Viajes

Diez maravillas rurales para descubrir este otoño… si podemos

La pandemia ha provocado un cambio en nuestras costumbres vacacionales, cuando las hay. Hemos optado por los pueblos, por los entornos rurales y por la naturaleza. Huimos de las aglomeraciones y buscamos disfrutar en destinos de proximidad.

Quien escoge el turismo rural está eligiendo los pueblos de España, los miles que hay con encanto, para disfrutar de una escapada. Con el distanciamiento social obligado, el turismo interior se ha convertido en el preferido, porque nos garantiza lugares sin masificar.

Hay mucho donde elegir. Porque pueblos pequeños, donde estar alejados del resto, y con atractivo hay muchos. Aquí te proponemos diez maravillas rurales para descubrir este otoño… si podemos.

En plena comarca de las Merindades, Frías corona un peñasco del pico Humión, en el Parque Natural Montes Obarenes. Si nos parece un rincón de postal es sobretodo por sus casas colgadas en la roca. Destaca también el puente medieval que da entrada a la ciudad (sí, Frías es una ciudad) y el Castillo de los Duques de Frías, rodeado por un foso.

Es frontera natural entre el Parque Natural de la Sierra Subbética y la campiña cordobesa. Sus calles son estrechas y sinuosas, con multitud de placitas y rincones llenos de sabor tradicional. Fue declarado Bien de Interés Cultural en la modalidad de Conjunto Histórico-Artístico en 2003.

Mirando a los Picos de Europa y con un microclima excelente. No dejaremos de ir, pasear por sus calles, hacer alguna ruta por sus alrededores y disfrutar de su gastronomía.

Su arquitectura colorista y puerto pesquero contrastan con la muralla medieval.En su playa, el Cantábrico se muestra menos beligerante que de costumbre. Un dique contiene su envite, permitiendo un baño más seguro sin perjudicar la continua renovación de las aguas.

Más conocida como “La Suiza Manchega”, y es que parece mentira que un paisaje así se pueda encontrar en Albacete. Pues sí existe, y su origen se remonta nada más y nada menos que al Paleolítico. Una ermita, los restos de un castillo e incluso arte rupestre.

Este pueblo, situado al sur de la provincia de Valencia, sorprende por su variado patrimonio histórico. Está situado en la Sierra Marila, que es Parque Natural desde 2012.

Es uno de los pueblos medievales más espectaculares de Cataluña. Gótico, románico y barroco, el patrimonio histórico es su mayor reclamo. Lo mejor es perderse por sus arcos de piedra y sus callejuelas. Otro de sus atractivos es su ubicación en la cima de un monte con buenas vistas sobre el mar.

Un pueblo de piedra; por todos los rincones. Su casco histórico, con ese aire medieval que lo caracteriza, es conjunto histórico-artístico desde 1971. Pero los espacios verdes son el otro gran atractivo de Allariz: el Paseo de la Alameda, el Arnado y el complejo de Vilanova.

En plena Sierra de Francia, Miranda del Castañar es un pueblo amurallado que vigila la vega del río Alagón. Sus casas rústicas, construidas a partir de piedra, respiran ambiente medieval. Por su valor y belleza su casco antiguo está declarado Bien de interés Cultural.

Está declarado Conjunto Histórico, ya que la localidad se encuentra incrustada el tajo formado por el río Guadalporcún a su paso por la ciudad. Además, forma parte de la conocida como Ruta de los Pueblos Blancos.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba