Deportes

El Atlético se estrella ante el muro del Alavés y encaja la primera derrota del curso (1-0)

Un Atlético lento, plomizo, impreciso y ramplón se estrelló en Vitoria gracias al gol del central local, Víctor Laguardia, en el minuto cuatro. Los de Diego Pablo Simeone volvieron a protagonizar una primera parte calamitosa para seguir la tónica general de este inicio de temporada donde los rojiblancos han empezado perdiendo cuatro de los seis útlimos partidos que han disputado. No es casualidad. Sin apenas tensión defensiva, concentración en los duelos ni ritmo con la pelota, el conjunto colchonero se topó con un Deportivo Alavés serio y bien plantado que desesperó a los de Simeone. El técnico argentino revolucionó a su equipo en la segunda parte y agotó todos los cambios. Entonces, con Ángel Correa y Matheus Cunha sobre el campo, el Atlético generó peligro y ocasiones, pero fue insuficiente. El campeón de Liga suma la primera derrota de la temporada.

Víctor Laguardia celebra el 1-0. (Reuters)Víctor Laguardia celebra el 1-0. (Reuters) Víctor Laguardia celebra el 1-0. (Reuters)

Con Felipe en el eje de la zaga, Rodrigo de Paul en el centro del campo y Antoine Griezmann formando pareja de ataque con un tímido Luis Suárez, el Atlético salió rebosante de dudas. A la primera, Mamadou Sylla forzó un córner decisivo en el primer acercamiento local. Acto seguido, Víctor Laguardia se adelantó a Stefan Savic y el montenegrino solo pudo observar cómo el salto del central se transformaba en un potente cabezazo que sorprendió a Jan Oblak.

El Alavés utilizó el gol para reforzar su plan de partido y ganar confianza. Por su parte, al Atlético le tocaba volver a remar a contracorriente. Un centro de Carrasco que se perdía en un mar de piernas babazorras. Un disparo de Kondogbia al limbo. El conjunto rojiblanco amasaba la pelota, pero no conseguía dotar de profundidad ni verticalidad su posesión. Pases horizontales, centros laterales sin receptor y vulnerabilidad al contragolpe. El Alavés esperaba, se hacía fuerte a balón parado y salía disparado a la más mínima ocasión a través de Sylla y Luis Rioja.

Griezmann volvió a realizar un partido transparente. (Reuters)Griezmann volvió a realizar un partido transparente. (Reuters) Griezmann volvió a realizar un partido transparente. (Reuters)

Mientras, Griezmann despertaba de su letargo para recibir un pase al hueco de Marcos Llorente y enviar un centro raso al área que no encontró rematador. El Atlético se marchaba al descanso sin haber inquietado al Alavés y con la sensación de atasco general. Simeone, sin embargo, no agitaría el árbol al descanso. A la vuelta de vestuarios, los rojiblancos empezaron con brío y empuje. Primero Carrasco, con desborde y con un centro que Laguardia despejó sin contemplaciones. El zaragozano, autor del tanto que abrió la lata y seguro defensivo local, volvería a aparecer para salvar en la mismísima línea de gol un balón botado por De Paul tras una falta.

Correa mejoró al Atlético

Respondió rápido el Alavés con una opción manifiesta de gol mediante Loum tras pasar a un endeble Felipe, pero el jugador vitoriano se llenó de balón y la envío por encima del travesaño cuando tenía a Oblak sentenciado. Simeone no aguantó más y decidió revolucionar a su equipo con un triple cambio. Se marcharon Trippier, Kondogbia y Carrasco y entraron Renan Lodi, Ángel Correa y Matheus Cunha. Entonces, los rojiblancos pasaron a una defensa de cuatro efectivos con Marcos Llorente en la banda derecha. Tan solo un minuto después, Herrera entró en el lugar de Mario Hermoso.

Correa estuvo muy cerca del tanto del empate. (Reuters)Correa estuvo muy cerca del tanto del empate. (Reuters) Correa estuvo muy cerca del tanto del empate. (Reuters)

Fue entonces, con Correa sobre el campo y brillando entre líneas, donde el Atlético de Madrid empezó a dar sensación de peligro. El argentino, un diablo a la espalda de los mediocentros rivales, conectaba la sala de máquinas colchonera con el sector ofensivo a base de giros inesperados, recortes en una baldosa y mucha actividad en ataque. Fue así, en el minuto 70, donde Correa puso a prueba a Fernando Pacheco, pero el portero local sacó un gran pie para negarle el gol a Correa. Cunha sumaba y conectaba con el albiceleste en una combinación que nació de un taconazo del brasileño y un pase atrás de Correa al que Griezmann no pudo llegar.

El Atlético empujó al Alavés hacia su área y le hacía muy largo el tramo final del encuentro. Simeone sacó a Vrsaljko por Llorente y quemó todas las naves. De Paul, más suelto en la base del juego, dibujaba un pase al espacio para Suárez que el uruguayo enviaba al corazón del área pequeña. Cunha no lo alcanzó por centímetros. Contestó el Alavés al contragolpe y se estiraron los de Javier Calleja. Rioja, quebradero de cabeza por banda, ganó un balón perdido que sirvió en bandeja de plata a Tomás Pina para sentenciar, pero el centrocampista no estuvo atinado. Sin más ocasiones destacadas en el descuento, el Atlético encajó la primera derrota de la temporada y perdió tres puntos más que merecidos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba