisaje místico, una franja de tierra y un cielo altísimo, también es destino para el viajero. En el caso de Valladolid son casi 150 bienes declarados de Interés Cultural y diez conjuntos históricos artísticos: Medina de Rioseco, Medina del Campo, Alaejos, Rueda, Tordesillas, Simancas, Urueña, Villalba de los Alcores, Montealegre y Valladolid capital.

Pero hay más, incluso alguna parada interesante en su naturaleza. Estos son diez lugares para visitar a menos de una hora de Valladolid.

Para visitar Medina del Campo, no hay nada mejor que seguir la Ruta de Isabel la Católica. Lo primero, el Castillo de La Mota. Aquí la reina pasó sus últimos días y dictó testamento antes de fallecer en 1504. Podemos seguir por el Palacio Real Testamentario, el monasterio de Santa María la Real, la iglesia colegiata de San Antolín, otra joya mudéjar, y las Reales Carnicerías, que era y es un mercado de provisiones. Medina del Campo se encuentra dentro del territorio englobado en la Denominación de Origen de Rueda.

Esta localidad vallisoletana de nombre godo cuenta con un enorme osario de más de 3.000 calaveras de monjes, parte de los esqueletos depositados a lo largo de los siglos XIII al XVIII. Impresiona. Es parte de la Iglesia de Santa María. Al norte de este templo, en el lugar donde estuvo el claustro del monasterio, se halla un gran patio. A él se abren varias dependencias, como el baptisterio, la capilla de Doña Urraca y el osario.

Esta localidad vallisoletana fue residencia frecuente de varios monarcas, vio a Alfonso XI construir un palacio real y hospedó el conocido Tratado de Tordesillas de 1494, por el cual Castilla y Portugal se repartieron el Nuevo Mundo. La Casa del Tratado está declarada Bien de Interés Cultural. Es imprescindible visitar el convento de Santa Clara (en la foto), antiguo palacio mudéjar de Alfonso XI.

Esta localidad vallisoletana se viste de morado durante el verano con la floración de sus campos de lavanda (espliego). En julio, los campos de Tiedra se transforman en un mar de tonos azulados y violetas. El Centro Astronómico es otea opción interesante. Ya en el pueblo, hay que ver el castillo, el Pósito, la Plaza Mayor y las iglesias de San Miguel (dedicada hoy a granero), San Pedro y del Salvador.

Se construyó entre los siglos IX y X sobre una loma estrecha y larga. El resultado es ese afilado barco que parece dispuesto a navegar por los viñedos de la Ribera del Duero. Hoy, el castillo aloja el Museo del Vino. En Peñafiel hay que ver también la Plaza medieval del Coso, una de las más antiguas de España.

El hotel Abadía Retuerta LeDomaine, situado a 30 kilómetros de Valladolid, se esconde entre los viñedos que dan lugar a algunos de los mejores tintos de España, en la Ribera de Duero. El establecimiento ha sido premiado en varias ocasiones como el mejor hotel de España. El hotel cuenta con 30 habitaciones de lujo –desde 446 a 1205 euros la noche– y un restaurante con estrella Michelin.

Se trata de un singular ecosistema fluvial, con el mérito de ser el único espacio natural protegido de Valladolid. Es refugio de numerosas aves, casi dos centenares de especies, como garzas reales, aguiluchos laguneros, zampullines cuellinegros y martinetes, que encuentran aquí un balneario donde pasar el invierno.

Esta villa, ubicada en un alto en mitad de los campos castellanos, es un perfecto balcón para apreciar este mar de tierra. Es un ejemplo de pueblo que se recicla y hoy es la primera villa del libro de España.

Fue una de las obras de ingeniería de mayor importancia del siglo XVIII y su construcción duró casi un siglo. El sueño del Canal de Castilla, que murió sin llegar al mar cuando apareció el ferrocarril, tiene parada en Medina de Rioseco. Aquí empieza el Ramal de Campos, con un recorrido de 78 km y 7 esclusas. El Centro de Recepción de Viajeros en Medina de Rioseco acoge todo tipo de actividades en el Canal: paseos en barco, alquiler de barcas eléctricas, piragüismo, senderismo o rutas en bicicleta. Antigua ciudad fortificada, Medina de Rioseco conserva algunas de las ocho puertas de acceso que tenía la muralla. También hay que ver la Capilla de los Benavente y el Museo de San Francisco.

Ésta es tierra de vino. La de Valladolid es la única provincia española que acoge cinco denominaciones de origen: Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y Vinos de León. Sin duda, la más afamada, dentro y fuera es la Ribera del Duero. Hasta el poderoso The Washington Post recomienda conocer la que llama el Sonoma español.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba