Deportes

El aplazamiento del Portugalete-Sestao trastoca la repesca

La Real Federación Española de Fútbol acaba de informar del aplazamiento del duelo por el ascenso entre el Portugalete y el Sestao River del grupo vasco por un caso de coronavirus en el entorno de un futbolista del líder de la clasificación. Ahora, los jugadores se someterán a test para cerciorarse que no hay ningún positivo, quedando la fecha del encuentro todavía en el aire.

Este hecho trastoca, y de qué manera, la repesca programada para el sábado de la semana que viene. El Portugalete acabó como líder de su grupo y tendría derecho a una segunda oportunidad en caso de caer derrotado ante el Sestao. Así pues, no se podría configurar esta hasta que la final vasca no se disputase. Si las pruebas dan negativo, el duelo podría jugarse la semana que viene. En caso contrario, el hecho de aplazarlo durante un período mayor pone en jaque la idea federativa.

La repesca, con detalles aún por definir, solo tenía un par de certezas. La primera, que repartiría dos plazas de ascenso en sede neutral con los líderes de la clasificación que no lograran su objetivo en el formato final four. La segunda, que se disputaría el sábado posterior a las finales, tal y como informó el organismo presidido por Luis Rubiales en la circular 79.

La repesca, en la circular 79

Finalizada la Fase de Ascenso a la categoría de Segunda División “B”, la RFEF adjudicará 2 plazas adicionales entre los primeros clasificados no ascendidos. En función del número de primeros clasificados que no hayan ascendido, la RFEF buscará el sistema de competición para poder asignar las dos plazas adicionales, pudiendo resolverse mediante eliminatorias con grupos de dos y tres equipos o con exentos en eliminatorias.

Esta Fase Adicional se disputará en sede única el sábado siguiente a la final de la promoción de ascenso territorial en tantas fechas como sea necesario. En el caso de que, únicamente, dos equipos de los primeros clasificados de cada grupo al término de la fase regular no obtuvieran el ascenso tras la disputa de cada una de las promociones, les corresponderán estas dos plazas. Si solo hubiera un equipo en esta situación, la plaza restante no será, en ningún caso, cubierta“.

Soluciones por definir

Aún no se conoce el formato exacto de la fase de repesca, dado que se desconoce el número de líderes que no ascenderán. De todos modos, cabe matizar que es imposible de definir sin llegar a conocer el destino del Portugalete. Además, no se podría realizar un sorteo de ‘bolas X’, ya que el Sestao River no tendría derecho alguno a jugar esta eliminatoria por no acabar la temporada regular en la primer plaza.

La idea federativa era comenzar esta nueva fase de ascenso el 1 o el 2 de agosto y que pudiera concluir antes de llegar a mediados de mes. Con este aplazamiento, en el mejor de los casos el partido entre Portugalete y Sestao River podría disputarse a finales de la próxima semana. Si algún futbolista hubiese contraído la enfermedad, toda la planificación saltaría por los aires, como ha sucedido con el Fuenlabrada en el fútbol profesional.

Entre tanto, en el horizonte está el calendario y el formato de la Segunda División B de la próxima temporada, que se definirá la próxima semana. A día de hoy, la propuesta de la FEF es comenzar la competición el fin de semana del 26 de septiembre, por lo que todavía existe margen para resolver estos contratiempos sin necesidad de alterar la meta de cara a la 2020-21.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba