Deportes

El Barça especula con el resultado en Elche y sobrevive a la baja de Leo Messi (0-2)

Sin Leo Messi en el XI titular de Ronald Koeman, la tarde estaba para héroes inesperados y ahí emergieron Ousmane Dembélé y Marc-André ter Stegen para agitar y salvar al Barça. El Elche esperaba impertérrito en su mitad de campo, viendo como la circulación monótona culé solo se alteraba cuando el extremo francés regaba con su imprevisibilidad y energía el césped del Martínez Valero. Liberada la zona del ‘10’ rosarino, Frenkie de Jong y Antoine Griezmann se encargaron de poblar la frontal del área, pero el cuadro de Jorge Almirón no dejaba espacio para la sorpresa.

Samuel Umtiti volvió a ser titular. (Reuters)Samuel Umtiti volvió a ser titular. (Reuters)Samuel Umtiti volvió a ser titular. (Reuters)

Sin presionar arriba y con un Elche contemplativo, el conjunto azulgrana veía como el reparto de espacios y el pase al pie eran insuficientes para superar la zaga local. Los pupilos catalanes se aproximaban al área, pero la amplitud obtenida se contrarrestaba con la falta de profundidad. En estas, apareció el Dembélé más responsable con los problemas de su equipo. El francés, en el proceso de crecimiento que está experimentando este curso, decidió abandonar la banda, caer a la base del juego y establecer puentes hacia la portería de Edgar Badía.

Albert Ortega

A través de su poderosa individualidad, al galo le dio igual toparse con pocas situaciones de 1vs.1 o no recibir en ventaja; estaba dispuesto a auxiliar a su equipo. De este modo, el extremo liberó la banda para Óscar Mingueza, dejó atrás al mayor número de defensores posibles para atraer a más contrarios y desestabilizó el sistema defensivo franjiverde. De hecho, fue el mismo Dembélé quien colocó la primera ocasión de gol a balón parado en el inicio. Encargado de ejecutar las acciones a balón parado, el extremo puso un córner potente a la cabeza de Ronald Araújo, pero el remate del uruguayo se marchó por encima del travesaño. Acto seguido, Ousmane volvió a agitar el árbol en forma de centro y casi caen los frutos a pesar de la blanda definición de cabeza de Antoine Griezmann.

El Elche, atado de pies y manos por el dominio del central sudamericano a campo abierto, encontró en el minuto 19 una de las pocas acciones peligrosas en su partido: el centro lateral de Johan Mojica lo hizo bueno Lucas Boyé con un taconazo sublime y la aparición por sorpresa de Raúl Guti se cerró con un remate desviado por encima de la meta de Marc-André ter Stegen.

Todo el peligro nació de las botas de Dembélé

La primera parte se explicaba a través de los pies de Dembelé y tanto en el 28’ como en el 33’, el Barça gozó de dos oportunidades manifiestas de gol que se zanjaron con dos tímidos intentos de Jordi Alba y Sergio Busquets respectivamente. Tanto fue el cántaro a la fuente que se acabó rompiendo. En una de sus pocas intervenciones en el primer tiempo, Martin Braithwaite colgó un caramelo en el interior de la zona de castigo desde la izquierda y el envío, entre el portero y el central, acabó desviado por el defensor Diego González hacia la meta de Edgar Badía. Frenkie de Jong se aseguró de que entrase y puso el 0-1 en el minuto 39. El Elche quiso reaccionar rápido, pero el disparo de Josan tras el resbalón inoportuno de Samuel Umtiti acabó manso en las manos del cancerbero alemán.

Frenkie de Jong marcó el 0-1 en el Martínez Valero.Frenkie de Jong marcó el 0-1 en el Martínez Valero.Frenkie de Jong marcó el 0-1 en el Martínez Valero.

A la vuelta de vestuarios, el Elche se vio empujado a dar un pequeño paso hacia adelante y el ritmo tedioso de la primera parte se sustituyó por un reguero de ocasiones claras. Lejos de ser una noticia negativa para el Barça, el conjunto catalán hallaría más opciones al contragolpe. En el minuto 50 pudo haber un posible penalti de Diego González tras el pase de espuela de Frenkie de Jong, pero el árbitro desestimó señalar pena máxima, ya que el impacto fue involuntario y estaba retirando la extremidad.

A los cinco minutos, el canterano Mingueza perdió un balón franco en campo propio tras el pase comprometido de Umtiti. La contra de Emiliano Rigoni fue abortada por el pie salvador de ter Stegen en una acción que concentró técnica, concentración y contundencia por parte teutona. Con espacios, Dembélé se relamía. Inmediatamente respondió al atisbo de 1-1 y obligó a lucirse a Edgar Badía, uno de los mejores porteros de LaLiga.

El error de Mingueza pudo haber sido fatal para el Barça. (Reuters)El error de Mingueza pudo haber sido fatal para el Barça. (Reuters)El error de Mingueza pudo haber sido fatal para el Barça. (Reuters)

Después del susto, el Barça empezó a anestesiar el partido. Entre Sergio Busquets y Pedri combinaban y rebajaban las pulsaciones del duelo. En el minuto 73, Almirón introdujo a Luismi y Tete Morente por Raúl Guti y Rigoni buscando apretar los últimos 15 minutos, mientras Koeman quitó a Dembélé y dio la oportunidad a Francisco Trincao. El portugués salió con ganas, consciente de que, hasta el momento, su aportación a la temporada del Barça ha venido a cuentagotas. Desde la banda derecha, el extremo luso desequilibró, cargó el área y a punto estuvo de marcar hasta en dos ocasiones, pero Edgar Badía se encargó de amargarle la tarde.

Por último, Koeman dio cuatro minutos a Riqui Puig al retirar a Pedri y el canterano se encargó de demostrar el porqué pide a gritos más minutos de calidad. Movió el balón con criterio, se ofreció sin descanso y además, marcó un gol fantástico de cabeza a pesar de su 1,69 metros para sorprender a todos menos a él mismo, convencido de que, aunque no le gusta al técnico neerlandés, se sabe capaz de poder convencerle de su validez para el primer equipo. El Barça cierra una semana difícil con un buen partido en Elche y ya piensa en el Rayo Vallecano.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba