Deportes

El Amorebieta se despide de Urritxe con una victoria de categoría

El Amorebieta logró una victoria muy meritoria tras remontar al Eibar en el que ha sido el último partido en Urritxe, ya que durante la temporada Lezama será su feudo. El dominio del juego y de las ocasiones durante los primeros compases fueron del conjunto armero, con Corpas y Aketxe generando la mayor parte del peligro. Al cuarto de hora de partido, los visitantes se adelantaban gracias a un gran cabezazo de Venancio a la salida de un córner botado a la perfección por Aketxe. Sin embargo, lejos de venirse abajo, los azules se fueron desperezando y se estiraron en el campo, terminando el primer tiempo cerca del área rival.

La igualdad reinó en gran parte de la segunda mitad, pero los cambios de Vélez dieron vitamina al equipo para buscar el empate. La entrada de Unzueta fue vital para la remontada. El joven delantero participó en la jugada que dio lugar al gol del empate de Mikel Álvaro, que la clavó en la escuadra. A 5 minutos del final, el propio Unzueta, que celebraba hoy su 23 cumpleaños, redondeó la fiesta con un maravilloso gol picando el esférico, sin apenas ángulo, en un centro-chut que se terminaba colando en la meta armera.

La mala noticia la dejó Olaetxea, que tuvo que retirarse apenas 10 minutos después de ingresar al verde por culpa de un aparatoso choque con Cubero, que también abandonaba el campo tras la acción. Sin ser un partido ni mucho menos violento, la actitud de ambos equipos invitaba a pensar que hubiera tres puntos en juego. Ningún jugador se ahorró esfuerzos ni rehuyó las disputas. El duelo entre azules y armeros tuvo la intensidad propia de un derbi, y es que apenas 25 kilómetros separan Urritxe de Ipurua. Además, el hecho de que vayan a competir en la misma categoría hacía que el choque sirviera como vara de medir para comprobar el nivel con el que el Amorebieta se acerca a ese debut en Segunda.

Iñigo Vélez de Mendizabal sigue sin dejar nada claro cual será el once titular con el que arranque la competición. Lo cierto es que lo único innegociable para el técnico gasteiztarra es el esquema, fiel a su 5-3-2. Pocos jugadores parecen tener un lugar asegurado en una alineación que está variando cada partido. Independientemente de quien juegue, los azules ya están muy cerca de encontrar su mejor versión. Los resultados no estaban acompañando al club zornotzarra hasta la victoria de la semana pasada frente al Calahorra. Parece que ese triunfo dio una dosis importante de confianza al equipo de cara a afrontar esta última semana de preparación tan exigente. Y es que, en apenas 48 horas, el Amorebieta tendrá su último duelo de esta pretemporada, también frente a uno de los recién descendidos a la categoría de plata, el Real Valladolid.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba