Deportes

Dimiten Bartomeu y toda la junta directiva del Barcelona

Se acabó. Josep María Bartomeu y toda su directiva han tomado la decisión, en junta de urgencia convocada para esta tarde, de dimitir en bloque ante la inminencia del voto de censura que se tenía que celebrar este fin de semana. El equipo directivo, acorralado por los malos resultados, tanto deportivos como financieros, y la deficiente gestión de los trabajadores, ha preferido hacerse a un lado antes de enfrentarse a una reprobación que tenía todas las papeletas para salir adelante.

La directiva ha intentado atrasar este acontecimiento durante los últimos días, usando como escudo la mala situación epidemiológica de Barcelona, sin embargo la Generalitat no ha dado un paso atrás y se ha mostrado inflexible a la hora de desarrollar la moción de censura del domingo. Bartomeu confiaba, hasta esta misma tarde, en que un retraso de la moción les permitiese cerrar varios asuntos candentes en el club, entre los que destaca sobre todos el recorte de los salarios de los futbolistas.

La idea pasaba por cerrar el paquete de renovaciones a la baja y así enfrentarse a las urnas con las cuentas cuadradas, sin embargo los intentos de presión del Barcelona sobre el gobierno autonómico han sido baldíos desde el primer momento y han ido convenciendo a un número creciente de directivos a salir de inmediato sin someterse a una cuestión de confianza humillante para ellos. En teoría la dimisión en bloque estaba prevista que se produjese en la junta de ayer, pero Bartomeu convenció a la junta para esperar unas horas más a ver si llegaba el milagro institucional.

La dimisión deja el club a la deriva hasta marzo, cuando se han convocado las elecciones. El principal escollo será la negociación de los recortes salariales, necesaria para que los presupuestos salgan adelante, pero demasiado relevante como para que lidere la negociación una comisión gestora que solo va a estar en el cargo cinco meses. Al respecto, todo indica que el asunto acabará en los juzgados y, como apuntan desde la asociación de futbolistas, hay muchas posibilidades de que los acuerdos sean invalidados por la falta de una negociación colectiva.

El ‘Katrina’ de los despachos

Cinco años después de ascender a la presidencia, Bartomeu deja el club en una situación catastrófica. En equipo marcha duodécimo en la competición doméstica, después de perder la semana pasada contra el Madrid en el Camp Nou, y su relación con los líderes del vestuario está rota. Protagonizó con Messi el culebrón del verano y ha zanjado la situación con el argentino a punto de abandonar su casa sin ingresar un euro a final de temporada. Tampoco parece mantener buena relación con Piqué, el otro ‘pope’ del vestuario, pese a que le ha renovado recientemente. El central no solo ha firmado la carta de protesta de la plantilla por los recortes salariales, sino que además ha reconocido públicamente que intentó convencer a Messi para que se quedase recordándole que Bartomeu no seguiría.

A esto habría que sumarle una errática polítca de fichajes, con incorporaciones excepcionalmente caras como Dembelé, Coutinho o Griezmann que, pese a llegar con buen cartel, no han conseguido engranar en el juego del equipo y suponen una losa para las arcas del club.

Por si fuera poco, la plantilla y parte de la afición tampoco le han perdonado a Bartomeu la contratación de I3 Ventures, una consultora de reputación ‘online’ que, en teoría, debía velar por la imagen del club en internet, pero que a la postre también se utilizó para increpar y humillar a jugadores de la primera plantilla.

(Estamos actualizando esta información)

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba