Viajes

Doce lugares para visitar a menos de una hora de Almería

Almería es tierra de contrastes, una zona virgen, secreta y misteriosa en el Mediterráneo, un lugar por descubrir. Es un destino turístico único, que destaca por su riqueza natural.

El litoral almeriense encierra tesoros de gran belleza, con calas y finísimas playas de arena dorada, escenario de muchas aventuras cinematográficas. Por algo será. Además, encantadores y tranquilos pueblos de pescadores aguardan al viajero en esta provincia andaluza.

Por su benigno clima es un destino turístico donde durante todo el año se pueden programar unas originales vacaciones. En este caso estamos en la capital y queremos conocer el resto de la provincia. Estos son 12 lugares para visitar a menos de una hora de Almería.

Estamos, sí, en el desierto que ha servido de escenario para el rodaje de tantas películas. El Paraje Natural Desierto de Tabernas está considerado como la única zona desértica propiamente dicha de todo el continente europeo. Ofrece una ingente y rica variedad de recursos ambientales de interés, especialmente geológicos. Bajo el paisaje de cárcavas se esconde un museo natural a escala real. En cuanto a la flora, presenta un elevado número de endemismos exclusivos. Es, además, Zona de Especial Protección para las Aves.

Como su nombre indica, se encuentra en esa importante localidad almeriense. Con una superficie de más de 3.000 metros cuadrados, representando a través de sus salas el ciclo del agua. En la sala tropical se representa un río tropical del Amazonas. Cuenta además con la exhibición de un ecosistema tropical marino, el Oceanario, la Sala Mediterráneo y las Balsas ‘Toca-Toca’, con las que es posible conocer las texturas de algunos peces.

Acoge los 50 kilómetros de costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo. Con sus indudables atractivos naturales y su benigna climatología, es una de las zonas costeras más bellas de todo el Mediterráneo. Comprende espacios y paisajes únicos: las únicas montañas de origen volcánico de la pení­nsula; la franja costera con sus dunas, playas y salinas, verdadero espectáculo natural; y una milla de mar protegida, cuyos fondos son de una gran riqueza. Reserva de la Biosfera y Geoparque, desde 1998 es el Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar.

Es el centro turí­stico más importante de la comarca, incluido en el Parque Natural del Cabo de Gata-Ní­jar. Se trata de una pequeña población que ha sustituido su actividad pesquera por un desarrollo turístico sostenido y coherente con el entorno. Ofrece muchas infraestructuras turí­sticas, incluido un puerto deportivo.

Un kilómetro de playa, con aguas cristalinas y pequeña piedrecitas blancas. Para acceder a este playa, del Cabo de Gata, hay que caminar por un sendero pedregoso de unos 700 metros y con bastante desnivel. El espectáculo natural para la vista es único, siempre que no se mire a la izquierda, donde se divisa la central térmica de Carboneras.

Pequeña aldea de pescadores bien situada dentro del Parque Natural del Cabo de Gata-Ní­jar, con huertas nacidas alrededor de pozos y tierras de pastoreo. En la actualidad se han ido construyendo casas promovidas para el turismo, aunque mantiene su carácter agradable y apacible, oculta en un paisaje con altos y escarpados acantilados salpicados de calas. Su playa dispone de los servicios e instalaciones necesarias para un veraneo familiar.

A las puertas del desierto se encuentra la comarca de la Sierra de los Filabres, un paisaje de montaña, cruzado por caminos forestales ideales para la práctica de senderismo. Es una tierra de cruce de culturas; desde yacimientos prehistóricos a restos de acueductos romanos, de alcazabas árabes y pueblos de casas blancas como Olula de Castro, Albánchez y Castro de Filabres, que se combinan con ejemplos de futuro como el Observatorio Astronómico de Calar alto, en Gérgal.

Situado en la Sierra de Los Filabres, el observatorio astronómico de Calar Alto es el mayor observatorio de Europa continental, con telescopios profesionales de hasta 3.5 metros de apertura. Se puede visitar y conocer el trabajo de los científicos en las áreas de la astronomía y la astrofísica. Se puede acceder a la mayor de las cúpulas del observatorio, para desde allí contemplar el mayor telescopio óptico del continente Europeo.

Se extiende desde la Sierra Alhamilla hasta el Cabo de Gata. El pueblo está situado al pie de la sierra, formando un conjunto urbano de gran atractivo, por su conservada estructura de origen árabe, laberí­ntica y estrecha, por la blancura de sus casas, por su iglesia mudéjar, por su artesaní­a, por la amabilidad de sus gentes. Lo más importante de este municipio se encuentra en el Parque Natural Cabo de Gata-Ní­jar.

Situado en Sierra Alhamilla, perteneciente a la comarca Sierra de Filabres, es un espectacular pueblo de estampa blanca. Nada más llegar llama la atención el exquisito cuidado con el que se mantienen sus calles y fachadas de las casas. También la delicadeza con la que sus vecinos adornan sus viviendas con flores. Se pinta así la estampa del pueblo con colores vivos.

Capital de la Alpujarra Almeriense, este pueblo está situado frente a la Sierra de Gádor y al pie de Sierra Nevada. De hecho, parte de su término está incluido en el Parque Natural de Sierra Nevada. Lo más caracterí­stico de este municipio es la abundancia de agua. Conserva la esencia arquitectónica, gastronómica y de costumbres de la Alpujarra. Es un lugar ideal para practicar el turismo rural.

Es otro de los bellos pueblos de la Alpujarra almeriense. Presenta las características comunes de esta zona: casas blancas con terrados y chimenea distribuidas en calles estrechas y escalonadas; iglesia mudéjar y flores adornando los balcones. En la pedaní­a de Tices se encuentra el Santuario de la Virgen de Tices.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba